"Modern Primitive": Septicflesh raya su propio listón con su nueva obra

0
Modern Primitive vinilo
Portada de la edición vinilo de Modern Primitive

"Modern Primitive", un (casi) sublime disco de la banda griega de Death Metal Sinfónico

No sé si estoy pecando de pragmático, pero estas son mis cuentas con “Modern Primitive”, el undécimo disco de estudio de SEPTICFLESH, que desde 1990 solo ha parado un puñado de años (entre 2003 y 2007). Primero, ha pasado un lustro desde su predecesor, “Codex Omega”. Segundo, el metraje es algo tacaño: menos de 39 minutos. Y tercero, lo mejor de este trabajo está a la altura de lo mejor de su creador, una absoluta leyenda del Death Metal Sinfónico y atmosférico. Pero no todo el material (nueve canciones) del disco está a ese nivel. Así que, al peso, el bocado de SEPTICFLESH con el que he disfrutado de verdad es exquisito… pero algo escaso.

Realmente, y básicamente en la segunda mitad del disco, hay dos o tres composiciones sin las que podría vivir perfectamente, que no estorban y no están nada mal (hablamos del estándar SEPTICFLESH, demonios), pero que tampoco maravillan. Es como si el grupo pusiera en ese tramo el piloto automático. No emociona. Y su música alcanza su verdadera dimensión precisamente cuando emociona. Cuando a la grandiosidad orquestal, a la épica grandilocuente y al crujido de los abismos se suma la pasión, la calidad: la emoción. Hay cinco de las nueve canciones de este trabajo que sí resultan sobresalientes, abrumadoras, sobrecogedoras. En esos trances de este juego, nadie como SEPTICFLESH. Pero en un disco corto, necesitaría alguna más para subir a un notable más cercano al sobresaliente. Porque, aclaro también, en la nota final va implícito lo alto que está el listón con este grupo. No es del todo objetiva, sino que proyecta donde está “Modern Primitive” con respecto a lo mejor de una discografía ya amplísima y con momentos arrebatadores, geniales.

La chispa de la esencia SEPTICFLESH sigue viva

Dicho todo esto, este nuevo disco, el primero de SEPTICFLESH en la escudería Nuclear Blast, es impecable, con momentos soberbios, de un nivel medio que muchos ni soñarían alcanzar en sus puntos álgidos. Es SEPTICFLESH, son palabras mayores.

Desde luego, con la fórmula que ya admite pocas variaciones desde ese regreso en 2008 con el extraordinario “Communion”. Restos del Death Metal que antaño fue en un sonido poderoso, profundamente sinfónico, de intención orquestal. Una producción brillante de un experto como Jens Bogren (ARCH ENEMY, DIMMU BORGIR, KATATONIA…), capas y capas de un efectismo impactante pero nunca gratuito. Ese tono mediterráneo, cálido, que siempre ha caracterizado al Metal Extremo hecho en Grecia. Historias que siguen combinando mitología, ocultismo y, esta vez, los terrores de un mundo moderno dominado por la tecnología y en plena crisis postpandemia.

Arreglos bombásticos, bases de ritmo aplastantes, instrumentos tradicionales y colaboración de la Orquesta Filarmónica de Praga y coros tanto de adultos como de niños. Y, por supuesto, el juego de voces marca de la casa entre el regio gruñido de Spiros Antoniou y los registros limpios (y algo nasales) de Sotiris Vayenas.

Es decir: esto es SEPTICFLEH abrazado a su fórmula, sin inventos ni riesgos. Haciendo lo que mejor sabe hacer y, en ese sentido, (casi) a plena potencia. El que haya disfrutado muchísimo (y supongo que habrá voluntarios de sobra que levantarán la mano) con los últimos discos del grupo, tienen una cuota de satisfacción garantizada altísima. Habrá quienes acaben plenamente convencidos, entregados. Estoy seguro de ello. Otros se quedarán a un par de pasos de estarlo, aunque en todo caso con buen sabor de boca, como es mi caso. Muy bueno. Pero no creo que nadie se vaya a sentir decepcionado con otro disco que rezuma clase, distinción y personalidad.

El disco apunta a clásico, a obra maestra, en un arranque que coge un ritmo espectacular (y que luego no mantiene) en el tramo que enlaza “Hierophant”, “Self-Eater”, "Neuromancer" y “Coming Storm”. En ese techo, hay pocas experiencias como SEPTICFLESH, que se convierte así en un grupo intocable.

Estructuras cinemáticas, de banda sonora; atmósferas sobrecogedoras, crescendos en carne viva, líneas vocales fabulosas… En sus texturas más oscuras, más íntimas sin perder la vocación orquestal, aparecen las grandes joyas de este coloso ateniense. Las dos primeras citadas forman una historia conjunta, la de un sumo sacerdote que pierde la fe por no escuchar la voz de su dios y se abandona a rituales primitivos y olvidados. Más básica “Hierophant”, magnética, y más retorcida “Self-Eater”, absolutamente rotunda. Lo mejor del disco junto a “Neuromancer”, con sus riffs a lo MORBID ANGEL y una combinación perfecta de brutalidad y belleza. Después, “Coming Storm” muestra al grupo en su versión más sinfónica, barroca, con momentos que se acercan a los THERION clásicos.

En el resto no hay apenas relleno (si acaso “Psychohistory”) pero el nivel ya no es sublime salvo en chispazos menos sostenidos de las, en todo caso, muy atractivas “A Desert Throne” y “A Dreadful Muse”, que cierra con una enorme categoría un disco que no quedará entre mis favoritos de SEPTICFLESH pero que, insisto, es mejor de lo que podría soñar la mayoría de la competencia directa de un grupo con un bien ganado estatus de leyenda del underground europeo. Los mejores momentos de “Modern Primitive” dejan muy claras las razones.

Canciones de "Modern Primitive"

1. The Collector
2. Hierophant
3. Self-Eater
4. Neuromancer
5. Coming Storm
6. A Desert Throne
7. Modern Primitives
8. Psychohistory
9. A Dreadful Muse
10. Salvation
11. The 14th Part
12. Coming Storm (Orchestral Version)

SEPTICFLESH acompañará a HYPOCRISY en su próxima gira.

Modern Primitive: Disco de Septicflesh
Portada de la edición CD de Modern Primitive

Más información sobre SEPTICFLESH y "Modern Primitive" en su página de Facebook.

Reseña
Nota
7.5
Artículo anteriorSun City Fest de Écija confirma a BRAINSTORM y ONSLAUGHT
Artículo siguienteGRAVE DIGGER: Vídeo de "Hell Is My Purgatory"
De la vieja guardia a base de cumplir años, y ya van suficientes como para que cumplirlos sea una putada. Me gano la vida escribiendo y llevo más de un cuarto de siglo escuchando Metal. La gran constante de una vida que me paso intentando cumplir aquello de que hay que ser de los buenos porque ya hay demasiados de los malos en el mundo.
septicflesh-modern-primitive-critica-disco“Modern Primitive” es un muy buen disco, pero creo que no es uno de los mejores de la trayectoria de SEPTICFLESH por lo altísimo que tiene el listón este emblema del Metal Sinfónico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí