TRIXTER - New Audio Machine

0

Es un axioma indemostrable pero la mayoría de discos que comienza con un ritmo Country para luego romper al Hard Rock son buenos. Así es como arranca “New Audio Machine”, el retorno a la escena de TRIXTER, dos décadas después de “Hear!”, su segunda entrega, y obviando el posterior trabajo de versiones, fácilmente olvidable. Y encima, con la formación que alcanzó un efímero pero significativo éxito.

Si los puristas observan las pintas que se gastan en 2012 saldrán corriendo porque desde hace muchos años, el cuarteto de Nueva Jersey se adaptó a los tiempos, sobre todo en los diversos proyectos musicales de sus componentes, magníficas formaciones como 40ft RINGO o RA. Como siempre hemos defendido que el hábito no hace al monje, libérense de los prejuicios y pasen a disfrutar una de las sorpresas del ejercicio pero antes, hagamos un poco de historia para situarnos en contexto.

Si alguna vez se hubiera adaptado la definición de “boy band” al Hard Rock de finales de los ochenta, TRIXTER, a priori, habría encajado perfectamente en el término. Surgidos “de la nada”, (aunque la realidad es bien distinta porque ya se habían pateado bastante garitos de su ciudad), cuatro chavales insultantemente jóvenes y con buena presencia consiguen un contrato con la todopoderosa MCA y editan un álbum que se cuela en el Top 30 de la lista de más vendidos e, incluso, colocan sus singles “Give It To Me Good” y “One In A Million” en lo alto de los charts de la MTV, lo que casi les supone alcanzar la cifra mágica de un millón de copias en su país. Los calificativos que les dedicaron entonces sus detractores fueron: “Niñatos inofensivos”, “Banda prefabricada”, “Subproducto”, “Grupos como este dan mala imagen al género”…

Sin embargo, ellos se encargaron de demostrar en directo su solidez como conjunto. Para refrendarlo, se encerraron en el estudio y sacaron un bombazo llamado “Hear!”. Acompañados de un productor ajeno al estilo pero maestro tras los controles, James Barton, endurecieron su propuesta y dieron el máximo en la composición. Desgraciadamente, hablamos de 1992 y los tiempos habían cambiado. Facturaron la décima parte de álbumes y no entraron ni tan siquiera entre los cien primeros de las listas. Sabían que era el momento de dejarlo y se marcharon, sin hacer ruido. No obstante, al guitarrista Steve Brown le hemos disfrutado en combos de Modern Rock como 40ft RINGO, SOAKED o THROWAN ROCKS, poco conocidos para el público europeo. En 40ft ROCK también estaba, inicialmente, el bajista PJ Farley que luego se marchó a los fantásticos RA, del mismo estilo. A PJ le pudimos ver por aquí hace tres años ya que pertenecía a la banda de LITA FORD. El vocalista Pete Loran y el baterista, Gus Scott, hicieron sus pinitos pero a menor escala.

Hete tú que llega 2008, les entra el gusanillo y vuelven a tocar juntos. Como PJ nos explica en la entrevista que le hicimos, no es hasta tres años después cuando se plantean grabar nuevo material. Para ello, como son inteligentes, cogen algún corte antiguo no utilizado y lo unen a un puñado de temas expresamente compuestos para “New Audio Machine”. Difícilmente cabría esperar un resultado mejor. La clave es que han sabido fusionar toda la experiencia acumulada en un cuarto de siglo, potenciarla con un sonido actual pero sin perder las raíces de lo que TRIXTER significaba para ellos: diversión, alegría, frescura. No sé cuántos fans habrá en el mundo pendientes de un disco de TRIXTER pero los que se hayan interesado es imposible que salgan defraudados. Quizá los únicos que puedan sentirse un poco alejados de esta propuesta serían los seguidores de 40tf RINGO porque “New Audio Machine” posee muchas raíces del Hard Rock ochentero.

Volvamos a lo que nos importa, un puñado de canciones que funcionan y cumplen a la perfección su cometido: entretener. No están buscando ejercicios estilísticos sino pasar un buen rato con riffs poderosos para su estilo, estribillos para tararear y un Pete Loran sobresaliente a la voz. Por cierto, para el cantante no pasan los años porque si te dicen que apenas sobrepasa la treintena, te lo crees. Con una simple escucha, uno no podría distinguir qué temas han rescatado del pasado porque la cohesión del álbum es total. Estos son “Physical Attraction” (por las letras tal vez podríamos haber caído) y la final “Walk WIth A Stranger”, cedida cuando empezaban por Snake Sabo y Rachel Bolan de SKID ROW, y que pega de maravilla con TRIXTER configurándose como una de las más destacadas. Curiosamente, sin ser mala, ni mucho menos, de las menos atractivas es el single, “Tattoos & Misery”, por ser excesivamente previsible lo que implica falta de gancho.

El resto es heredero directo del sonido “Hear!” pero con una producción acorde con el panorama musical que vivimos. Steve Brown ha hecho un gran trabajo en la construcción de ritmos de guitarra que no se queden a medio camino, optando por el lado roquero y afilado, pariente de AC/DC pero con sonido más pulido, como si a RHINO BUCKET les hubiera dado por refinarse. Baste oír “Dirty Love”, la genial “Machine” (¡amo ese riff, es adictivo!) o la para ellos cañerísima  “Save Your Soul”. Incluso, se atreven a dejarse influir por grandes como DEF LEPPARD en algunos coros como “Ride”. No hay que olvidar la mencionada apertura, con “Drag Me Down”, que debería haber sido la canción a explotar porque es un hit en potencia.

En prácticamente todas las composiciones hay un flotando un ambiente de Modern Rock que da frescura a los temas. Que esta afirmación no os lleve a equívocos. “New Audio Machine” es Hard Rock pero su aditivo actual es el que le hace saltar a un estadio superior con respecto a otros trabajos más apegados al pasado. Donde más acusado se encuentra es en los medios tiempos. TRIXTER siempre fueron brillantes en este segmento de su música y no podía ser menos aquí. “Live For The Day” habría reventado las listas en 1990 mientras que “The Coolest Thing” coge lo mejor de los dos mundos, estrofas de corte clásico y un estribillo por el que gente como SHINEDOWN, HINDER o los renovados PAPA ROACH matarían.

Aquellos que ridiculizaron a TRIXTER en su primera etapa podrán seguir haciéndolo, el mundo es libre, pero si entonces ya eran ellos los que quedaban en evidencia, ahora elevarán su cota de patetismo. Los de Nueva Jersey se han juntado por el placer de tocar con amigos de juventud y, para mayor satisfacción, han lanzado un producto destacable, sabiendo que el esfuerzo solo será reconocido por unos pocos. Os aconsejo, si os gusta el Hard Rock, que, cuanto menos, lo intentéis. No es obligatorio que guste pero tengo la sensación de que todos quedaréis satisfechos. Ojalá esto les sirva para que, por fin, puedan cruzar el charco y dar unos cuantos conciertos en Europa porque viendo vídeos en la red, uno se plantea el por qué no fueron aún más grandes.

Marco-Antonio Romero

Más sobre TRIXTER en su Facebook.

Artículo anteriorFirma de discos de INORDEM
Artículo siguienteTYKETTO - Dig In Deep

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí