MALENA Y BELCEBÚ muestra en "Destrucción" su potencial 40 años tarde

0
Destrucción: Disco de Malena y Belcebú
Portada de Destrucción, disco de Malena y Belcebú

MALENA Y BELCEBÚ nos regala en "Destrucción" su material inédito con casi cuarenta años de retraso

MALENA Y BELCEBÚ es un pedacito del bagaje cultural de nuestro país con su corta trayectoria (de 1981 a 1983) y ello me sugiere múltiples cosas con su álbum “Destrucción”, sobre todo de la historia de nuestra música desde el prisma hispánico. Su Heavy Metal primigenio fundamentalmente me sugiere conceptos basados curiosamente en los recuerdos para mí no existentes (aunque reales, simplemente no vividos por un servidor) de una vida cultural décadas previas a mi nacimiento.

Pero también alguna de esas ideas sugeridas por su música es que pasan los años sin cesar, y que cuando algunos no éramos ni un proyecto de bebé ya había gente avanzando y colaborando en la evolución del Rock hasta llegar al Heavy Metal tal y como lo conocemos ahora. Es un hecho maravilloso el nacer y tener toda esta cultura disponible, ya creada. Sin duda, el tenerlo ha sido un disfrute pleno, pero seguramente que el propio proceso de crearla o vivir durante su creación fue algo aún más satisfactorio, aunque también de un desgaste superior para una generación de músicos, algunos de ellos perdidos hasta ahora.

María Concepción Gutiérrez, bajo el nombre artístico de Shelly, fue la vocalista de MALENA Y BELCEBÚ, una pionera del Rock en España, probablemente la más pionera de todas las chicas. Además de esta definición tan grandilocuente pero justa, por haber sido una persona relevante caminando esos primeros pasos del Rock duro en nuestro país (pasos hasta hace muy poco no reconocidos u olvidados, rescatados por “Ellas Son Eléctricas”) es también ahora una mujer que completa un pequeño ciclo más de su pasado musical, viendo finalmente todas las canciones grabadas por MALENA Y BELCEBÚ, hasta ahora inéditas, plasmadas en un disco.

Junto a ella participaban otros cuantos músicos que también han estado, como Shelly, perdidos en el recuerdo: Vicente Lander al bajo, J. A. Abanades y J. A. Ortiz a las guitarras y el batería Alejandro Colantonio, que grabó posteriormente un álbum con ÑU y formó parte de la mítica formación argentina V-8. La providencia, o la insistencia de algunos freaks de la música, ha conseguido que más de 40 años después estas canciones que hasta ahora no habían visto la luz (excepto “Destrucción” y “Hola Hermano”) puedan ser escuchadas en esta recopilación, aunque yo prefiero considerarlo un disco como tal por tener bastante cohesión temporal y estilística en su contenido.

MALENA Y BELCEBÚ era un eslabón perdido en el Heavy Metal patrio

Musicalmente, MALENA Y BELCEBÚ se mueve entre un Heavy Metal tosco y el denominado Rock Duro español, cuando en los principios todo era un poco lo mismo. Poco me gusta usar una etiqueta tan genérica como esta del Rock Duro, pero sinceramente si hubiera que citar bandas españolas, desde luego esta encaja ahí junto a nombres como BARÓN ROJO u OBÚS. Menuda sorpresa, diréis.

Gracias a un sonido orgánico y bien canalizado, donde todos los instrumentos se pueden diferenciar correctamente, podemos disfrutar de piezas como la propia “Destrucción”, que pone título al álbum. Su letra hace pensar en la tensión nuclear de la guerra fría, y que empieza con un sonido más urbano y acaba evolucionando en los riffs y solos de la parte central al Heavy Metal más propio de bandas como ÁNGELES DEL INFIERNO o JUDAS PRIEST.

“Ella Es Siempre Feliz” ahonda en sensaciones más callejeras, de personajes cotidianos de un Madrid pasado, pero aún más intimista es el sentimiento que recorre la llamada de auxilio en “No Me Dejes Sola”, una balada que intercambia momentos absolutamente Pop con el desgarro de guitarras eléctricas presente en el estribillo. “Hola Hermano” tiene una conducta que roza el Punk Rock, donde Shelly en su vocalización deja entrever por momentos sus orígenes venezolanos. Por destacar una más entre las siete canciones, mencionaría la sencilla y dura “Escápate”, que mantiene ese tono de reivindicación y rebeldía personal de todo el álbum contra los clichés establecidos de la sociedad, más rígida moralmente en aquel entonces.

Además, acompañando este legado musical, tenemos un extensísimo libreto que cuenta la historia y anécdotas que circundaron la carrera musical de Shelly, la propia banda y otros miembros del grupo en su periplo por los 70 y primeros años 80, por lo que su compra queda totalmente recomendada. La sensación final que deja MALENA Y BELCEBÚ es que nos perdimos un muy buen grupo en aquella década, y es que no todo es la calidad, si no la perseverancia y, en muchas ocasiones, las casualidades de los dónde, cuándo y cómo de la industria musical.


Discográfica: Beat Generation - Munster Records

Reseña
Nota
8
Artículo anteriorCrítica de "Eterno Linaje", el segundo álbum de MONASTHYR
Artículo siguiente"All I Need" es el nuevo single del supergrupo ICONIC
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.
malena-y-belcebu-muestra-en-destruccion-su-potencial-40-anos-tardeMALENA Y BELCEBÚ es un eslabón perdido en el Heavy Metal español de los años 80 que desvela por fin en “Destrucción” cuál era su potencial al completo. Esta grabación nos deja con un sabor agridulce por lo buenas que son sus canciones y por todo lo que podría haber logrado conseguir con el viento a su favor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí