Total Virulence: Entrevista a Fredo A. de la Roza, autor del libro sobre Death Metal español

0
Portada del libro Total Virulence
Portada del libro Total Virulence por Mark Riddick

"La idea era que la estética del libro fuera un homenaje a los años en los que todo se elaboraba con tijeras y pegamento" - Fredo A. de la Roza, autor de "Total Virulence"

Fredo A. de la Roza es un hombre afincado en Asturias que, involucrado en fanzines sobre Metal Extremo en los años 90 y presente en algunos escarceos musicales en grupos de su entorno en la época, merecía ser entrevistado tras la publicación del libro "Total Virulence", que repasa las bandas de Death Metal españolas que existieron a principios de los 90.

Para su gestación, habitaba en su mente el bagaje cultural de aquella escena. Lo que vivía en su corazón era el amor por el Death Metal. Antes o después, ambas cosas tenían que aflorar de algún modo, en cualquier momento. Una pandemia vírica ha sido necesaria para ese conocimiento y cariño por el Death Metal español primigenio tuviera una vía de escape, y esa vía ha sido el libro "Total Virulence: 5 años de muerte - Death Metal en España de 1990 a 1994" y el disco que lo acompaña. Afortunadamente, pudimos adquirir uno de los últimos ejemplares para posteriormente realizar esta entrevista.

Hola, Fredo. Parece que todo esto de “Total Virulence” lo realizaste durante cuatro meses en plena pandemia en el año 2020, pero supongo que la idea de hacerlo la venías rumiando desde hace tiempo. ¿Cuándo nace esa idea seminal de hacer el libro?

La idea la venia masticando desde hacía meses. En conversaciones con mi amigo Pablo Arias hablábamos muchas veces de las grandes escenas Death de Suecia, Finlandia o Estados Unidos y empecé a pensar que en España había habido una buena escena y que merecía no caer en el olvido, así que desempolve mi colección de demos y fui empezando a darle forma al proyecto. Eso fue a finales de 2019, pero cuando realmente avanzó la cosa fue durante el confinamiento ya que teníamos mucho tiempo muerto para hacer cosas.

¿Por qué iniciaste el proyecto? ¿Era una intención meramente divulgativa y de reconocimiento o había alguna motivación más?

Siguiendo el hilo de la anterior pregunta, mi intención desde un primer momento fue que todas esas bandas no cayeran en el olvido. Creo que se merecían un reconocimiento como parte importante de la escena Death mundial en la época del tape trade y no quería que el paso del tiempo fuera arrinconando su memoria hasta hacerlas desaparecer. Seguro que dentro de otros 20 años aun se recordaría a NECROPHILIAC, AVULSED o UNBOUNDED TERROR por su dimensión pero ¿qué iba a pasar con LEVIAL, MAELSTROM o INFESTUS por ejemplo? ¿Alguien se acordaría de ellas?

¿Cómo era tu vida en Oviedo esos días de pandemia? Por la poca información que he encontrado sobre ti, pareces un tipo deportista, que disfruta de la naturaleza… ¿Fue “Total Virulence” una vía de escape para no volverte loco ante la situación de encierro forzado?

No te voy a negar que fue una gran vía de escape para llevar mejor tantos días de encierro. Me lo tomé un poco como una obligación, una rutina. Levantarse, un poco de bici estática y gimnasia, ducha, comer y al tajo toda la tarde hasta las 9 o 10 de lunes a viernes. Realmente fue un alivio tener algo que hacer y de paso hice en tres meses lo que de otra manera podía haberme llevado un par de años.

La estructura del libro me descolocó en un principio. Acostumbrado a leer algo más elaborado, con entrevistas y narración de acontecimientos en modo cronológico como en otros libros de otras escenas del Metal Extremo internacional, la maquetación “fanzinera” y los textos concisos me pillaron totalmente por sorpresa. ¿Hubiera tenido sentido contar cómo fueron las cosas en aquella España de principios de los 90 con más testimonios y siguiendo una cronología hacia delante, o eso requeriría mucho más tiempo y no querías entrar en algo aún más absorbente?

La intención era haber recabado más opiniones de la gente que como yo vivimos aquellos años de forma intensa, pero te aseguro que algunas de las diez vivencias que aparecen en el libro incluso me hicieron retrasar un poco la publicación del mismo. Eso me desanimó a la hora de pedir más historias temiendo más retrasos, de ahí que solo me quedé con las que había apalabrado desde el inicio.

Ahora visto en perspectiva creo que hubiera estado bien hacer algún tipo de ranking de demos o algo así haciendo participar a la gente pero viendo lo que tardaron en llegar algunas respuestas igual aún no tendría el libro en la calle (risas).

Esto me lleva a otra pregunta, y es si te gustaría hacer, con más tiempo y recursos, futuras entregas para completar lo que has logrado con “Total Virulence”, profundizando con entrevistas y narración cronológica de acontecimientos de cómo se vivió el Death Metal en España. ¿O quizá eso quedará en manos de otro futuro escritor aún por llegar?

Mi intención fue hacer una especie de apéndice en formato fanzine a medida que apareciera alguna banda más, porque ya era consciente de que alguna se me iba a quedar fuera sí o sí por falta de información. Pero la verdad es que ha pasado un año y han aparecido los nombres de muy pocas formaciones más, y con poca o ninguna información, así que de momento no me planteo que tenga continuación.

En “Total Virulence” se nota cierta premura, como si todo el libro se hubiera vomitado según salía de tu mente a la mano y sin posteriores revisiones. Después de haberlo visto publicado ¿Te hubiera gustado gestarlo más despacio y corregir la ortografía y otros detalles del texto o la maquetación o quizá el resultado espontáneo era algo intencionado, para vincularlo de algún modo, digamos emocional, con la era de los fanzines?

Desde luego la estética era totalmente intencionada. La idea era que de alguna manera rindiera homenaje a aquellos años, en los que todo se elaboraba con tijeras y pegamento, y creo que por ahí, teniendo en cuenta los pocos archivos de calidad que quedan de aquel entonces, creo que el resultado es bastante aceptable, aunque siempre se puede mejorar. También tuve claro que quería manejar todos los conceptos del libro. Eso me hizo rechazar un par de propuestas de editoriales que me obligaban a delegar cosas en otras manos que no fueran las mías.

El libro obviamente es muy mejorable. Ahora han ido apareciendo excomponentes de algunas bandas que me han ido comentando fallos en algunos datos que haría la información que contiene más veraz. Desgraciadamente, la maquetación fue un trabajo tremendamente difícil para mí, ya que utilicé un programa en el que se trabaja absolutamente igual que lo mencionado antes de las tijeras y el pegamento pero de forma digital para darle más autenticidad, así que ni me planteo hacer esas pequeñas correcciones que me obligarían a un trabajo de chinos de nuevo.

También me queda la sensación de que no has sido demasiado descriptivo en cuanto al tipo de música, matices e influencias de los grupos, y también tengo la sensación de que esas breves explicaciones venían dadas de un modo intencionado por tu parte, como si buscaras que el propio lector investigase más por su propia cuenta. ¿Funciona este libro más como una enciclopedia reducida, una puerta de entrada para que cada uno se inicie y descubra las bandas por su propia cuenta según le susciten curiosidad?

Si te das cuenta, algunas de las bios son poco más que un recordatorio de su zona geográfica, los componentes y lo que grabaron. En algunos casos ni siquiera hay foto y los logos los hice yo. Esto deja un poco a las claras la escasez de información que queda en muchos casos de esas bandas a día de hoy.

Tampoco quería que las formaciones de las que ha llegado mucha información hasta nuestros días tuvieran seis páginas y de las que no hay apenas info solo tuvieran unas líneas, así que tomé la decisión de hacer unas bios bastante esquemáticas para ser ecuánime.

Respecto al tipo de música, es un libro sobre bandas Death Metal aunque alguna se aproxime más al Grind, pero que en aquella época estaban muy ligadas a la escena Death así que menciono su estilo musical pero sin profundizar más.

Como la idea es que el libro sirviera de memoria de esas bandas, deja una puerta abierta a la avidez del lector y amante del estilo intentar profundizar un poco más. Quizás en su ciudad hubo un grupo del que no había oído hablar y eso le haga investigar algo más sobre ella.

"La idea es que el libro sirviera de memoria de esas bandas de Death Metal, dejando una puerta abierta a la avidez del lector"

Queda claro que detrás de este proyecto ambicioso has tenido que recibir alguna ayuda externa. ¿Quiénes y de qué modo han colaborado contigo en “Total Virulence”, aunque haya sido con su mero apoyo moral, que quizá sea lo más importante?

El libro lo cociné solo pero hubo muchas conversaciones con mucha gente para recabar información, consejos o solo hablar de música. Quizás los más reseñables sean Pablo Arias, que pese a no haber vivido aquella época por su edad es un gran conocedor de la escena Death Metal de los 90 y un amigo que estuvo ahí a diario y Mark Riddick, que se involucró en el proyecto desde el minuto uno y que creo que ha hecho un portadón que le da un valor añadido al libro.

David de “Zona Especial Noise” y Miguel de INTOLERANCE (banda HC mítica de Gijón) con varios libros a sus espaldas ambos, me dieron muchos y variados consejos a la hora de enfocar esto. Marcos de “La Factoría Del Ruiu” es quien ha impreso el libro y me fue orientando con muchos detalles.

Luego hubo muchas y muy buenas charlas telefónicas con mucha gente, Óscar de PHTHISIS, Miguel de REPUGNANCE, Fer de HAEMORRHAGE, Rafa de OBSCURE… y muchos más que me ayudaron a amenizar el encierro.

Por lo que me comentaste en privado, esta cuarta edición del libro será la última, ya que estás saturado y el lanzamiento del libro con el CD ha tenido un impacto un tanto reducido. ¿Cuántas copias hay del libro y CD? ¿Cabe ninguna opción de un futuro relanzamiento bajo pedido? ¡Quizá se dispare el precio y “Total Virulence” sea un objeto de culto de aquí a poco!

La verdad que resulta difícil compaginar el trabajo con la venta del libro. Hay que contactar con la gente que había reservado copia (en algunos casos tarea harto tediosa), cotejar cobros por diferentes vías, tomar datos, preparar paquetes y soportar colas interminables en Correos. Aunque aún me llegan peticiones, de momento la idea es parar aquí. Obviamente si alguien por ejemplo de un sello o distribuidora quisiera copias y me pide 25, que es el mínimo que me hacen en el taller de impresión, no tengo problema en encargarlos.

Ahora mismo hay 300 copias vendidas y numeradas a mano repartidas por unos cuantos países para mi sorpresa. La verdad que superó con creces mis expectativas ya que la primera tirada fue de 50 copias y pensaba que si salían todas sería un logro, así que 300 copias me parece un número muy digno para algo que se ha movido prácticamente por el boca a boca.

"Ahora mismo hay 300 copias vendidas y numeradas a mano de 'Total Virulence' repartidas por unos cuantos países"

Algunos músicos del Death Metal de aquellos años se han puesto en contacto contigo para aumentar las entradas en el libro, o al menos hacer determinadas correcciones. ¿Son todas las ediciones exactamente iguales o alguna incluye alguna ampliación con más material o estas correcciones mencionadas?

Como te comenté antes, no me planteo hacer correcciones porque aunque no son muchas, daría muchísimo trabajo, tanto a mí como al taller de impresión. Así que se va a quedar así, y todas las copias son iguales.

Respecto a los contactos, tuve muchos durante el proceso de escribir el libro y algunos a posteriori. Cuando han ido leyendo el libro me han contactado para mencionarme alguna fecha o algún nombre de un componente que no era exacto, o simplemente para felicitarme por el trabajo y recordarles esa época tan fantástica que vivimos.

¿Qué porcentaje de las demos y grabaciones profesionales mencionadas en el libro has escuchado o tienes en tu poder?

Escuchado seguramente el 95% y digo esa cifra porque alguna ni la tengo ni está en Youtube para escucharla. Luego maquetas tengo una aceptable colección con 50 o 60 títulos, originales, y luego un montón grabadas de la época, pero obviamente me faltan muchas y ahora están a precios imposibles. También tengo algún 7”, LPs en vinilo y varios CDs pero ya sabes, nunca son suficientes. La verdad que me tocó vivir aquella época y era un tape trader y comprador ambicioso y pude hacerme con muchas cosas. En aquella época tenía mucho contacto con Dave Rotten y pude hacerme con prácticamente todas sus ediciones.

El disco que acompaña al libro es magnífico, la verdad es que para ser demos grabadas en España por bandas con pocos medios, salvo algunas excepciones tiene un sonido muy agradable y sorprendentemente próximo a la profesionalidad del Death Metal de los 90. ¿De dónde sacaste el material, son audios extraídos de tu propia colección o cedidos directamente por los grupos?

Lo primero contacté con todos los miembros de las bandas que aparecen en el CD para preguntarles si querían aparecer en el recopilatorio y les pedí que a ser posible ellos mismos eligieran la canción que aparecería de su grupo. Me parecía que si ellos la elegían escogerían una canción que sería más representativa de su sonido que haciéndolo yo.

Había hablado con alguna banda más, pero al final tuve que dejar fuera algún tema por el minutaje del CD y descarté a los últimos que llegaron, a los que vuelvo a pedir disculpas.
En cuanto a la procedencia de los temas hay un poco de todo, algunos salieron de mi colección personal y otros me los pasaron los propios miembros de las bandas.

Aunque pueda parecer una cuestión poco probable, dada la naturaleza underground de esta música, me gustaría saber si has tenido problemas de derechos de autor con este material, o si alguna banda fue reticente a colaborar cediendo sus temas...

Como te explicaba todos los temas han sido con el beneplácito de los grupos así que ningún problema. Con todos los grupos que hablé estuvieron encantadas de aparecer y la pena es que un CD no tenga más espacio porque creo que había muchas más bandas que me hubiera encantado que estuvieran ahí.

Lo que sí te puedo decir es que intenté contactar con todas las formaciones que aparecen, no solo en el CD sino en el libro, porque me parecía que informarles del tema era lo más lógico. Aunque la respuesta fue en general muy satisfactoria y enriquecedora, también hubo las que, aún leyendo el mensaje, no se dignaron en contestar.

Aunque todo lo que se menciona está constreñido a los grupos que teníamos en nuestro país hace 30 años, como señalas, algún fan del Death Metal desde el extranjero ha oído hablar de este libro. ¿Te han llegado a pedir ejemplares de "Total Virulence" desde fuera de España?

Pues sí, la verdad es que hay ejemplares del libro repartidos por Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, México, Portugal, Chile, Colombia…

También tuve una oferta hace un par de meses de un conocido sello alemán que se ha especializado en libros de aquella época para relanzarlo en inglés, pero requería que yo lo tradujese y también quería hacer algunos cambios en el libro así que la cosa quedó en una negativa amistosa.

"Tuve una oferta hace un par de meses de un conocido sello alemán que se ha especializado en libros de aquella época para relanzar 'Total Virulence' en inglés"

Ahora entrando en cuestiones prácticas, y aún sabiendo que el interés económico ocupaba los últimos puestos en cuanto a los motivos para lanzarlo, ¿has podido ganar algo de dinero o las horas invertidas han sido por amor al arte, que es la condena habitual en el mundo del periodismo y literatura del Metal?

Nunca hubo intención de ganar nada con este proyecto, lo hice por amor a una escena que viví de cerca, por satisfacción personal. El precio del libro está superajustado a los costes de elaboración, incluso cuando salió la tercera tirada no me enteré de que los costes de envío habían subido en enero y palmé pasta así que puedes hacerte una idea de que cómo mencionas más arriba, es por amor al arte (risas).

Es evidente que entre tantos grupos, había muchos muy buenos, además de los que no sobresalían por nada especial o los directamente mediocres o malos. Del primer conjunto, ¿cuáles consideras que podrían haber llegado más lejos de haber pertenecido a la escena norteamericana o sueca?

Sin duda, hubo bandas geniales pero en este país nunca se apoyó no solo al Death sino a todo lo que oliese a Metal dicho así por generalizar.

Luego en esos primeros 90 había otro problema de peso, y es que si llegabas a entrar a un estudio profesional, te encontrabas con que el técnico de turno nunca había escuchado esta música y no sabía cómo tratarla, así que el resultado solía ser una lotería.

Por citar alguna banda que creo que mereció mucho más podría decirte HUMAN WASTE, PHTHISIS, MORTUARIUM, OBSCURE, FERETRUM...

Una vez hecho este camino hasta aquí, finalizado con un libro y un álbum recopilatorio de Death Metal, ¿crees que habría material suficiente para ahondar en el sendero del Black Metal español desde una perspectiva similar a "Total Virulence"?

En los años que abarca el libro el Black Metal aun no estaba muy extendido y muchas bandas quizás estaban más cerca aún del Death que del Black por sonido al menos. De todas formas eso lo dejo en manos de alguien que domine el tema, además tengo que confesar que no me gusta nada el Black…

Fredo, en esos primeros años 90 colaboraste en fanzines y tocaste en bandas. ¿Cuales eran los grupos en los que participaste y en qué fanzines colaborabas?

Hice pequeñas colaboraciones en algunos fanzines de amigos con algunas reseñas de discos y cosas así. Luego hice mi propio fanzine que se llamaba también "Total Virulence".
En cuanto a bandas, una muy fugaz que se llamaba ECTOPLASMATIC APPARITION que tenía a dos miembros de REPUGNANCE. Compaginaban ambas bandas, pero la principal empezó a despegar en cuanto a bolos y grabaciones y yo empecé a trabajar, así que la cosa quedó en unas pocas actuaciones en directo con otros grupos locales y muchas risas.

Leyendo "Total Virulence" y divagando sobre todo esta subcultura del Metal Extremo en España, no he podido olvidar acordarme de Jota, otro alma volcado en esta música y su divulgación que ya nos dejó tristemente hace algunos años, así como su programa de radio “La Hora De La Carnicería”. ¿Llegaste a conocerle o a escuchar su programa?

Pues no llegué a conocerle, ni tan siquiera a escuchar su programa entonces, aunque sí había oído hablar de él y luego a posteriori sí he escuchado algún podcast. Es una pena que nos dejara tan pronto.

En el libro citas a Anaconda Records y Drowned como los sellos más importantes de la época. ¿Hubo algún otro que apoyara en menor medida el Death Metal de aquellos años?

Desde luego ninguno que recuerde, sobre todo con tantos títulos como estos dos. Siempre he dicho que la importancia que David Rotten tuvo para la escena Death no solo de aquí, sino global, es de capital importancia. Algún día se lo reconocerán.

Cuando las carreteras españolas no eran lo que son hoy en día, ya viajabas por tierra para asistir a bolos de Death Metal allá donde se anunciaban. ¿Cuáles son los conciertos de bandas mencionadas en el libro que recuerdas con más cariño de aquellos tiempos?

Asturias siempre estuvo alejada del circuito de giras así que en directo no he tenido oportunidad de ver a muchas bandas de las que aparecen en el libro. Mis paisanos REPUGNANCE, UNNATURAL, NECROPHILIAC y poco más…

¿Hubo alguno al que no pudiste asistir y te arrepientes eterna y amargamente por alguna razón?

Pues no recuerdo ninguno ahora mismo. Siempre teníamos que salir fuera a ver bandas, sobre todo a Euskadi o Madrid y tampoco en aquellos años era algo muy habitual si no se hacía de manera organizada y el Death aun no tenía tirón como para que se llenara un autobús así que lo hacíamos por nuestra cuenta y en contadas ocasiones.

Ahora una pregunta sociológica… Que en una escena relativamente pequeña como la española haya habido roces, envidias y demás entre distintas bandas, se debe precisamente a lo pequeña que es nuestra escena o a nuestra condición cainita hispánica?

Los españoles somos envidiosos por naturaleza (supongo que fuera de aquí también pero no puedo opinar) así que siempre ha habido y habrá piques y rencillas.

Quizás porque era más joven recuerdo aquella época como más sana y desinteresada y las escenas estaban más vinculadas entre ellas. Te ibas a un concierto de HC y te encontrabas a los deathers, a los thrashers y a los heavys allí de cañas, nos conocíamos casi todos y había buen rollo, ahora me parece todo mucho más artificial.

"Las diferencias entre diferentes escenas de Metal están más vivas que nunca"

Leyendo algunos de los testimonios que se incluyen hacia el final del libro, se observa un cierto recelo en miembros de aquella escena del Metal Extremo hacia el Heavy Metal tradicional, algo que se daba también en el sentido inverso en aquellos años. ¿Crees que ahora está más normalizado el aunar ambos mundos, que el paso del tiempo ha permitido integrar ambas propuestas y que esa especie de “guerra de estilos” quedó zanjada?

Me muevo mucho en RRSS y creo que las diferencias están más vivas que nunca, no creo que cambie, pero siempre te puedes encontrar algún rarito como yo que puedo ponerme en una sesión de discos en mi casa a BOLT THROWER, RATT, MOÑIGO o THIN LIZZY, uno detrás de otro sin prejuicios (risas).

Muchas gracias Fredo, ha sido un orgullo poder entrevistarte, no sé si quieres añadir alguna palabra a los lectores de HELLPRESS al respecto de la música, la literatura o tu propia obra.

Ha sido un placer y un orgullo tener la posibilidad de aparecer en vuestra web, muchas gracias por la oportunidad.

Quisiera despedirme diciéndoles a tus lectores que disfruten de la música todos los días de su vida y que apoyen a la escena comprando discos, libros, zines, merchan, etc. El día que dejemos de hacerlo esto se muere y no podemos permitirlo.


Para más información, visita el Facebook de Total Virulence.

Artículo anteriorDAWN OF SOLACE anuncia "Flames Of Perdition"
Artículo siguienteOzzy de "Diary Of A Madman" se transforma en Funko Pop!
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí