IN SOLITUDE - The Flesh. The World. The Devil

0

 

Que alegría da ver cómo los grupos que han levantado interés en uno pueden ofrecer más material pasados unos años. Fui introducido en el particular aquelarre de IN SOLITUDE cuando se anunció su invitación al festival de la asociación Pounding Metal Union. En su momento, fue todo un descubrimiento para mí, ya que encontré que estos suecos habían obtenido una fidelidad enorme recreando la tenebrosidad y malevolencia de la que hizo gala MERCYFUL FATE en su discografía. Con "The Flesh. The World. The Devil." se consiguen refrendar esas buenas sensaciones de su primer álbum.

Es curioso el extraño entramado mágico que se ha establecido entre cuatro entes: PORTRAIT, IN SOLITUDE, MERCYFUL FATE y el sello Metal Blade. Si mal no recuerdo, en este sello se editaron varios discos de la banda de King Diamond y Hank Shermann, y este mismo sello es el que está lanzando los trabajos de PORTRAIT e IN SOLITUDE. Debe haber alguna cabeza ahí metida (o quizá incluso un grupúsculo de varios fanáticos) que ha fomentado ese revival del sonido de "Melissa" y "Don't Break The Oath". Si le sumamos a esto otra banda emergente como GHOST que se ha adentrado en las mismas prácticas oscuras en cuanto a lo musical, podemos decir que el legado de MERCYFUL FATE brilla con una inquietante luz en estos tiempos.

No es necesariamente malo que tres bandas practiquen casi a pies juntillas las enseñanzas del ya polvoriento y por ende glorioso grimorio de los daneses. Las tres tienen algo que decir, y aunque repiten esquemas ya vistos, cada uno presenta sus propios matices. especialmente GHOST.

Retomando y centrándome de nuevo en IN SOLITUDE, la fuerza de su Heavy Metal está en el sentido atmosférico de la música. Ese ambiente de penumbra nace gracias a la peculiar voz de Pelle Åhman (tachado de ser un posturitas por algunos) que aporta un dramatismo esencial a la música del grupo, tanto en disco como en directo, donde demostró ser un tipo un tanto pintoresco. Sigue estando fuertemente influenciado por los tonos medios de la voz de King Diamond, pero la verdad es que le va como anillo al dedo para recrear ese halo ocultista que pretende (y claramente obtiene) el grupo.

El trabajo se inicia con la canción que da título al disco, y tiene un riff curiosamente parecido a "Die Young" de BLACK SABBATH, pero este efecto queda diluido ya que en la estructura del tema tiene cierta variedad, no centrándose exclusivamente en este riff. Le sigue "We Were Never Here", donde la influencia principal ya citada está más presente, con los típicos giros y cambios que podían esperarse, dada su enfermiza devoción por el horror nórdico ya expuesto en su primer álbum.

Con un estribillo más definido y pegadizo tenemos "Serpents Are Rising", pero no difiere ni de los dos primeros temas ni de lo que le sigue. Donde sí acentúan la ambientación con pasajes más lentos es en "Poisoned, Blessed And Burned", donde se han dado el lujo de contar con una voz femenina que pasa desapercibida, siendo más un arreglo que una contribución real de una vocalista. La verdad es que todas las canciones tienen estructuras bien desarrolladas, con un montón de fases que dificultan la memorización de las mismas, pero que hacen de IN SOLITUDE y de esta obra una música interesante y que requiere cierta atención.

Al igual que he mencionado el material de la primera mitad del trabajo, podría haberlo hecho con la segunda, especialmente con "To Her Darkness" y "Demons", de lo más destacable de este lanzamiento. El último clavo (y quizá el más brillante de los ocho) en el ataúd lo ponen con los 14 minutos de "On Burning Paths", donde se han dejado llevar en el minutaje, dejándose margen para hacer un amplio desarrollo, con un montón de fases y un final ciertamente oscuro que pone el broche perfecto a la escucha del trabajo. Si ya lo hacen en los temas más cortos (todos entre 5-7 minutos), imaginad en cuarto de hora. Es la principal diferencia respecto a su debut, donde se extendieron poco más de media hora, y aquí casi llegan a una completa.

Si realmente en el universo existen cosas desconocidas para el hombre, IN SOLITUDE puede empujarte hacia ese umbral no visible para intuir las más profundas y horribles creencias como reales. Heavy Metal oscuro, ocultista y muy de mi agrado, estoy ante uno de los mejores álbumes que he escuchado este año.

Carlos Herrero

Artículo anteriorNueva canción de SEPULTURA: Mask
Artículo siguienteCHIMAIRA: Teaser de The Age Of Hell
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí