Crítica de "All Hope Is Gone" de IN VAIN

0
Portada del disco de In Vain All Hope Is Gone

El grupo de Heavy Metal prosigue su escalada con "All Hope Is Gone"

Tenemos en nuestras manos, recién editado, "All Hope Is Gone", el nuevo disco de la banda madrileña de Metal IN VAIN, quinto álbum de estudio de un combo ya curtido en mil batallas y que poco a poco, a base de esfuerzo y tesón, ha conseguido posicionarse dentro de la escena musical de la capital.

Muchos años de lucha han pasado desde que, tras dos maquetas nacidas en los años 2005 y 2007, los madrileños saliesen al mercado en el año 2009 con su primer larga duración llamado “Of Gods And Men”, un disco de marcado estilo powermetalero, a partir del cual han ido evolucionando en busca de un estilo personal que les definiese de forma individual entre tantas y tantas bandas que, a lo largo de estos años, han peleado por hacerse un hueco en este tan difícil panorama estatal del Heavy Metal.

Escaladores natos los definió hace no demasiado mi buen amigo y compañero Jorge Osoro, por saber salir de un estilo musical lastrado por mil subversiones de otras versiones de bandas que más mal que bien hicieron al Power Metal europeo, buscando una identidad propia; y, siguiendo el símil, si con su anterior larga duración "IV" empezaron la subida o el ascenso, sin duda alguna puedo afirmar que con “All Hope Is Gone” han llegado a la cima.

¿Y por qué digo esto? Porque con su quinto disco, IN VAIN ha conseguido lo más difícil tras encontrar un sonido propio y diferenciado del resto, que es homogeneizarlo, dándole un carácter propio a cada uno de sus temas y conseguir un equilibrio que hace que, si bien por momentos estemos en pasajes más épicos y en otros más oscuros, toda la obra transcurra en cada escucha a lo largo de un único hilo conductor. Esto hace que ninguno de los cortes que lo componen choque y siempre se aprecie la identidad musical como banda que ha conseguido en este trabajo, siempre con diversos matices que lo enriquecen en gran medida.

IN VAIN logra, tras encontrar un sonido propio y diferenciado del resto, homogeneizarlo

Así, el disco abre con “Evil's In My Soul”, un tema que presentaron días atrás como primer adelanto, y que es fiel ejemplo de lo que vamos a encontrar a lo largo de “All Hope Is Gone”; tras unos segundos iniciales a modo de minúscula intro, empieza la tormenta, con una base rítmica atronadora y llena de velocidad, precisión y energía por parte de los músicos que componen el grupo, que dan paso a las líneas melódicas de guitarra que acompañan a la perfección a Dani Cordón, que brilla con luz propia con una voz versátil, mostrando graves, rasgados y agudos que sorprenden después de tantos años tras el micro.

Tras un inicio espectacular, “Falling To The Ground” no da descanso, abriendo el camino con unas guitarras al más puro estilo de grupos como GRAVE DIGGER, sabiendo dotar de distintos matices instrumentales a sus canciones pero sin perder el estilo propio que destilan todos los temas de “All Hope Is Gone”. Heavy Metal cañero, destrozacuellos sin compasión, velocidad endiablada llena de calidad en su línea rítmica y calidad e inspiración en las composiciones melódicas, tanto de guitarras como de voces. Y el mejor ejemplo de esa calidad e inspiración lo encontramos en “Last Endeavour”, quizás para mí el mejor tema de todo el disco, que tras un inicio algo más pausado que los precedentes crece poco a poco hasta llegar a un éxtasis musical en su estribillo, digno de las mejores bandas de Metal Épico a nivel internacional. No lo dejéis de escuchar varias veces, con una no basta.

Y así, el álbum sigue demostrando, tema tras tema, su enorme calidad, tanto en una vertiente algo más dura, más thrasher, como podemos escuchar en “Kings Of The Hill”, “Tell My Who I'm Not” o “Hannibal Ad Portas”, como en su vertiente más épica, como se aprecia en la siguiente parte del disco. Canciones como “See You In Hell”, “All Hope Is Gone” o “It´s Getting Dark” nos demuestran que IN VAIN no pierde fuelle, fuerza, garra y originalidad e inspiración en ningún momento; no hay relleno, no hay canciones que tras la enésima escucha pensemos saltarnos en el reproductor, todas son importantes en “All Hope Is Gone”, todas brillan con luz propia.

Con “Never Look Back” encara la parte final el disco que nos ocupa, algo más pausado que otros, donde Daniel Cordón demuestra su enorme estado de forma vocal, con otro estribillo y parte central brillante e inspirada. Tras ella, “Metal Chams” vuelve a la carga con un Speed Metal que da carácter a toda la obra (curiosidad tengo por ver en directo a esta banda para ver si pueden mantener la energía, velocidad, calidad y precisión que desprende “All Hope Is Gone”), terminando a lo grande, una despedida con un temazo de 9:48 minutos con el que, lejos de caer en la mediocridad que dan este tipo de composiciones a los discos cuando se meten con calzador, es un final majestuoso, una pieza con distintos pasajes musicales tanto a nivel rítmico como melódico que incluso ofrece un pequeño homenaje vocal a los grandísimos SAVATAGE; al escucharlo me entenderéis.

“All Hope Is Gone” tiene la mejor producción de la banda hasta la fecha

Como colofón, “All Hope Is Gone” ha sido cuidado hasta el extremo, con un artwork muy trabajado y la mejor producción que han conseguido hasta ahora, presentando por fin un disco cuyo sonido permite apreciar todos los matices de sus composiciones. En definitiva, un álbum que merece la pena comprar y tener en formato físico.


Canciones del álbum:

  1. Evil's In My Soul
  2. Falling To The Ground
  3. Last Endeavour
  4. Kings Of The Hill
  5. Tell Me Who I'm Not
  6. Hannibal Ad Portas
  7. See You In Hell
  8. All Hope Is Gone
  9. It's Getting Dark
  10. Never Look Back
  11. Metal Chams
  12. Goodbye And Fuck You All

Discográfica: Lady Stone Music

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

Reseña
Nota
9
Artículo anteriorNIGHTRAGE: Portada y vídeo de "Abyss Rising"
Artículo siguienteWHITE WIZZARD presenta a Giles Lavery, su nuevo cantante
Músico, DJ, barman... pero por encima de todo, amante del Metal en todas sus vertientes; desde que escuché allá en 1986 por primera vez a EUROPE y conocí el Heavy Metal, no he dejado de seguir un estilo musical que, más de treinta años después, me sigue aportando ganas de vivir y de sentir, ganas de metalear y ser feliz. Rock on! \m/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí