GRAVETY - Into The Grave

0
GRAVETY - Into The Grave

GRAVETY es un buen grupo. En absoluto espectacular pero uno de esos que apela al instinto más embrionario, casi atávico, de cualquier aficionado al Metal.  De los que acabas viendo a mediodía, la luz del sol en todo lo alto, en cualquier festival de cualquier rincón de Europa. Y aunque no hablas el resto del día de ellos te hacen pasar un buen rato. Es uno de esos grupos que podrías, o eso piensas, haber montado tú con tus amigos y quizá esa idea no hace justicia, con todo lo bueno que encierra, a este grupo y a su debut (autoeditado) “Into The Grave”, un buen disco que nunca alcanza un nivel sobresaliente pero nunca deja de resultar satisfactorio.

Vende GRAVETY su sonido como una mezcla de Heavy, Thrash y Doom Metal. Digamos que el último elemento está cogido con alfileres y que su presencia no es lo suficientemente notable como para formar parte de la descripción fundacional de un grupo que sí deja algunos riffs graves y sabbathicos, algunas atmósferas más oscuras y un toque teatral en el registro vocal de Kevin Portz que no evita un lejano recuerdo a CANDLEMASS. Por lo demás este grupo alemán que apenas cuenta con tres años de vida sí produce una buena fusión de Heavy y Thrash Metal con un sentido eminentemente clásico y ecos notables a referentes del Power Metal americano como ICED EARTH o HELSTAR. Hay Thrash en línea de los primeros MEGADETH o ANTHRAX (“False Messiah” es algo más que una rendición a “Among The Living”) y hay mucho Metal tradicional que aunque coquetee con sonidos extremos o progresivos se mantiene siempre en una zona de confort  en la que manda el medio tiempo de riffs clásicos y mucha melodía de escuela MAIDEN.

“Into The Grave” tiene la notable cualidad de que no esconde nada y, sin trampa ni cartón, resulta convincente. Desde la intro “Entrance” percibes que se trata de un disco mundano, casi corriente y sin nada que le haga excepcional pero durante diez canciones y más de 45 minutos te mantiene entretenido y te deja finalmente satisfecho. Y eso no es poco. Cierto que la voz de Portz no resulta siempre totalmente convincente y cierto que faltan un par de estribillos de primera categoría o unos solos algo más estilizados. Pero el hecho es que GRAVETY hace canciones con el atractivo de lo clásico y lo sencillo, bien construidas y con un influjo metálico que las hace difícilmente criticables.

Todo el disco se mantiene en ese fino equilibrio entre el Metal tradicional y el Thrash, entre lo sencillo y lo elaborado sin llegar al exceso compositivo. La producción (recuerdo: es un disco autoeditado) es notable y desde la primera escucha resulta evidente el simple pero innegable encanto de canciones como “Decay Of Life”, “Asylum”, “Axe Of Execution” o “Into The Grave”, tema título y compendio de lo más oscuro, recio y épico que hay en el sonido de un grupo que hace buen Heavy Metal con mucha más naturalidad y menos pompa y fanfarria que otros y que tiene ese innegable, casi entrañable, atractivo que llena esta música maravillosa cuando se hace con la suficiente devoción.

 

Juanma Rubio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí