El manager de MOTÖRHEAD revela cómo fue el cáncer que sufrió Lemmy

0
motorhead

Todd Singerman, el manager de MOTÖRHEAD, ha arrojado nueva luz después de la muerte de Lemmy Kilmister, el líder de la formación, quien falleció el día 28 a los 70 años de edad a causa de un cáncer muy agresivo. Los médicos habían dado al rockero entre "dos y seis meses de vida" cuando le diagnosticaron cáncer terminal el pasado 26 de diciembre.

En declaraciones a Sky News, Singerman ha revelado que Lemmy acudió al hospital dos días después de la fiesta de su 70 cumpleaños en el Whisky A Go Go club de Hollywood (California, EE.UU.), el pasado 13 de diciembre porque no se encontraba bien. Aunque los doctores inicialmente dijeron que se encontraba en buenas condiciones, decidieron realizarle un escáner cerebral porque “su forma de hablar parecía un poco extraña. Queríamos ver si quizá tenía un pequeño golpe”. El escáner reveló que había tumores en el cerebro y cuello de Lemmy.

“Nadie tenía ni idea, nos enteramos el sábado, hace dos días, de que tenía cáncer, y el doctor le dijo que tenía de dos a seis meses de vida”, explica Singerman. “Murió mientras yo llamaba a Phil Campbell y Mikkey Dee, sus compañeros de banda, diciéndoles que vinieran cuanto antes para que pudieran decirle un último adiós mientras todavía se encontraba animado. Se estaba sintiendo muy mal… No esperaba morir de esa forma”.

“Lemmy va a casa desde la gira, tuvimos una gran fiesta de cumpleaños en el Whisky A Go Go. Sus amigos vinieron y tocaron. Dos días más tarde no se sentía muy bien, así que le llevamos al hospital y el escáner cerebral encuentra cáncer en su cerebro y cuello. El doctor llega con el resultado un par de días después y dice… es terminal”.

Según Singerman, el cáncer “pilló a todo el mundo por sorpresa. Era lo último que imaginábamos que podría tener. Cuando piensas sobre ello, te das cuenta de que ha estado en cada doctor y hospital del mundo y nadie lo detectó… Eso es un enorme shock”.

Singerman añade: "He estado con él casi 25 años, y eso era dos litros de Jack Daniels en un día, dos-tres paquetes de cigarrillos y sus otros pequeños favoritos, y eso era diario. Hace poco cambió, y yo todavía no lo acabo de entender, pero Lemmy pensaba que era más sano… pasó a vodka con naranja”.

“Siempre recordaré una gran cita: Lemmy de MOTÖRHEAD hace que Keith Richards de THE ROLLING STONES parezca una de las Chicas de Oro.

Este tío vivió cada día sin descanso. Era la última estrella del Rock auténtica que quedaba”, concluye el manager.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí