IN SOLITUDE - Sister

0

Mi relación con IN SOLITUDE y el raro equilibrio entre amor y odio que proceso hacia su música y formas se extiende en una tercera entrega, "Sister", como una maldición que es difícil de combatir.

La frialdad que dejó a su paso "The World.The Flesh.The Devil" contrastaba con la gracia natural que poseían los de Uppsala en su primera obra y parecen haberla reencontrado en este tercer trabajo. Ese Heavy Metal oscuro, altamente influenciado por los trabajos de MERCYFUL FATE, no ha variado en exceso en estos cinco años transcurridos entre su primer y su, hasta ahora, último álbum.

Digamos que es un buen paso este que ha dado el grupo, habiéndose topado de nuevo con esa chispa que hacía tan atractiva su música y que parecían haber perdido en buena parte de los temas de su segundo trabajo. Imagino que lo que no cambiará, por desgracia, será la actitud y extraño comportamiento (por forzado y aberrante) de su vocalista Pelle Åhman. Este individuo no pierde nunca la oportunidad de hacerse notar como personaje que parece tener amplios conocimientos sobre la maldad, ver el lado oculto más allá del mundo material y saber de la presencia vigilante de extrañas entidades incorpóreas. Allá él, con tenerle calado y disfrutar de sus pobres pero muy bien aprovechadas (excepto en directo, donde da una de cal y otra de arena) cualidades vocales, tenemos suficiente.

Si ignoramos ese factor, IN SOLITUDE sigue siendo una banda realmente disfrutable y con capacidad para crear atmósferas oscuras y diabólicas a la par que entretenidas dentro del Heavy clásico. Y lo de clásico va dentro de la propia producción del álbum, donde se han dejado llevar por un sonido natural y nada hipertrofiado, ligeramente trabado y rasposo, que dota de un realismo y espontaneidad total a la grabación, muy de directo.

La envolvente intro "He Comes" y el movido "Death Knows Where" son la primera toma de contacto con "Sister", y ya se atisba que aguarda un gran álbum bajo esas notas. Más pausado es "A Buried Sun", de cadencia lenta en sus siete minutos de largo desarrollo, con una parte central realmente decadente. El núcleo del álbum lo componen "Pallid Hands", "Lavender" y "Sister", una grandísima canción con un riff adictivo que da título al disco. Son las canciones con más gancho de todo el trabajo, con un Heavy Metal clásico más movido.

Casi cerrando la obra aparece "Horses In The Ground", que pone de manifiesto el gran equilibrio que se ha encontrado en la producción para dejar sitio a cada instrumento, brillando todos por igual. Incluso aparece una voz femenina recitando una estrofa. Por último está "Inmost Nigredo", ocho minutos con fases que bien podrían ser bandas sonoras de película detectivesca, un tipo de sonoridad casi cinematográfica que aparece en otros momentos de "Sister".

Repito de nuevo, para dar por terminada esta crítica, que si olvidamos el estúpido ego de su vocalista, IN SOLITUDE ahora es mucho más que una banda underground: es toda una realidad dentro del Heavy Metal europeo. Ya veremos si hay opción a ver de nuevo a la banda por España presentando este trabajo, y llegado el caso, esperemos que esté a la altura de lo exigible, que viendo lo visto, es mucho nivel.

 

Carlos Herrero

Artículo anteriorCrónica de POWERWOLF, BATTLE BEAST y ASHES OF ARES en Londres
Artículo siguienteMAGNUM: Portada de “Escape From The Shadow Garden”
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí