Heavy Metal en África: entrevistamos al escritor Edward Banchs

4

La vida y la música de los grupos africanos de Heavy Metal

El mundo de las bandas de Heavy Metal africanas (en concreto del África negra) parecía inexistente y no había sido abordado en profundidad (tan solo ligeramente por el documental "Global Metal" de Sam Dunn y desde una perspectiva distinta) hasta que Edward Banchs lanzó su primer libro, "Heavy Metal Africa - Life, Passion, and Heavy Metal in the Forgotten Continent". Este texto se unió en su momento a las publicaciones de calidad y extensas que en los últimos años han ido engrosando la lista de libros sobre Metal, fundamentalmente en inglés. Más allá de análisis sobre géneros, biografías de grupos y artistas, algunos autores han abordado cuestiones más complejas como el conjunto de ideas que están presentes en esta música o sus valores.

Banchs es precisamente uno de esos autores que ha indagado en cosas que van más allá de la superficie del propio Heavy Metal. En el caso de Edward, su perfil académico y su conocimiento de África le llevó a investigar de primera mano la implantación, difusión y el desarrollo del Metal en este continente. En el texto y a través de múltiples testimonios se aprecia cómo ha funcionado el Heavy Metal en las sociedades de distintas culturas africanas como vía de escape, se explica la complejidad para mezclar el Metal con la música popular de cada país, así como las dificultades que han afrontado los metaleros a la hora de crear música o incluso seguirla en determinados países por motivos religiosos e ideológicos.

No todo es oscuridad y drama en África, y eso es algo que Edward Banchs deja claro en su libro, y también en esta entrevista que personalmente deseaba hacer desde que comencé a leer su primera obra. Casi por sorpresa, mientras preparaba la reunión con Edward Banchs, descubrí que de camino viene otro libro: "Scream For Me Africa!: Heavy Metal Identities In Post-Colonial Africa".

Heavy Metal Africa- Life Passion And Heavy Metal In The Forgotten Continent
Portada del primer libro de Edward Banchs: Heavy Metal Africa

Entrevista al autor de "Heavy Metal Africa", Edward Banchs

Hola Edward, gracias por acceder a atender a la entrevista. Considero tu libro como un libro de viajes o un libro de sociología, pero siempre con el Heavy Metal como contexto principal. ¿Tenías pensada la estructura o el tipo de libro que ibas a escribir antes de viajar a África?

Bueno Carlos, gracias por tu apoyo. Es un placer hacer esta entrevista para HELLPRESS (¡que se ve tremendo!). Lo hago en inglés, para responder me llegan los pensamientos mejor en inglés. Hablo español también (soy portorriqueño) pero escribo mejor en inglés porque crecí en Pennsylvania. Y viví en España de niño. Nací en EE.UU., pero viví en Zaragoza hasta que cumplí 5 años (Ndr.: este primer párrafo lo envió Edward escrito en español).

Sobre mi libro, no tenía un plan per se, ya que simplemente quería pintar una visión amplia de las escenas que me encontré. Pensé que sería mejor contarlo como un libro académico al principio, y entonces mostrarlo como un perfil que lees en una revista de periódico. Tras trabajar dos años en él, me di cuenta de que sería mejor contarlo como una narrativa de viaje ya que, yo mismo, estaba inmerso en estas escenas pasando semanas finalmente con estos músicos y tomé parte en estos momentos. Incluso un grupo me puso a trabajar en una mesa de merchandising durante una gira.

Así que, tras seguir el consejo de un colega, cambié mi enfoque y ello me permitió abrirme sobre cómo tratar el texto y eso me llevó a obtener una confianza más profunda con los participantes de estas escenas.

Edward Banchs

"Los occidentales están exotizando las escenas africanas del Heavy Metal"

Has escrito un segundo libro, "Scream For Me Africa!: Heavy Metal Identities in Post-Colonial Africa". ¿Cuál es la diferencia entre este libro y "Heavy Metal Africa: Live, Passion And Heavy Metal In The Forgotten Continent"?

Mi próximo libro, que sale a la venta en junio con Intellect Press - University Of Chicago, profundiza en temas más académicos. En él me centro menos en los grupos y más en los problemas específicos como el mestizaje, la atenuación de la pobreza, la otredad (que es cómo los occidentales están exotizando las escenas africanas del Heavy Metal) y aspectos de la historia política.

Así que el libro trata menos sobre mis viajes y más sobre cómo el mundo ha llegado a ver al Heavy Metal africano y como las escenas africanas del Heavy Metal interaccionan con el mundo que les rodea.

¿Hay alguna opción de hacer un nuevo libro de la escena metalera del África no negra? Argelia, Marruecos... ¿Has considerado volver a visitar a los amigos que hiciste en África?

Me encantaría hacerlo algún día. Tengo un montón de anotaciones de estas escenas. Quizá en el futuro lo haga. Con el covid aún pululando, es complicado hacer planes a largo plazo por el momento.

Scream For Me Africa!

He estado un par de veces en Gambia y he acabado agotado por la falta de infraestructuras, normas, atascos de tráfico... ¿Sentiste esos momentos de desesperación en tu viaje?

A veces. Viajar nos permite adentrarnos en distintas normas y un conjunto diferente de circunstancias. A veces me encuentro refunfuñando sobre cómo funcionan las cosas en otros sitios, pero la mayor parte del tiempo me recuerdo a mí mismo que yo soy el visitante y me intento calmar, aceptarlo y aprender. Me hace ser humilde, y es una experiencia humana increíble.

En el libro cuentas numerosas anécdotas, una de ellas referente a un soborno. ¿Tuviste que pagar mucho durante el viaje por África?

¡Nada! (Risas) Solamente los 20 pavos que pagué en Madagascar, lo que cuento en el libro.

"Una de cada tres personas en Botswana morirá de SIDA, pero simplemente no quieren tratar el tema"

Has sido capaz de exponer grandes problemas específicos de cada país africano que visitaste de un modo muy cercano, simplemente hablando con los metaleros de cada lugar sobre el racismo, la corrupción, la violencia contra los granjeros, y uno de los más chocantes para mí, que ha sido el tribalismo en Kenia allá por 2008. ¿Cuál es el problema que has detectado como "de esto no podemos hablar" porque es muy doloroso o incluso peligroso para aquellos que lo cuentan?

El SIDA en Botswana parecía estar "fuera de los límites". Una auténtica pena. Una de cada tres personas en ese país morirá de SIDA, pero simplemente no quieren tratar el tema. Esa cuestión fue complicada, al igual que el tema político de Zimbabwe. Pero después de un rato, los zimbabwenses se abrieron tras ver que podían confiar en mí (inicialmente cambié los nombres de los músicos, pero al final todos me dieron el permiso para utilizar sus nombres reales antes de mandarlo a la imprenta).

"El Heavy Metal está proporcionando el mismo escape y liberación en los países africanos como en los países del norte"

Como una persona que tiene mucho conocimiento del mundo africano, supongo que ves un futuro, así como un presente en algunos países, que es otra de las lecciones que saco de "Heavy Metal Africa", pero ¿realmente está mejorando la situación en África o simplemente los ciclos de "guerra y hambre" son eternos tal y como nos parecen a nosotros desde la distancia?

Creo que no entiendo la pregunta, pero lo que interpreto es que el Metal en África está mejorando la situación de los músicos. De alguna manera, al menos mentalmente. La música está proporcionando el mismo escape y liberación tal y cómo lo hace en los países del norte, aunque las circunstancias y oportunidades no estén al mismo nivel. El Metal no mejora realmente sus situaciones a nivel económico, pero sí a nivel mental.

La "guerra" y "agitación" recurrentes son una narrativa continua de occidente ya que, para mí, son tan solo una vía de validar los excesos y horrores del colonialismo de los países de occidente: una manera de seguir con la jugada del "te lo dije". La mayoría de países en África son estables políticamente, aunque tienen desafíos económicos aún. El hambre, por su puesto, sigue siendo el mayor problema del continente, y se ha recrudecido por la situación del covid.

Mientras que muchos países estaban creciendo y avanzando económicamente, la pandemia ha aumentado la brecha entre los países del sur y el norte ralentizando su crecimiento. Afrontar esa diferencia es el mayor desafío que encara el continente, cuyo crecimiento en las últimas décadas ha sido severamente frenado por esta pandemia. El cambio climático también está tristemente exponiendo estas diferencias.

"El Metal en África está mejorando la situación de los músicos. De alguna manera, al menos mentalmente"

Una pregunta que aparece en todo el libro es la integración de las raíces de las músicas tradicionales africanas en el concepto musical del Metal. Preguntaste una y otra vez y la mayoría de músicos africanos encontraban realmente difícil o incluso un sinsentido tratar de mezclar ambas músicas por varias razones, como mantener la pureza del Metal en sus formas más ortodoxas. En tu opinión, ¿cuál es el grupo que ha mezclado mejor ambas cosas, el Metal y su propia música tradicional africana o tribal?

En Togo hay un grupo llamado ARKA'N ASRAFOKOR que lo está haciendo mejor que nadie.

¿Y alguna banda africana que realmente pueda trascender y lograr cosas importantes fuera, en Europa o América?

Hay pocas que hayan podido romper el hielo de las escenas africanas del Metal, las más notables serían OVERTHRUST y SKINFLINT de Botswana junto con los sudafricanos VULVODYNIA. Estas tres han tocado en Europa y las dos últimas en Norteamérica dentro de packs de gira profesionales.

¿Crees que los africanos son más apasionados con el Metal respecto a otras personas debido a sus limitaciones para obtener discos o merchandising de las bandas americanas y europeas?

No estoy seguro de que haya una correlación ahí. Muchos simplemente adoran el Metal porque ejemplifica quienes son, y porque es la música que mejor refleja sus emociones y su visión del futuro.

Por otro lado, una cuestión divertida que tratas en el libro son los famosos Metal Cowboys de Botswana, comentando que muchos de ellos se comportan como posers, no yendo a los conciertos de Metal a pesar de ser baratos. ¿Realmente están tan interesados en la estética por encima de la música?

¡Por supuesto! ¡La estética y llamar la atención!

"A los Metal Cowboys de Botswana les gusta llamar la atención"

En dos capítulos del libro, los de Zimbabwe y Sudáfrica, algunos metaleros recuerdan que un hombre les visitaba en los colegios para explicar a los estudiantes jóvenes que el Metal era satánico y algo malo, algo que debían evitar, pero al final acababa consiguiendo justo lo contrario, haciendo que los jóvenes se interesasen en el Metal. Parece que hay patrones que se repiten en cada cultura: cuanto más te intentan prohibir algo, más quieres hacerlo.

Sí, parece el mejor modo, gracias a Dios (risas). Estas tácticas del miedo han llevado a muchos chicos humildes de las escuelas hacia el Metal y posteriormente a fundar grandes grupos.

"En el norte de África hay un intento dirigido por líderes religiosos para seguir estigmatizando el Metal"

Más allá de este intento religioso para poner las mentes en contra del Metal que acabó en un fracaso épico, ¿cuáles son los sitios más peligrosos en África para ser un músico, especialmente un músico que hace Metal y por qué? Parece que aún muchos nos ven como adoradores del diablo...

Parece que es el norte de África, Egipto especialmente, hay un intento dirigido por líderes religiosos para seguir estigmatizando el Metal. Es para asustarse la verdad.

Volviendo a cosas más mundanas. ¿Pudiste comprar las viejas ediciones en vinilo de Zimbabwe? Fue fascinante saber a través de tu libro que había una fábrica de LPs haciendo copias oficiales de discos clásicos para grupos como MANOWAR o IRON MAIDEN.

Fue superdivertido ver estos discos y aprender cosas sobre ellos. No pude comprar ninguno. ¡Los precios eran un poco altos para mí! Y muchos se están vendiendo a precios increíblemente altos en Internet.

Edward Banchs

"Se celebran festivales de Metal como Oppikoppi, Metal4Africa, RamFest, Krank’d Up, Nairobi Metal Festival..."

Las giras internacionales no han pasado mucho por África. ¿Volveremos a ver otros festivales en países como Sudáfrica en los próximos años? Además, no encontré mucha información sobre el festival Witchfest y los promotores Witchdoctor...

Están el Oppikoppi, Metal4Africa, RamFest y Krank’d Up aún en Sudáfrica, por nombrar algunos que han ido increíblemente bien. Botswana también celebra un festival anual de Metal en Ghanzi, y Kenia tiene el Nairobi Metal Festival. Y más siguen emergiendo en otros lugares. Muchos de estos eventos intentan traer artistas internacionales, especialmente los sudafricanos. Por cierto, Witchdoctor cerró hace algunos años y con ellos murió el Witchfest.

Viendo tus habilidades para la escritura, ¿sueles colaborar en alguna revista de Heavy Metal, o lo has hecho en el pasado?

He contribuido a distintas publicaciones en el pasado, sí. Especialmente Afropop y Metal Hammer. No tengo ni un blog ni una web. No es algo que sepa cómo hacer bien, siendo honestos.

"Heavy Metal Africa es una lectura que engancha y proporciona a los lectores una primera mirada a las distintas escenas que hay en el continente africano"

Bueno, hasta aquí hemos llegado. ¿Qué te gustaría decir a nuestros lectores sobre tus libros para que se interesen en ellos y los lean?

Creo que mi libro es una lectura que engancha y proporciona a los lectores una primera mirada a las distintas escenas que hay en el continente africano. Espero haber hecho un gran trabajo, no solo habiendo perfilado las escenas del Metal y su pasado en los países en los que estuve, si no también destacar a los músicos que hacen que las escenas se muevan sin importar las circunstancias que tienen que afrontar.

Agradezco mucho a HELLPRESS esta oportunidad y agradezco a los que estáis leyendo la entrevista que consideréis la compra del libro.

Gracias Edward, ha sido un placer hacer esta entrevista y espero leer tu nuevo libro pronto.

Gracias, Carlos. ¡Un placer! (Ndr.: en español)

Libros de Edward Banchs disponibles

Once grupos africanos de Heavy Metal

Artículo anteriorETERNAL PSYCHO filma un vídeo de "Empty Of Promises"
Artículo siguienteMarzi Montazeri sale de EXHORDER
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.

4 COMENTARIOS

  1. Recuerdo que antes se decía mucho la expresión «los blancos no saben hacer hip hop» y que cada vez que la oía yo siempre contestaba «los negros no saben hacer metal» y sigo pensando lo mismo a dia de hoy.

    En fin, me ha costado mucho leer este artículo, pero ante la duda de que puedo estar equivocado y ante la convicción de que todo el mundo merece la oportunidad, he probado via YouTube a varias bandas africanas y joder que putisima mierda todas y cada una de ellas, solo me han reafirmado y confirmado tener la maldita razón.

    Asi que supongo que el artículo se debe a la moda esta de alabar a los negros por encima del resto como hacen en todas las series y películas de éstos tiempos, porque desde luego por hacer buena música no es, ni porque alguna banda merezca que la conozcamos tampoco, no valen nada ninguna.

    Por cierto respecto a la frase con la que empecé, todo el mundo sabe hacer hip hop, no necesitas saber tocar música ni cantar, no me jodas, cualquiera puede hacerlo.
    Pero el metal es una de las músicas más complicadas de realizar y a cuanto más «ruidoso» más difícil (para oidos refinados), hay muchísimas bandas buenisimas en Europa, Asia y América,lo siento pero África no tiene ni a una medio buena en todo el continente con lo grandisimo que es, pero seguro que me culpalizaran a mi de eso porque patata.

    • Hola.

      El artículo no trata sobre las bandas africanas en sí ni las adula por ningún lado. Tan solo es una entrevista al autor que, si te lees el libro, busca en los trasfondos sociales, culturales y religiosos de cada país para ver cómo afectan al mundo del Heavy Metal en estos países.

      El propio libro tampoco habla de negros haciendo Metal, habla de africanos haciendo metal. Hay muchos africanos blancos haciendo Metal, lo verás si lees el libro.

      Y finalmente, ya que no me queda claro si te refieres a africanos o a negros, por poner un ejemplo de negros que saben hacer Metal (o al menos tienen el reconocimiento histórico de la escena) tienes a Suffocation o Body Count.

      Un saludo y gracias por leernos.

  2. Si lo sé, es una entrevista al autor de un libro, pero es que el libro trata del metal africano que en mi opinión no vale un duro y creo que lo hace por la moda esta, casi impuesta, del reconocimiento y visibilidad de la cultura negra, especialmente la africana lo merezcan o no, simplemente por el hecho de ser negros y nada más, aunque como bien dices hay muchos blancos en África y estos estan incluidos en el libro, pero es que estos no me gustan tampoco, tal vez sea porque esos transfondos a los que te refieres no casen conmigo pero da la casualidad de que musicalmente me casan menos todavía.

    Me refiero a los dos, a negros y africanos, Body Count para mi es un grupo de hip hop con guitarras, creo que su género se llama rap metal o algo asi, yo cuando los he escuchado lo que escuchaba era hip hop con instrumentos musicales y los negros son los maestros indiscutibles del hip hop, pero a mi no me gusta el hip hop y no considero metal a ningún grupo de rap metal como por ejemplo Limb Bizkit que son blancos y no me gustan tampoco, de Suffocation me voy a callar porque el death metal no es lo mio y soy consciente de que es un grupo muy respetado en su género.

    Para terminar, me interesa mucho el metal de otras culturas ajenas a la mia, he dejado claro que la africana no me gusta nada y que casualmente los negros que estan integrados en la nuestra tampoco, pero me encanta por ejemplo los asiático, creo que tienen una forma muy virtuosa y original de hacer metal, de todos ellos la cultura de Japón es la más especial con grupos como SIgh, Kadenzza o Sabbath.
    Me cabrea mucho que no hagan libros sobre el metal asiático (todos los paises asiáticos) que tienen una calidad buenisima y si los hagan sobre el metal africano que tienen una calidad malisima, el mundo al reves.

    Gracias a ustedes.

    • Hola de nuevo.

      Pues no pensamos que sea ninguna moda aquí en la redacción. El autor es experto en la sociología africana, por ello se introdujo en esas escenas, por un interés personal, no porque haya una moda sobre la cultura negra o africana, que no vamos a valorar si existe o no, aunque tú tienes esa impresión.

      Por otro lado, el hecho de que se haga un libro sobre esas escenas no tiene que ver con la calidad de los grupos, que evidentemente tienen demasiadas limitaciones para poder hacer algo del nivel que tenemos acostumbrado en el mundo más pudiente, de ahí que les cueste destacar. Seguro que en las culturas asiáticas hay mejores grupos, es difícilmente discutible que hay mucho mejor material en Asía que en África, y es precisamente por tener muchos más medios económicos, técnicos, infraestructuras y más público, y también un menor rechazo social. Pero justo ahí está lo grande de estas escenas y lo mollar de este libro: la dificultad y sufrimiento para poder hacer algo en el ambiente precario en general de África lo hace más interesante, sea el resultado musicalmente mejor o peor.

      Además sirve de acercamiento, muy reducido pero preciso y de primera mano, a determinadas dificultades que ha habido y hay en los países visitados en el libro, y más en concreto para los músicos, y dentro de ese ámbito aún más acotado en la problemática para los músicos de Metal. No creo que sea fácil descubrir una música impresionante leyendo el libro, pero lo que sí es impresionante es enterarse de cómo se crearon y como subsisten esas escenas, con sus emisoras de radio, los medios para acceder a los discos, los conciertos, etcétera en un mundo radicalmente distinto al que vivimos en España, Europa y el mundo «occidental».

      En definitiva, musicalmente claro que hay más grupos asiáticos relevantes y de calidad, pero creo que su trasfondo es de menos interés que el africano por lo ya expuesto, y de ahí el valor del libro de Edward Banchs.

      ¡Un saludo, José!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí