"Thorns" de Tony Martin, un disco variado aunque irregular

0
Portada del disco de Tony Martin Thorns
Portada del disco de Tony Martin Thorns

“Thorns” marca el retorno del cantante a su carrera en solitario tras años de trabajo mercenario

Si se hiciera un ranking de los vocalistas más maltratados en la historia del Heavy Metal posiblemente el número uno lo ocuparía Tony Martin, legendario cantante británico que entre 1987 y 1995 prestó un excelente servicio a los aún más legendarios BLACK SABBATH. Su ajetreada trayectoria en la banda, asaltada por los fantasmas de sus antecesores en el micrófono de los de Birmingham, le empujó a forjarse un talante resiliente y luchador que le ha servido para poder labrarse una trayectoria en solitario lejos de la sombra sabbathica. Tras más de quince años de silencio vuelve a la palestra con “Thorns” bajo el brazo, su nuevo trabajo desde aquel lejano y muy disfrutable “Scream” del que ahora parece querer alejarse. Os lo cuento.

Acompañado por una banda muy competente, Tony Martin ofrece un repertorio variado y algo irregular en cuanto a calidad y originalidad

Tras años de pelea, múltiples vicisitudes con los sellos discográficos y después de haber sido mercenario en decenas de proyectos (sobre todo con Dario Mollo, Giuntini y Magnus Karlsson) ya tocaba que el bueno de Martin volviera a ofrecernos algo de su propia cosecha y, acompañado de una banda más que competente, nos planta sobre la mesa un disco variado, extenso y en apariencia fruto de una larga gestación compositiva.

El arranque con “As the World Burns” nos sorprende por su agresividad y su contundencia. La batería de Danny Needham tiene un gran protagonismo tras la épica intro gracias a su poderosa pegada y a los dobles bombos desbocados que empujan la canción por derroteros del Heavy Metal más actual. Los riffs de Scott McClellan y Joe Harford (sobrino del propio Tony) suenan oscuros y afilados mientras que la voz de Martin alcanza cotas no imaginadas en un cantante de su edad.

Black Widow Angel” continúa por la senda del Metal más contemporáneo gracias al ataque agresivo de las guitarras de Harford y McClellan, mientras que las melodías vocales de Martin recuerdan a las que ya ofreció en “Forbidden”, aquel disco maldito de SABBATH que pronto será remasterizado y reeditado para alegría de los fans de la banda. El solo de bajo de Magns Rosén, viejo amigo de Martin, parece metido con calzador y no aporta gran cosa a una canción que pasa un poco sin pena ni gloria.

“Book Of Shadows”, podría haber entrado perfectamente en alguno de los discos que grabó con BLACK SABBATH en los 90. Es el clásico medio tiempo épico con arreglos maravillosos que tanto se prodigaba en las composiciones que firmó a medias con Iommi en discos como “Tyr” o “Cross Purposes”. El solo de teclado de Bruno Sa y el recitado final de Laura Harford (hija de Tony) aportan un toque exótico a una canción que es de lo más notable del disco.

Gran estado de forma de Martin

“Crying Wolf” arranca acústica y nos vuelve a mostrar la voz de Martin en un excelente estado de forma a pesar de los años así como su habilidad para saltar de un género a otro sin que el conjunto se vea desequilibrado. En esta ocasión deja de lado las tesituras más metaleras y nos ofrece su cara más sensible y emotiva a pesar de seguir siendo la canción un vigoroso ejercicio de dinamismo y nervio. En “Damned by You” destaca la presencia del violín tocado por el propio Martin, un músico multiinstrumentista de enorme talento que en esta canción nos ofrece su lado más hard rockero, con un toque clásico setentero en el que tan cómodo se siente.

Tras la calma llega de nuevo la tempestad metalera con “No Shame At All”, un corte de ritmo arrastrado, estrofas mordidas y un estribillo de altos vuelos aunque escaso gancho melódico. El tema queda algo deslucido por la machacona reiteración del título que acaba por el estropear el final.

“Nowhere To Fly” es minimalista en lo musical y toda una exhibición de poderío vocal por parte de Tony Martin, una combinación que hace el tema quede algo desequilibrado lo cual es una lástima porque la canción prometía más de lo que finalmente ofrece.

“Passion Killer” retorna a la senda del Metal más actual con riffs de guitarra poderosos y un sonido de bajo muy presente que acerca la canción a tesituras cercanas al Thrash más clásico. La interpretación de Tony Martin es una vez impecable aunque una vez más hemos de señalar que lo poco acertado del estribillo, con un remedo de gutural poco adecuado, hace que el tema quede en un quiero y no puedo.

Las colaboraciones de Dario Mollo, Pamela Moore y Magnus Rosén aportan brillo a un disco que prometía más de lo que finalmente ofrece

“Run Like the Devil” es todo un cañonazo de puro Metal a lo JUDAS PRIEST que demuestra que Martin sigue en forma en un género que le dio todo lo que ha sido y es. Sorprende comprobar que aún es capaz de alcanzar notas muy altas para su edad. Está claro que la reciente inactividad pandémica ha sido beneficiosa para las cuerdas vocales de muchos cantantes. Espero que Martin sea capaz de defender en directo estas canciones porque realmente son muy exigentes.

“This is Your Damnation” vuelve a terrenos acústicos con voces rapeadas y aires sureños, si es que todo eso se puede meter en una canción sin que uno se vuelva loco. Sólo alguien del talento de Martin es capaz de combinar elementos tan dispares y, aun así, hacer que nos recuerden a su pasado con SABBATH.

El cierre del disco lo pone el tema homónimo, que cuenta con la colaboración vocal de Pamela Moore, recordada por su colaboración como Sister Mary en el magistral “Operation Mindcrime” de QUEENSRYCHE. La canción, un medio tiempo épico y repleto de melodías memorables, es un magnífico punto final a un disco algo irregular que tiene momentos muy destacables y otros no tanto.

Después de tanto esperar puede que algunos se sientan algo decepcionados, pero los fans de BLACK SABBATH (era Martin) tienen en "Thorns" una cita obligada con la mitomanía y la nostalgia, mientras que los demás encontrarán un más que digno trabajo de Metal clásico con momentos muy variados y disfrutables. Ojalá podamos verle pronto en directo porque Martin merece poder defender su legado en solitario tanto como su legado en SABBATH. Crucemos los dedos.

Canciones de "Thorns"

  1. As The World Burns
  2. Black Widow Angel
  3. Book Of Shadows
  4. Crying Wolf
  5. Damned By You
  6. No Shame At All
  7. No Where To Fly
  8. Passion Killer
  9. Run Like The Devil
  10. This Is Your Damnation
  11. Thorns

Discográfica: Battlegod Productions/Dark Star Records

Más sobre Tony Martin y "Thorns" en su Facebook.

Reseña
Nota
7
Artículo anteriorLEATHER LEONE lanzará "We Are The Chosen", su tercer disco en solitario
Artículo siguienteJADED HEART anuncia "Heart Attack", su nuevo álbum
tony-martin-thorns-critica-discoTras más de quince años de silencio Tony Martin retorna con “Thorns”, un disco variado, clásico y disfrutable, aunque irregular en su conjunto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí