HACKNEYED - Carnival Cadavre

0

El tiempo pasa para todos (sic transit gloria mundi, ¿no?) y los miembros de HACKNEYED no son excepción. Han, eso sí, estirado a base de bien el lustro de vida del grupo: tres discos, un montón de conciertos, un par de cambios en la formación (ahora con chica al bajo: Tini Wuttke) y fichaje por Lifeforce tras salir de Nuclear Blast, que les había promocionado casi como su atracción de feria: pasen y vean a los quinceañeros que hacen Death Metal. De aquel debut, “Death Prevails”, recuerdo algunas carencias por pura inexperiencia que ni se advertían, por ejemplo, en “Winds Of Creation” de DECAPITATED, otro notorio ejemplo de precocidad.

El hecho es que “Death Prevails” era un disco del montón y cinco años después, no he escuchado el intermedio “Burn After Reaping”, “Carnival Cadavre” sigue sin ser nada del otro mundo pero es notablemente superior a aquel primer trabajo. Así que en un puñadito de años este grupo puede ser realmente notable y sus miembros seguirán en la veintena pero serán ya perros viejos de una escena que no comulgó muy bien con aquel estreno de exceso promocional y con el particular sentido del humor del grupo, apreciable incluso en su nombre (significa manido, trillado…). HACKNEYED sería entonces un grupo todavía joven pero con heridas (lecciones aprendidas) de viejo lobo. Claro: juventud, divino tesoro.

“Carnival Cadavre”, que exprime el tono de humor negro y de exceso estrambótico que siempre admite la versión tenebrosa del mundo del circo (véase portada) es un disco simple con su atractivo y sus limitaciones, una definición igualmente válida para HACKNEYED, que al menos se muestra tozudo en su integridad musical: sin grandes transformaciones ni sorpresas, lo que incluye este tercer disco es una revisión mejorada, ampliada y pulida de la música que ya contenía “Death Prevails”: Death Metal en faceta groovie, esa en la que manda el medio tiempo y los ritmos masivos; una concepción clásica del género barnizada por una estética y algunos adornos que le acercan a sonidos más modernos y accesibles y un notable esfuerzo (seguramente lo mejor de este grupo) para picotear de distintas escuelas e influencias: mucha melodía, técnicas más brutales y tradicionales… Canciones cortas y directas y un sonido expansivo y envolvente que engorda la base rítmica y al tiempo sienta de maravilla a las partes más atmosféricas, de una retórica  ahora más cercana al Melodeath.

Con esos ingredientes, una interpretación conseguida y bien liderada por la garganta de Phillip Mazal, guiños de humor macabro (títulos como “Holy Slapstick” o “Damn, You’re Dead Again”) y un instinto compositivo muy mejorado con respecto a los inicios del grupo, el resultado de “Carnival Cadavre” es interesante, tiene su cuota de atractivo y deja un reguero de material para el headbanging con sus dominantes ritmos masivos y crujientes, un recurso primario que en sus momentos más tediosos se acerca a SIX FEET UNDER (¡horror!) y en los más logrados se pone en el camino de bandas como JUNGLE ROT, BATTALION o los nuevos proyectos de Kam Lee y Rogga Johansson: THE GROTESQUERY y BONE GNAWER. Pero este grupo alemán no se limita a esa escuela de Death Metal y abre las ventanas de su sonido a recursos variados y a vientos que definen su lugar generacional: las citadas incursiones melódicas, pequeñas (algunos breakdowns…) pinceladas Metalcore…

El crecimiento de HACKNEYED es evidente en los mejores momentos de este disco, en los que da la sensación de que este grupo está a un punto de conseguir un resultado verdadera e integralmente notable: “Infinite Family”, “Maculate Conception”, “Circus Coccus Spirilly” y sobre todo “Coulrophobia” combinan brutalidad, groove y melodía, trucos de distinta escuela perfectamente ensamblados. También hay material con olor a relleno y composiciones cuya cotización baja de forma drástica tras varias escuchas. Pero el balance general del disco es positivo.

HACKNEYED ha demostrado que sigue el ciclo de maduración y crecimiento normal de una banda, de un grupo de músicos insultantemente jóvenes, con el condicionante de que su primera etapa de gestación se emitió en tiempo real, aireada en lo mediático por un prematuro contrato con un gigante como Nuclear Blast. En “Carnival Cadavre” despunta un grupo serio aunque de humor retorcido, decidido a equilibrar su música con distintos estilos y crear un sonido crujiente pero todavía accesible sin salirse de un molde en el que mezclan sonoridades clásicas y modernas del Death Metal con predominio, buena cosa, de las primeras. Sin ser la panacea, este es un buen disco con momentos notables. Una invitación a pensar que seguramente lo mejor está por llegar para HACKNEYED. Juventud, divino tesoro. Y tanto que sí…

 

Juanma Rubio

Artículo anteriorConcierto benéfico en homenaje a GARY MOORE
Artículo siguienteWOLFPAKK - Wolfpakk

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí