SECRET SPHERE - Portrait Of A Dying Heart

0

SECRET SPHERE es ya un nombre referencial dentro del Power Metal surgido durante la gran avalancha de grupos del estilo que inundó nuestros reproductores a finales de los noventa. Con este nuevo trabajo, “Portrait Of A Dying Heart”, que constituye el séptimo de su carrera, los italianos demuestran poseer altas dosis de ambición y ganas de seguir en la brecha.

Por un lado, la inclusión en sus filas de una voz reconocida y reconocible dentro del Metal italiano de los últimos tiempos, que puede hacerlos despegar de una vez o, como mínimo, que una mayor cantidad de gente se acerque a la escucha de este disco por contar con él a las voces. Estamos hablando, como no podía ser de otra manera, del gran Michelle Luppi, un ilustre de la escena italiana que, en un espacio de tiempo bastante breve, ha conseguido hacerse con un puesto de honor en el corazoncito de los seguidores de las bandas en las que ha plasmado su personal voz. Tal es el caso de los VISION DIVINE de Olaf Thörsen, de KILLING TOUCH o de la frustrada experiencia con los finlandeses THAUROROD, con quienes no llegó a registrar ningún disco pero sí mostró todo su poderío en los directos de la banda.

La otra muestra de irrefrenable arrojo temerario la encontramos en lo puramente intrínseco al álbum, ya que han decidido iniciarlo mediante una canción instrumental de más de seis minutos. El corte, que lleva el título del álbum, “Portrait Of A Dying Heart”, es un buen tema de cariz progresivo en el que adelantan los derroteros en los que profundizarán el resto de composiciones pero, personalmente, creo que se han excedido con la duración del mismo, pues más de seis minutos de tema instrumental como apertura es un tanto arriesgado. A pesar de no ser un corte nada desdeñable (está lleno de buenas melodías y un trabajo musical realmente admirable), no creo que sea la mejor elección para ocupar este lugar. En una posición más tardía hubiera sido mucho más interesante, pero bueno, hecho está.

En lo referente al tema lírico, es importante apuntar que se trata de un trabajo conceptual basado en la novela ‘She Complies With The Night’, que la propia banda encargó a la escritora Constanza Colombo y que se venderá conjuntamente con el disco. Recuerdo una experiencia similar a esta cuando los lusos MOONSPELL editaron “The Antidote”, disco basado en la novela del mismo título del escritor portugués José Luís Peixoto, que se vendió conjuntamente con el álbum en una edición especial, mientras que todos los discos en edición sencilla la incluyen en versión electrónica. Tengo un recuerdo grato de ese plástico porque fue un momento de reconciliación con la banda tras la terrible decepción que supuso “The Butterfly Effect”, su disco de 1999. Aunque previamente, mi aprecio por ellos ya había mejorado algo con la publicación de “Darkness And Hope”. Pero bueno, la cosa es que SECRET SPHERE se han embarcado en un proyecto parecido y que el resultado obtenido es altamente positivo.

Tras el tema instrumental comentado al principio, nos encontramos con “X”, corte que nos despejará las dudas que podamos tener acerca de cómo quedará la voz del señor Luppi en la música de SECRET SPHERE después de tantos años habituados a la de Roberto Messina, que permanecía en la banda desde 1997, momento de su fundación. Tenemos que admitir que no era un cantante del nivel de Michelle Luppi, pero sí que deja en la banda un legado excelente y lo más lógico es pensar que volverá al redil tarde o temprano, más aún teniendo en cuenta que Luppi está demostrando ser un culo inquieto. “X” es un tema que da comienzo con una fantástica melodía de guitarra y en el que alternan partes a medio tiempo con otras más rápidas y poderosas, remarcadas por un enérgico doble bombo, creando una canción pegadiza, de magnífico estribillo. Demuestra lo tremendamente bien que se ha acoplado Luppi a la banda y las buenas producciones que pueden llevar a cabo trabajando conjuntamente. Hay que reconocer que una voz de este calibre, bien dirigida, es un clarísimo paso adelante en una banda como SECRET SPHERE. De hecho, conozco a más de uno y más de dos que reconocían sus virtudes musicales pero no les gustaba su cantante, lo que les llevaba a discriminarlos directamente y no ver en ellos nada más que a la típica banda italiana de Power Metal de segunda fila. Estoy seguro de que eso va a cambiar a partir de este mismo momento.

“Wish & Steadiness” se inicia con unas oscuras notas de piano y  una breve parte orquestal, que dan paso a un tema de guitarras muy trabajadas y potente base rítmica (una constante a lo largo de todo el trabajo) sobre las que sobrevuela una gran línea vocal, muy emotiva y bien construida. Luppi es un cantante que despierta un alto grado de empatía con el oyente, algo que probablemente le viene dado por lo cautivador y especial de su timbre. Constituye uno de los trabajos más puramente Power Metal de todo el plástico y una gran combinación de potencia y melodía.

Para “Union”, nos internamos en un mundo de preciosas armonías a través de unos primeros pasos acústicos que rompen en tormenta eléctrica en pocos segundos. Exploran su faceta más melódica y atmosférica, facturando una de las mejores composiciones de todo el trabajo. El tema posee un aura mística y fascinante, cercana a lo gótico en algunos compases, que invita a escucharlo una vez tras otra. La voz, como no, tiene un papel estelar y viene a poner el broche de oro a un tema que ya instrumentalmente es verdaderamente atractivo.

Un riff sorprendente y estilísticamente cercano al grandioso Michael Romeo y sus SYMPHONY X nos sorprende en la apertura de “The Fall”. Es un corte intenso y de naturaleza más oscura, que viene a engrosar el tipo de composiciones más evolucionadas de la banda, aquellas en las que más se aleja de los parámetros del Power Metal italiano. Pues es esta una etiqueta bajo la que los italianos nunca se han sentido totalmente cómodos, ya que artísticamente se les queda pequeña, nunca han dejado de evolucionar y buscar nuevos caminos dentro de su música. No ha sido un progreso excesivamente rápido, pero sí continuo y bien definido. De hecho, el estilo de este nuevo disco no varía mucho de lo que venían haciendo en anteriores obras y encontramos elementos que ya hemos escuchado en experiencias lejanas en el tiempo como “Scent Of Human Desire” o “Heart & Anger”, por poner dos ejemplos que no sean las últimas obras. Este es uno de los temas que Luppi afronta de manera más agresiva, adaptándose a las exigencias de una composición tan intensa como esta.

Si los sintetizadores durasen algo más al comienzo de “Healing”, me habría dado tiempo a transportarme a los tiempos del “No Limits” de LABYRINTH, aunque sí que me lo han traído a la mente. Y es que siendo italianos, casi que es inevitable algún recuerdo por aquí o algún sonido por allá que haga referencia y recuerde a una de las bandas iniciadoras de todo este movimiento en el país de la bota. Es un tema de aura más alegre que el anterior, que transcurre por distintos ambientes con una continua presencia de los sintetizadores, aunque no en ese primer plano del principio y en el que se vuelve a lograr ese equilibrio entre potencia y melodía. Aldo Lonobile realiza un trabajo digno de mención, coronando el tema con un intenso solo acorde a los parámetros técnicos y progresivos desarrollados a lo largo del álbum.

“Lie To Me” es mi canción preferida de todo el trabajo. El señor Luppi te deja absorto con la capacidad envolvente de su voz y convierte una buena composición en una verdadera maravilla, demostrando una suavidad y una sutileza para cada palabra y línea digna de toda mi admiración. En temas como este es donde un gran cantante marca la diferencia respecto a un cantante bueno sin más. El estribillo es una auténtica demostración de maestría, de saber hacer fácil lo difícil y atrapar el oyente con un par de líneas. El tema en sí es un medio tiempo, que comienza con un dulce piano al que se le unen el resto de instrumentos. Aprovecho este momento para hacer referencia también a Gabriele Ciaccia, teclista de la banda desde el 2009 y que hace una labor espectacular, no limitándose a un simple acompañamiento sin más, sino dejando una impronta verdaderamente creativa y personal en todas las composiciones.

Con altas dosis de potencia y un riff inicial que es una mezcla entre los IN FLAMES más clásicos y los alemanes RAGE, “Secrets Fears”, es uno otro de los temas rápidos del álbum, sin dejar de lado en ningún momento las trabajadas melodías que nos van regalando a lo largo de toda la obra.  Se despachan con otro formidable estribillo sustentado sobre un rápido doble bombo y la pegadiza y delicada melodía vocal del señor Luppi. Posee un intermedio sinfónico y progresivo que contribuye a dinamizar el tema y en el que podemos encontrar cierto aire a KAMELOT y un solo en el que parece que Aldo Lonobile es poseído por el mismísimo Víctor Smolki.

El penúltimo corte del plástico es “The Rising Of Love”. Un tema lento y cargado de intencionalidad emotiva pero que no termina de cuajar en su cometido final. A pesar de su intensidad, sus buenos arreglos y el gran despliegue vocal, no me acaba de conquistar, constituyendo una partitura correcta pero a la que falta algo y que se ve lastrada por “Eternity”, broche final del álbum y que, siguiendo la estela de la anterior, sí posee esa atmósfera cautivadora que debe tener toda balada o tema lento para llevar al oyente a su terreno. Ahora sí consiguen empatizar con nosotros, regalándonos un final sosegado y lleno de paz a un viaje que transcurre rebosante de pasión por los estados de ánimo más dispares. Luppi deja patente su gusto y entusiasmo por este tipo de cortes más cercanos en cuanto a interpretación al AOR pero de esa forma tan intensa y técnica a la vez que el cantante italiano es capaz de realizar. De esta manera, el disco se despide a lo grande y deja al oyente saboreando el deleitoso placer que constituye la escucha de un trabajo tan completo como este “Portrait Of A Dying Heart”.

Esperemos que ahora sí, que suponga una verdadera oportunidad para que la banda llegue a un mayor número de oyentes y tengan todo el reconocimiento que merecen. Por su parte, el trabajo ya está hecho y, además, de la mejor manera posible, creando uno de los mejores discos de toda su carrera. Es el momento, ahora o nunca.

 

Pedro J. Cuadrado

Artículo anteriorPARADOX - Tales Of The Weird
Artículo siguienteENFORCER lanza “Death By Fire” en febrero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí