REDIMONI - Standing Before The End Of Time

0

Hubo un tiempo en el cual en España el Thrash era algo “raro”, “ajeno”. Salvo un par de excepciones por todos conocidas (FUCK OFF y LEGION), en España el género de los ochenta por excelencia pasó desapercibido. Sin embargo, esta situación cambió en el último lustro: una serie de bandas jóvenes, con influencias variadas pero siempre basadas en las raíces clásicas del género, empezó a extenderse y fructificar. Como parte de esta serie, en su cara más agresiva y directa, siguiendo la estela de OMISSION, pero en este caso desde Cataluña, nos encontramos con REDIMONI, una máquina en directo y en disco que sin grandes pretensiones te lo hace pasar como un enano delante del reproductor.

Después de un MCD y un CD bajo los auspicios de Witches Brew (“The Onset Of Chaos” e “Into The Coiling Arms Of Mayhem” respectivamente) y tomándoselo con calma para dar continuidad a su discografía, REDIMONI da a luz ahora con Xtreem Music de la mano a “Standing Before The End Of Time”, su disco más completo hasta la fecha. Y esto es por beneficio en el apartado producción y redondeo compositivo, y mantenimiento inalterable de sus bases e influencias, siendo la alternativa Speed de las muchas bandas Thrash patrias que podemos encontrar actualmente, fijándose tanto en el otro lado del charco como sobre todo en tierras germanas y redundando más en la agresividad que en el virtuosismo, lo que hace que sus oyentes se queden exhaustos.

Como pasa con los japoneses FASTKILL, el grupo catalán tiene un punto de personalidad importante, pero también un revulsivo para detractores: las voces de Fiendish Warrior 666 (Cesc), que aunque abandonó la banda en 2011, ha grabado voz y guitarras también en “Standing Before The End Of Time,” y de Thy Mighty Apocalyptic Hermit Foreteller of Doom (Carles). Sus tonalidades chillonas hasta el límite de aguante del vidrio, llevando al extremo las enseñanzas de KREATOR, SODOM, DESTRUCTION o NECRONOMICON y cierto toque Black a lo ABSU, pueden resultar un duro escollo para muchos, pero al mismo tiempo es seña de identidad del grupo, dando juego esta dinámica de dos voces que es de lo mejor de REDIMONI.

Por lo demás, REDIMONI es puro Speed - Thrash Metal, llevando la velocidad al límite en muchos temas y convirtiendo sus trabajos en auténticas masacres de riffs y ritmos desesperados. No obstante, se nota que “Standing Before The End Of Time” es un disco más completo y trabajado. Aunque los cortes siguen teniendo una duración reducida y centrada en la agresividad antes que en el virtuosismo, la velocidad desmedida no es el hilo conductor de todas las composiciones, habiendo un mayor espacio para el cabeceo y el riff más rítmico y adictivo a lo EXODUS, FORBIDDEN o DARK ANGEL. Es el caso “Journey To The Netherworld”, “Pragmatic Sorcery” o “Dragged To The Bottom Of The Depths”, temas donde la parte solista de las guitarras tiene más protagonismo y el ritmo es más groovie.

El resultado es un disco variado, más pegadizo y accesible, menos exagerado y más completo. Además el sonido ha mejorado bastante: está mejor ecualizado, con menos disonancia fruto de la voz, más amplitud en la guitarra y la rítmica y sobre todo un sonido de batería ochentero pero envolvente, no tan latoso como en el pasado. Sale beneficiado hasta el bajista The Bestial SwordMaster Commander of Evil Battalions (Ricard), cuya presencia es siempre permanente y no como mero seguidor una octava por debajo de las guitarras. Añadiendo a lo dicho, la dosis necesaria de velocidad desmesurada, sin el cual el toque Speed carecería de sentido, obtenemos un paso más en la evolución de REDIMONI y un espaldarazo necesario a su status nacional e internacional.

No descubren la pólvora (ni ellos, ni otros muchos), pero no son una mera banda tributo. Como debería suceder con todos los grupos, REDIMONI ha sabido avanzar y perfeccionar sus principios, ganar tablas y adquirir personalidad, sin perder sus señas de identidad iniciales, por muy miméticas a otros que pudieran ser. “Standign Before The End Of Time” es por tanto el mejor exponente actual de REDIMONI. La pena es que su juego de voces se pierda a partir de ahora con la marcha de Cesc. Esperemos que sepan reinventarse y no perder su energía y rabia innatas.

 

Raúl Ureña

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí