Crítica de WOLF - Feeding The Machine

0
Wolf Feeding The Machine

WOLF sigue apostando por la vieja fórmula de siempre en "Feeding The Machine": Heavy Metal sin concesiones, de corte oscuro y terrorífico. Aunque no escuché "Devil Seed" de 2014, sí tengo un muy grato recuerdo de "Legions Of Bastards" del 2011, y eso que de entrada me pareció un trabajo bastante plano. Parece que con esta entrega de fin de la década (o inicio de la siguiente, no discutiremos cuestiones cabalísticas ahora) los suecos vuelven a estar bastante frescos de ideas, aunque solo a primera vista.

El inicio es prometedor. Los riffs y el fraseo de "Shoot To Kill", acompañados de unas letras de lo más revelador, dejan el listón altísimo para los once temas que le siguen. Un single clarísimo que estará en sus conciertos, de cabeza. El pegadizo estribillo y la esencia de maldad que respiran los riffs y melodías vocales de "Midnight Hour" también la hacen realmente destacable en el conjunto, no en vano se ha empleado para hacer un videoclip promocional del disco.

En el resto del disco encontramos un compendio de buenas canciones pero sin cuajar ninguna composición de notable o sobresaliente que destaque por encima del resto, excepto las dos ya mencionadas. Los suecos parecen un poco atascados en su fórmula, con falta de ideas, y es preocupante dado que han tenido seis años para pensar bien su siguiente paso. Ojo, con esto no digo que "Feeding The Machine" sea un mal disco, pero evidentemente podría ser mucho mejor por el tiempo del que han dispuesto.

Quizá los cambios en la formación en los últimos tiempos hayan podido producir ese retraso en la creación del disco y, por qué no, su resultado final. Los suecos Pontus Ergberg y Simon Johansson son reputados nombres de la escena, con sus contribuciones en KING DIAMOND o SOILWORK entre otros, y quizá si se mantienen en la formación puedan aportar un poco más a WOLF de lo que hayan podido hacer hasta ahora, al punto de añadir algo ligeramente diferente y fresco a su siguiente disco.

WOLF ofrece en "Feeding The Machine" un disco a la altura pero sin cumplir todas las expectativas

A pesar de que esta nueva obra podría haber dado más, hay detalles interesantes en "Feeding The Machine", como el propio sonido poderoso del álbum (que no podía ser de otro modo para un grupo como WOLF) y también el trabajo de la guitarra solista, por ejemplo en "Guillotine", donde las ácidas letras le dan más pegada a la canción.

La verdad es que es un álbum bastante agresivo en ese aspecto, aunando fantasía terrorífica con otras piezas donde destaca la crítica social. La voz de Niklas Stålvind parece que nos apunta con el dedo en tono de acusación y enfado, lo que refuerza la crudeza de algunas letras. Los riffs y velocidad de "Devil In The Flesh" o la estructura y estribillo de "Spoon Bender" y "The Raven" también ayudan a mejorar el conjunto de la obra, que no entrará entre las mejores de su catálogo.

La guinda a este sangriento pastel, no tan rico como cabía esperar, la pone Thomas Holm con una portada cargada de sangre, aunque alejada de otras obras más icónicas y reconocibles de su legendario catálogo para MERCYFUL FATE, KING DIAMOND o las que ya hizo en su día para WOLF, que resultaron geniales, especialmente la de "The Black Flame".

En resumen, "Feeding The Machine" quedará como otro buen trabajo de WOLF, una banda sin patinazos en su trayectoria y con algunos trabajos sobresalientes. No estará pues este álbum en la parte alta de la tabla en el ranking de su discografía, eso seguro, pero tampoco lo hace menos disfrutable. Esperemos que para el siguiente no transcurran otros seis años, y tenga algo más interesante que decirnos.


Discográfica: Century Media

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

Reseña
Nota
7.5
Artículo anteriorBLACK SWAN: Vídeo de "Make It There"
Artículo siguienteCrítica de DEMONS & WIZARDS - III
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí