SUMMONING - Old Mornings Dawn

0

De oscuras cenizas renace de nuevo la magia. Como un rumor aletargado que se agita en el Este. Y no hablamos de Mordor, sino de Austria, lugar del que nos llega el nuevo disco de SUMMONING el cual, bajo el título de “Old Mornings Dawn”, trae consigo el fuego y la llama, así como la fantasía y la imaginación de la música épica- atmosférica que tanto caracteriza a esta peculiar formación.

Un dúo formado por Silenius y Protector, tándem harto singular, que llevan regalándonos los oídos desde hace casi dos décadas con su particular visión de la obra de J.R.R. Tolkien (aunque también tienen sus guiños a Moorcock) aderezada con sutiles toques de Ambient y Atmospheric Black Metal. Todo ello ejecutado con su, ya característico, sonido programado y que ahora regresan siete años después para deleite de sus fans más acérrimos, algunos de los cuales los han llegado a encumbrar dentro de algunos círculos como una especie de “grupo de culto”.

Sea cual fuere su denominación, la música de SUMMONING atrapa desde el primer momento, como un hechizo que se deshace lentamente penetrando en las profundidades de quien lo escucha, de quien cae en su red. Una red que no nos lanzaban desde 2006 con aquel “Oatubond” pero que han vuelto han tejer con una calidad muy alta y detallista. Así lo demuestran cortes como el que abre el álbum, “Evernight”, basado en un extracto del Poema de Firiel, o Firiel´s Song, escrito en Quenya (una especie de lenguaje alto élfico creado por Tolkien allá por principios del siglo XX) narrado con el susurro de una voz femenina absolutamente cautivadora.

Pero seductoras son también el resto de canciones de este “Old Mornings Dawn”, siete largas piezas más, que rondan los ocho y hasta nueve minutos. Es el caso deFlammifer” un tema épico y de gran inspiración medieval, en el que la percusión posee gran protagonismo desde el principio, con una base de melodía instrumental que se repite a lo largo de toda la canción con las ya habituales voces agónicas. Le sigue a la zaga la homónima “Old Mornings Dawn” algo más solemne, casi como una melodía triunfal y orgullosa dirigida a héroes lejanos, con majestuosos coros que hacen de este tema uno de los más destacables del álbum.

Casi se podría decir sin ninguna duda que el camino marcado en este séptimo disco por SUMMONING sigue el trayecto allanado por sus anteriores letanías, dando mucha prioridad al sonido de teclado y obviando en ocasiones las guitarras, que a veces parecen notas nubladas bajo un manto de niebla sucia. En temas como “The White Tower” sí vemos con claridad los riffs arrancando con fuerza en la canción, la cual se basa algo más que el resto en las seis cuerdas. Un corte algo aburrido pero que es seguido por otro de los más sobresalientes del álbum, “Caradhras”, una canción de influencias celtas en la que el violín nos asalta como un soplo de aire helado en lo alto de las montañas. Una experiencia que precisamente se describe en la letra, dentro de un tema en el que los coros de voces masculinas le otorgan un toque grave, digno e imponente.

Pero la aventura continúa y los secretos de los bosques, la magia de la naturaleza y el sonido fantástico no nos abandona en la misteriosa y oscura “Of Pale White Morns And Darkened Eves” uno de los cortes más siniestros y con mayor reminiscencia a una especie de Metal oscuro en el que se llega a escuchar tímidamente el gótico sonido del clavicordio bajo lúgubres aullidos. Un tema que, personalmente, considero de los más especiales de este “Old Mornings Dawn”, el cual apaga sus últimas ascuas ahogado en la fantasía que le vio nacer, pues la épica regresa en “The Wandering Fire” con el peculiar estilo de sintetizadores de Protector y Silenius. Marca de la casa que se despide con “Earthshine”, un corte con el piano como gran protagonista, lento y acompasado en el que los sueños y la gloria pasada brillan como bien indica su título y temática, así como en las voces de los coros que retumban como ecos de esplendor enano en una antigua mina. Una canción en la que definitivamente vemos lo que veníamos intuyendo desde el principio. Y es que parece que la vileza de los seres más corruptos dentro de la mitología Tolkien haya abandonado -o al menos ligeramente- a SUMMONING en este casi optimista disco en el que la luz brilla algo más que la oscuridad. Quizá sea solo una ilusión, una fantasía, ¿pero acaso “Old Mornings Dawn” no trata de eso?

“Los caminos siguen avanzando bajo las nubes y las estrellas, pero los pies que han echado a andar regresan por fin al hogar lejano. Los ojos que fuegos y espadas han visto y horrores en salones de piedra, miran por fin las praderas verdes, colinas y árboles conocidos.”

 

Jessica Tornos - Ybes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí