KRYPTOS - The Coils Of Apollyon

0

Algo bueno tiene la globalización, la posibilidad de que en cualquier confín del mundo te salga un grupo de Metal. India no es un país más, hablamos de un Estado que concentra a una sexta parte de la población del planeta, mil doscientos millones de habitantes y subiendo. Lugar amado por muchos, su peculiaridad no lo hace el sitio ideal para que la música moderna florezca y menos aún el Heavy. Sin embargo, Internet y el acorte virtual de distancias físicas insalvables que genera ha supuesto una (modesta) eclosión del movimiento. La presencia de varias formaciones de renombre internacional es un empujón fundamental y, esperemos, definitivo. Lejos quedan los tiempos en que nos llegaban noticias de unos tales MILLENIUM como exótica anécdota en la escena mundial.

Todos estos condicionantes forjaron una semilla que ha germinado, no por casualidad, en la localidad de donde salieron MILLENIUM. La sureña ciudad de Bangalore es la cuna del Metal en India. Este también es el punto de partida de KRYPTOS, otra banda pionera, en este caso en tocar por Europa y fichar por una compañía del viejo continente. Nacida allá por 1998, a nadie le debe extrañar que tardara seis años en editar su debut siendo “The Coils Of Apollyon” su tercera entrega, primera con distribución decente. Es indudable que lo tiene más difícil que la mayoría y, seguramente, no será conocida ni en su barrio allá por Bangalore. Solo por eso, por la lucha y dedicación, merecen que nos quitemos el sombrero ante el cuarteto.

Musicalmente, es otra historia y no podemos contextualizar sino describir lo que se escucha en “The Coils Of Apollyon”. Ignorando qué tipo de estilo practicaba KRYPTOS en sus dos discos iniciales, es sintomático lo que uno se encuentra. Cuando observamos procedencias atípicas, siempre se espera que la cultura autóctona se refleje en su propuesta. Sin ahondar en combos menos conocidos, ahí están los casos de MYRATH (Túnez) o los grandiosos ORPHANED LAND (Israel). Sin embargo, aquí se da el caso contrario, “The Coils Of Apollyon” es un popurrí de influencias genéricas que, mezcladas, ofrecen un conjunto heterodoxo, entretenido por su variedad, pero también difuso.

La principal cualidad de KRYPTOS es su capacidad para componer buenas melodías, fácilmente comprobable en cada surco del álbum. El problema es que, sin ser directamente un plagio, esas melodías de guitarra las hemos escuchado a lo largo de la historia del Heavy Metal en multitud de oportunidades. Baste con la inicial “The Mask Of Anubis” para intuir el influjo que IRON MAIDEN ha tenido en estos muchachos. Sin embargo, el acabado final de las composiciones difiere bastante de la mera imitación de la Doncella. En la estructura se emparejaría más con el Power americano, el Thrash melódico o, apurando, el Melodeath más Heavy, ya que son bastante contundentes. Temas como la cañera “Spellcraft”, con una batería acelerada y machacona, nos muestran otra cara de KRYPTOS. En “Spellcraft” también dejan espacio a variantes de ligera originalidad como el puente de salida después del estribillo, realmente destacable.

No obstante, conviene abordar desde un punto de vista distinto dos cortes, “Serpent Mage” y “Visions Of Dis”, lentos, pesados, con una atmósfera Doom Metal, si bien algo monótonos en su conjunto. El tercer elemento del collage que forma “The Coils Of Apollyon”, tras las melodías MAIDEN y las estructuras Thrash, es la voz. Nolan Lewis (supongo que será un nieto del colonialismo británico, por el nombre y apellido que tiene) posee un registro rasgado, heredero de Mille Petrozza de KREATOR o Ron Royce de CORONER. Lo malo es que no acaba de cuadrar en todo este puzzle, es lo más flojo de un buen álbum que tiene como cenit “Starfall”, un pequeño himno dentro del universo de KRYPTOS. Por último, tampoco conviene dejar de lado el outro, “The Isle Of Voices”, un bonito pasaje de minuto y medio que sirve de despedida.

“The Coils Of Apollyon” es un trabajo que se puede disfrutar en su conjunto porque es dinámico y bien construido. No es especialmente memorable y el tratamiento de las voces puede mejorar, pero el resultado es bueno. La mezcolanza que se ha venido resaltando es su hándicap. La pregunta sería: ¿A quién está dirigido el producto? A nadie en especial y a todos los seguidores del Metal en general. Esto suele concluir en indiferencia, si bien el factor diferencial de ser de la India puede jugar a su favor. No estaría mal para dar a conocer una escena con un potencial enorme a pesar de que casi todos los elementos sociales y culturales estén en su contra. Ojalá KRYPTOS abra el camino a sus compatriotas. Nunca se sabe de dónde puede salir la próxima joya del género.

 

Marco-Antonio Romero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí