HOUSE OF LORDS - Big Money

0

HOUSE OF LORDS, un grupo curioso donde los haya dentro del Hard Rock. Lleva muchos años editando material y con bastante continuidad además, pero es de esas bandas que, quizá por escasez de fortuna u otros factores externos, siempre han permanecido a la sombra de los grandes del género, y eso que méritos no le ha faltado para haber tenido ahora o en tiempos pasados un asiento preferente junto a los nombres más sonados del Hard Rock a nivel mundial. Su amplia discografía es  encomiable y posee escasos altibajos, con bastantes más claros que oscuros, como demuestra el aplaudido “Sahara” del año 90, por citar alguno.

Quizá el hecho de que sean norteamericanos y su sonido en numerosas ocasiones haya sido más europeo y no tan pureta como el de otros compatriotas suyos no les ha dado todos los resultados que cabría esperar. Es un caso que me recuerda al de FAIR WARNING pero a la inversa, dado que los de Tommy Heart sí son europeos, pero muchas veces han americanizado su sonido, y en este mundillo si parece que juegas al despiste, aunque la jugada pueda ser del agrado de muchos como es mi caso, pues tienes todas las papeletas para quedarte en segunda línea de fuego de por vida. Un lástima, la verdad.

El disco en cuestión es una pasarela por la que van desfilando a buen ritmo un acierto tras otro, lo cual tampoco es que me pille especialmente desprevenido, teniendo en cuenta la trayectoria de la banda. Una vez más, James Christian juega un importante papel en todo esto. Su tesitura vocal es de esas capaz de agrandar un tema, mejorar una melodía y en definitiva, dotar de calidad a un grupo, y todo ello sin aferrarse a grandes alardes ni florituras. El tipo no es ni nunca ha sido David Coverdale, Sebastian Bach o Mike Matijevic, para que nos entendamos, pero tampoco lo necesita. Su voz tiene fuerza, feeling, es efectiva y cautiva con pasmosa facilidad.

Por otra parte, en “Big Money” me he topado con una banda realmente inspirada, dado que han elaborado un trabajo en el que hay canciones buenas, pero otras muy buenas y sorprendentemente brillantes, y todo ello bajo una ortodoxia variopinta, ya que como comentaba al principio, el grupo suena más americano y desenfadado en algunos pasajes y en otros, más sobrio y contenido; más a la europea, vamos. La combinación resulta satisfactoria, ya que los momentos más potentes y guitarreros fluyen con la misma naturalidad que los más melódicos y armonizados.

En cuanto a los temas del disco, me gustaría resaltar “One Man Down”, una pieza con un comienzo muy country que estalla en un impactante y pegadizo estribillo, de los que se te inserta en la cabeza durante varios días. Gran pieza con cierto aroma a los suizos GOTTHARD. “First To Cry” también cala bien de primeras, con un rollo cercano el Hard Rock Melódico de los primeros BON JOVI y DANGER DANGER. A su vez, “Run For YourLife” tiene un empaque más europeo, sobre todo por los tecladosque de inicio aparecen en la pieza, la cual se mueve en el terreno de bandas como TALISMAN, SHAKRA o FAIR WARNING. Muy buena.

Imposible no mencionar “The Next Time I Hold You”, la típica power ballad melancólica y de corte ochentero que nunca ha de faltar en un disco de este calibre. En esta en concreto resalta el punteo de guitarra que hay en el tramo final y el acompañamiento orquestal que luce a lo largo de todo el tema, muy en la línea del “November Rain” de GUNS AND ROSES. Finalmente, también me ha gustado “Blood”, una pieza densa, dirigida por unas guitarras potentes y gruesas, pero suavizadas a su vez mediante un comercial y efectivo estribillo que funciona a las mil maravillas.

Una vez más, HOUSE OF LORDS ha resuelto la partida con solvencia, y es que no cabe duda de que es un uno fijo en la quiniela, aunque quede la sensación de que por mucho que puntúe nunca logrará alcanzar los primeros puestos de la clasificación en lo que a Hard Rock se refiere. No obstante, y a estas alturas, no creo que esto les vaya a quitar el sueño a James Christian y cía. A título individual, y para ir dándole carpetazo a esto, me gustaría añadir que le brindo un sentido y sincero aplauso a los norteamericanos por tantos años de constancia y profesionalidad.

 

Jorge Osoro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí