Max Cavalera: "Bebí desinfectante de manos antes de estar sobrio"

0
Max Cavalera
Max Cavalera

"No estoy totalmente curado; está ahí, y siempre estará ahí", asegura sobre sus adicciones

Max Cavalera (SOULFLY, CAVALERA CONSPIRACY, ex-SEPULTURA) ha hablado largo y tendido sobre su adicción al alcohol y a otras drogas y sus experiencias con el abuso de sustancias durante tantos años de carrera musical.

En un episodio del podcast Hardcore Humanism With Dr. Mike, conducido por el psicólogo Mike Friedman, el artista ha hablado de sus luchas contra el abuso de sustancias y cómo su pasión por la música le ayudó a estar sobrio.

Los cuidados de Igor Cavalera y el camino hacia el straight edge

Max Cavalera relata cómo se sobrepasaba estando de gira:

"Mi camino hacia el straight edge [estilo de vida que exige el compromiso de la abstención de beber alcohol, fumar tabaco y consumir drogas] es un poco extraño, porque yo era un salvaje total. Viniendo de Brasil, tengo algunas historias. Recuerdo una vez que tocamos en Manaos -que está en la selva tropical del Amazonas- y me metí la mejor coca que probablemente exista. Después del show, un tipo apareció con el más puro polvo blanco boliviano. Me metí un montón de eso. Estuve despierto toda la noche. Acabé yendo a la azotea del edificio y canté todo 'Beneath The Remains' [disco de SEPULTURA], tocando la guitarra al aire por mí mismo en la azotea del edificio y vi salir el sol colocadísimo de puta cocaína. Fue una experiencia increíble, tío. Tal vez la cocaína era buena. No lo sé. Pero fue una experiencia increíble. Y tuve muchas interacciones como esa a lo largo de mi vida".

El músico comenta sobre el papel de su hermano:

"Mi hermano -Igor Cavalera- era straight edge, pero nunca intentó que yo lo fuera. Es un poco triste en cierto modo, él decía: 'No puedo beber porque tenía que cuidar de él. Si los dos bebiésemos, ambos estaríamos muertos. Si los dos estuviéramos jodidos, moriríamos juntos. Así que tuve que ser un poco más responsable y no beber para poder cuidar un poco de él'. Y luego, una vez que se casó, le pasó la antorcha a mi esposa: 'Ahora te ocupas de él. Ahora es tu trabajo'. Y hubo muchos años de lucha porque era difícil de tratar, con esa mierda. Algunas historias épicas. Toda la mierda, todo es verdad. Salir de fiesta con MINISTRY y vomitar sobre Eddie Vedder, eso pasó. Es jodido y es una locura, pero sucedió.

Poco a poco, me fui haciendo mayor. Y odiaba las resacas, tío. Si hubieran inventado una medicina para las resacas, probablemente nunca dejaría de beber porque me gusta la borrachera. Pero odiaba las resacas; era jodidamente difícil lidiar con las resacas. Así que para lidiar con ellas, tomaba analgésicos durante el día. Porque eso acababa con la resaca enseguida y volvías a tener una especie de subidón".

"Estoy bebiendo desinfectante de manos. Necesito ayuda"

Según Max, "una de las últimas señales" que le hizo decidir que tenía que cambiar su vida fue un incidente especialmente "loco" de gira:

"Estábamos en una gira europea y tenía muchas ganas de beber y no había nada en el autobús para hacerlo. Acabé yendo al baño y bebiendo jabón de manos, jabón líquido de manos. Me pillaron haciendo eso. Mi mujer abrió la puerta y yo tenía toda la jarra de desinfectante de manos. Me dijo: "¿Qué coño estás haciendo?". Y yo respondí: "Estoy bebiendo desinfectante de manos. Necesito ayuda'. Fue uno de esos momentos de locura.

Poco a poco, fui pasando por las diferentes fases de dejar de beber, dejar de tomar drogas. Una de las principales fue ir a un centro. Es muy tópico, pero creo que ayuda".

Max Cavalera: "No tenía tanta fuerza de voluntad para dejar de beber"

"Todo el mundo es diferente. Algunas personas pueden hacerlo por sí mismas; tienen esa fuerza de voluntad. Yo no podía; no tenía tanta fuerza de voluntad. Así que fui a un lugar. Estuve allí entre seis y ocho meses. Fue en Florida. Y fue una experiencia miserable allí, sólo para aprender. Te inculcan esa mierda las 24 horas del día en las clases. Eché mucho de menos a mi familia. Pero por eso, por echar de menos a mi familia, por estar en este lugar, miré a mi alrededor y me di cuenta de lo que realmente me gusta más. ¿Me gusta más joderme y beber y drogarme que mi familia y la música? No, no lo creo. Me gusta mucho la música y me gusta mucho mi familia. Así que fue uno de esos momentos. Cuando salí de allí, me dije: 'Muy bien, entonces...' Tomé la decisión de cuál era mi prioridad... Tengo diferentes prioridades. Volví a mi primer amor: el Metal, la música. Es tan simple como eso".

Max Cavalera es consciente de que la adicción se mantiene al acecho. El músico recuerda:

"Un médico habló con mi mujer. Le dijo más o menos: 'Si sigue haciendo lo que está haciendo, morirá en un par de años. No hay duda'. Esas cosas te abren los ojos y te hacen ver la realidad. Empecé a poner las cosas en perspectiva. Trabajé muy duro toda mi vida. Logré salir de Brasil. Las probabilidades eran una entre mil millones en contra. Hice todo esto. ¿Y voy a tirarlo todo por la borda por las malditas drogas y el alcohol? No, hombre. No quiero hacer eso. Pero es difícil.

Probablemente soy un adicto por naturaleza, así que probablemente esté latente, probablemente esté durmiendo. No estoy totalmente curado. Está ahí, y siempre estará ahí".

"Totem" es el nuevo disco de su banda SOULFLY. Nuclear Blast lo editará el 5 de agosto de 2022. Más información sobre el grupo en su página de Facebook.

Artículo anterior1914 lanza "[email protected] Meadow 2015"
Artículo siguienteLÁNDEVIR estrena con Jeff Scott Soto "Never Stop Dreaming"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí