Crítica de INJECTOR - "Haunt Of The Rawhead"

0
Injector Hunt Of The Rawhead

INJECTOR es un cuarteto de Thrash Metal oriundo de Cartagena que escupió su tercer disco, “Haunt Of The Rawhead”, a finales de diciembre de 2020. No tuve la suerte de disfrutar de sus dos trabajos previos y por lo tanto no he podido constatar su evolución, pero desde las primeras escuchas de esta nueva entrega, estos thrashers dejan claro que este álbum podría suponer un momento importante en su carrera.

Dejemos a un lado el absurdo tópico ya superado de “el tercer disco es el mejor de cualquier grupo”, un axioma que podía utilizarse también con el segundo o el cuarto trabajo, según a quién escuches. Ideas ajadas aparte, es la calidad contenida en estas nueve canciones la que me hace creer que INJECTOR vive el momento más dulce desde su creación como banda, algo que por desgracia la situación pandémica no permitirá los cartageneros mostrar tal afirmación en directo.

Ideas: eso es lo que aflora en “Haunt Of The Rawhead”, es lo que lo hace realmente especial. No es la agresión, no es la velocidad, ni la casi imposible originalidad para el Thrash Metal en 2020, es la “sencilla sencillez” de unos músicos que tienen claros conceptos de cómo hacer canciones. La riqueza de sus estructuras y su técnica, a pesar de ser temas bastante directos, habla muy bien del trabajo detrás del disco y de lo sesudos que han podido ser en este álbum pero nunca perdiendo de vista el objetivo final, que es el de entretener.

INJECTOR insufla aire fresco a la escena nacional con “Haunt Of The Rawhead”

La cautivadora portada, que parece capturar momentos de la estética cyberpunk y postapocalíptica vista en cómics sacados de la revista 2000 AD, resulta genial porque reafirma la identidad del grupo tras repetir ilustrador (EGM) en sus tres discos. La inspiración visual (y por lo visto letrística) de INJECTOR proviene de la saga de videojuegos Borderlands, y que me perdonen los entendidos en la materia pero es que hace muchos años desconecté de ese mundillo.

Para abrir boca, INJECTOR nos lanza “March To Kill”, que comienza tensando la cuerda con una guitarra repetitiva y una batería que va subiendo la intensidad hasta romper en un ritmo muy a lo “King Of The Kill” de ANNIHILATOR. El empuje propio del Thrash, dado por la sucesión de riffs a alta velocidad, se ve combinado con las melodías de guitarra, muy frescas y variadas en los punteos (totalmente diferenciados del Thrash Metal más “al uso” en ocasiones) así como las melodías vocales, logrando una mezcla perfecta.

Los detalles como los coros en tono acusatorio, que refuerzan las estrofas de “Unborn Legions” o “Dreadnought Race”, aumentan su crudeza del disco, haciendo de él una obra notable, gracias también a una producción muy limpia y profesional, no carente de energía. La aproximación melódica de INJECTOR dota de originalidad a sus canciones, así como la cierta complejidad que van añadiendo al jugar con el bajo en la entrada de “Into The Black” o la batería de “Arcane Souls”, detalles que aparecen aquí y allá y denotan la creatividad de la banda.

Las evidentes influencias no tapan la personalidad de INJECTOR

En cuanto a las influencias, hay evidentes momentos en los que aflora el sonido de bandas como MEGADETH en las fases más melódicas (sobre todo) y en algunas rítmicas o como PANTERA, que se hace evidente en algunas estructuras vocales y riffs, pero afortunadamente INJECTOR no resulta la enésima copia aburrida del combo Anselmo-Darrell.

En definitiva, INJECTOR es un grupo realmente entretenido y a tener en cuenta con esta tercera entrega, “Haunt Of The Rawhead”, al menos dentro del panorama thrasher hispánico. Esperemos que los ecos de las explosiones, disparos y ladridos de bestias infames sean capaces de resonar más allá de nuestras fronteras. Estamos ante un disco divertido y corto, fácil de escuchar y que pincharás bastante si te gusta el Thrash Metal.


Discográfica: Art Gates

Más información sobre INJECTOR en su Facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí