MERCENARY - Through Our Darkest Days

0

Definitivamente, algo le falta a esta encarnación de MERCENARY en "Through Our Darkest Days" y es de nuevo, entre otras cosas, la voz del magnífico Mikkel Sandager. Eso ya se percibía en "Metamorphosis", un disco que pese a que podría considerarse de transición, tenía buenas canciones que hacían grande el resultado final. MERCENARY resurgía con ese álbum tras el abandono de Mikkel -reemplazado por el que ya era bajista por aquel entonces, René Pedersen-, del teclista Morten Sandager (hermano de Mikkel) y del batería Mike Park Nielsen.

René, pese a su más que digno papel, no es Mikkel y eso se nota. Pero con la nueva formación ya asentada en "Through Our Darkest Days", si miramos al pasado además de echar de menos la mágica voz de Mikkel, ideal para las canciones más emotivas del grupo danés, también la determinante influencia compositiva del bajista Henrik Kral Andersen se recuerda con nostalgia. Es cierto que Henrik lleva mucho tiempo fuera (desde “11 Dreams”, nada menos), y si nos atenemos a su evolución desde entonces, MERCENARY ha modificado su forma de crear canciones. Una última comparación entre tiempos pasados y presentes también hace casi impensable escuchar a René cantando temas como "Seize The Night" o "Isolation", al mismo tiempo que da la impresión de que Mikkel no estaría en su ambiente con los cortes actuales de "Through Our Darkest Days" y esto, en definitiva, hace que de alguna manera nos encontremos ante dos bandas distintas.

No obstante, y para deleite de los fans de los actuales MERCENARY, el grupo vuelve a sacarse de la manga buenas canciones, faltaría más. Si bien el resultado final no es del todo satisfactorio -o no tanto, según mi parecer, como en “Metamorphosis”-, hay que destacar de forma positiva algunos de los temas. Por ejemplo "A New Dawn" y su pegadizo estribillo y algunas de las guitarras marca de la casa de MERCENARY, a cargo de Martin y Jakob. La combinación de puente, estribillo y guitarras del tema que da nombre al disco es de lo mejor del mismo y tiene esa esencia que transmitía la banda hace unos años. También brilla por encima del resto "Dreamstate Machine", un corte agresivo -espectacular la apocalíptica parte que precede al final- pero también con su punto de emotividad, y que junto al anterior forman una gran pareja musical. En este grupo de cortes reseñables también está "Generation Hate", un corte de comienzo oscuro y rabioso, de lo más extremo del álbum, que luego incorpora elementos de Groove Metal y un estribillo inspirado, hasta que vuelve de nuevo a los ambientes tenebrosos del inicio y al uso de guturales. "Forever The Unknown" contiene muchos cambios que hacen interesante su escucha así como líneas vocales efectivas. "Holding To Serenity", es una grata despedida.

En el grupo de los temas menos llamativos estarían "Welcome To Sickness", con mucha influencia de SCAR SYMMETRY, que no es nada motivador; "A Moment Of Clarity", excesivamente moderno y no muy inspirado, del que podemos salvar sus instantes finales; "Beyond This Night", que no va a ninguna parte repitiendo esquemas, pareciendo que MERCENARY llevase el piloto automático puesto a la hora de componerlo; y también meto en el mismo saco "Starving Eyes"...

A la banda le falta inspiración y a su vez composiciones inspiradoras en "Through Our Darkest Days", pese a no ser para nada un mal disco. Quizá el problema lo tenga el redactor de esta crítica, algo desencantado con el devenir actual de MERCENARY, y que todavía no sabe por qué le ha dado por rebuscar en los recuerdos de la su hechizante música de hace unos años y esas canciones que, de la misma forma que se desataban en arrebatadores tornados de furia, tenían tal pasión que tocaban el corazón del oyente.

Enrique Herrero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí