WHITESNAKE - Made In Japan

0

Hablar de WHITESNAKE a día de hoy es hacerlo sobre la voz maltrecha, envejecida y cascada de David Coverdale. Imagino que el tema en cuestión está tan trillado que hasta llega a provocar pereza y hastío el mero hecho de mencionarlo, pero también es cierto que cuando una figura tan importante y fundamental como es la de Coverdale lleva acaparando durante décadas portadas, cabeceras, titulares y comentarios entre el público o la prensa especializada, resulta complicado no entrar en el vicioso juego de hablar de él, ya sea para bien o para mal.

Afirmar que WHITESNAKE es única y exclusivamente David Coverdale sería una atrevimiento e incluso una falta de respeto a los músicos que siguen haciendo posible que la serpiente blanca continúe teniendo color y forma sobre los escenarios; como sucede en el directo que tengo entre mis manos, “Made In Japan”, registrado durante la última gira mundial de la formación, pero tampoco es descabellado pensar que Coverdale lleva muchos años pilotando esta nave solo. Cierto es que en su andadura siempre tiende su mano al que quiera embarcarse con él en esta aventura, como sucede con Doug Aldrich, el cual está siendo de aquí a unos años atrás el más fiel aliado del vocalista, pero todos esos múltiples cambios de formación que luego, ni mucho menos, tienen como consecuencia malos trabajos de estudio, no hacen más que acrecentar la sensación de que WHITESNAKE es por encima de todo el señor Coverdale.

Centrándonos en el directo en cuestión, este contiene una buena suma de clásicos de toda la vida, como son “Love Ain’t No Strangers”, “Is This Love”, “Here I Go Again” o “Fool For Your Loving”, intercalados con temas de sus dos últimos discos, como pueden ser “Forevermore”, “One Of These Days” y “Good To Be Bad”.

https://youtu.be/Nyo0eGhcr4g

Obviamente, este no sería nunca el directo más deseado por un fan de WHITESNAKE, ni por repertorio ni por época. Una de estas dos circunstancias es enmendable, la otra, por desgracia, no, dado que el tiempo pasa irremediablemente. No le echo en cara a la banda que en esta gira incluya canciones de sus últimos trabajos y apueste por piezas de los mismos, aunque siempre salgan voces detractoras aupando el consabido “aquí faltan temas”. Ahora, sí que es cierto que Coverdale se ha vuelto un esclavo de ciertos temas, especialmente “Still Of The Night”, el cual llega a desfigurar bastante, ofreciendo una lucha contra viento y marea por sacar adelante el tema en cuestión, pero también es cierto que un repertorio de WHITESNAKE sin esa canción y alguna otra de semejante calibre no sería un repertorio de la serpiente blanca en su más estricto sentido.

Supongo que la balanza siempre estará equilibrada entre los que quieren evitar a toda costa escuchar una mala versión de la voz de Coverdale en ciertas canciones y los que se les ponen los ojos como platos ante la aún cautivadora magia del vocalista, y es que no es lo mismo haber visto a la banda un buen puñado de veces que una o ninguna.

Mi humilde opinión es que WHITESNAKE, como bien refleja este directo, sigue sonando potente, enérgico, por momentos hechizante, y es que la gente que se sube al escenario representando a la banda son músicos de infarto, pero creo que se podría amoldar mejor el repertorio a la actual situación vocal de Coverdale, el cual sigue afrontando con la misma lucidez de antaño esas piezas pseudoblusies de su primera etapa, los medios tiempos y, en general, todas las canciones que se alejan del patrón más heavy de WHITESNAKE, donde el frontman sucumbe y demuestra que no está para muchos trotes. Por tanto, una inclusión en el set list de piezas como “Slide It In”, “Medicine Man”, “Ready And Willing”,  “Guilty Of Love”, “Long Way From Home” o “Sweet Talker” por citar algunas, en sustitución de otras más gruesas, podría ser una victoria a tiempo y un mejor reflejo del soberbio potencial de toda la banda en su conjunto, sin que nada chirriase, pero claro, esa ya es otra película, seguramente la mía, y es que resulta difícil reivindicar aquellos primeros trabajos de la banda cuando la lluvia de éxito y popularidad llegó con “1987” como bien sabemos todos.

Por otro lado, y para finalizar, ¿quién leches soy yo para darle consejos a Coverdale? Que el tipo siga haciendo lo que le salga de las narices, que es lo que ha hecho siempre. A ti, si te apetece, te sugiero que te acerques a este disfrutable álbum en directo de toda una leyenda viviente del Rock como es WHITESNAKE, aún con los peros evidenciados antes.

Jorge Osoro

Artículo anteriorELDKRAFT - Shaman
Artículo siguienteENDSTILLE lanza “Kapitulation 2013” en noviembre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí