THE CIRCLE ENDS HERE - The Division Ahead

0

Parece que la estela de bandas incluidas en la etiqueta de Post Rock o Post Metal (según haya mayor predominio de energía o psicodelia setentera) es cada vez más amplia y rellenan un género que sigue creciendo dentro de que sus patrones no varían. Así, uno encontrará muchas veces mencionada la tríada ISIS, CULT OF LUNA y NEUROSIS, como padres de un sonido que partiendo del Hardcore de toque atmosférico (a lo FUGAZI o SNAPCASE), supo acoger ambientes, energía y opresión como formas de expresión y características fundamentales.

Algunos alumnos aventajados supieron llevar este sonido hacia otros terrenos, ya fuera Death (BURST), música ambiental (THE OCEAN) o progresividad (MASTODON), y otros muchos permanecerán en el anonimato, aunque con creatividad suficiente como para entretener si comulgas con los elementos definidores del sonido. En este grupo nos encontramos con los italianos THE CIRCLE ENDS HERE. Dejando temas geométricos a un lado, lo cierto es que el nombre del grupo puede tomarse como un buen reflejo de lo que es su música: nos adentramos en unas sonoridades envolventes y circulares, cuyo inicio y fin se difuminan y acaban por sonar a sinfonía opresiva y claustrofóbica.

Estas sensaciones son básicas en grupos como THE CIRCLE ENDS HERE: una sabia mezcla entre musicalidad, melodía, rabia y energía, todo ello con cierta dosis entreveradas de virtuosismo y técnica musical, aunque no es el objetivo primordial del género. La tríada inicial de cortes, “Remiss”, que va desarrollándose poco a poco en círculos concéntricos, “Rift”, que estalla una y otra vez y “Porcelain”, momento culminante en el que la parte melódica y ambiental se une en perfecta simbiosis con la agresividad, es un buen ejemplo de todos los elementos del combo italiano.

 

Con un mayor éxito en las partes agresivas, gracias a la voz de Johnny Dale Lonack, que recuerda  a los primerísimos tiempos de CULT OF LUNA, pero también un buen equilibrio con las partes ambientales, THE CIRCLE ENDS HERE transita con bastante solvencia por terrenos ya muy transitados y sin aportar ningún dato realmente nuevo, pero demostrando buen bagaje. En el otro lado, la parte central del trabajo, la más densa, abriendo con la casi acústica “Frail”, que pasa de la belleza a lo desgarrado en un momento, y su continuación “Transcend” y “Nescience”, sirven para inquietar aún más al oyente, gracias al mayor predominio de la atmósfera y de la intensidad contenida, contrastando con la mayor efusividad inicial.

Eso sí me reservo para el final (y ellos también) el que quizás sea el momento más hiriente y excelso de todo el disco, “Monument”, comenzando de manera densa y desgarrada y acabando después de casi doce minutos de forma crimsoniana e hipnótica, dejando nuevamente abierto ese círculo que si hacemos caso de los italianos comienza y acaba en su música. Después de este viaje, uno puede concluir que THE CIRCLE ENDS HERE no destacará a nivel personal, más allá de las citadas cuerdas vocales de Lonack, y contarán con un sonido decente, pero no excesivamente detallista, y sin embargo saben mantener al oyente alerta y desarrollar bien sus cualidades.

En resumen, “The Division Ahead” es reflejo de sus pretensiones: un disco debut aferrado a un estilo y a unas influencias, pero con suficiente calidad intrínseca como para servir de viaje sonoro tortuoso y grandilocuente al mismo tiempo. THE CIRCLE ENDS HERE no pasará a la historia, pero parte de un buen lugar para forjarse un futuro más extenso.

 

Raúl Ureña

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here