Los cinco mejores discos de SCORPIONS

1
scorpions_2014

Aprovechando la cercana visita de SCORPIONS a nuestro país, os traemos un Top 5 con los mejores álbumes que la banda alemana nos ha regalado en sus 50 años de andadura

2016 es el año de SCORPIONS, la banda más famosa y aclamada de Alemania, que cumple su 50º aniversario. A lo largo de su más que extensa carrera ha publicado álbumes de estudio, en directo, acústico e incluso con una orquesta sinfónica; sin duda alguna es uno de los grupos más longevos y polifacéticos del Rock que aún permanecen activas. Y además, este año tendremos la oportunidad de disfrutarlos en nuestro país (conciertos de SCORPIONS en Bilbao, Córdoba y Madrid).

Aprovechando que Rudolf Schenker y sus chicos están de aniversario, hemos preparado con mucho cariño y algo de mala leche un Top 5 con los que hemos considerado sus mejores discos y hemos señalado uno de sus álbumes como el que jamás debería haber sido publicado; como en todas las casas, en SCORPIONS también hay trapos sucios, en este caso, una obra que habríamos preferido no escuchar nunca. Empecemos por lo mejor.

5 - “In Trance”

scorpions-in-trance

En el número cinco, hemos situado el plástico de 1975 “In Trance”, que contiene nueve canciones que habrían colocado en un pedestal a cualquier grupo que las compusiera y ejecutara las guitarras con la maestría del propio Schenker y del gran Uli Jon Roth; no digamos del trabajo a las voces de Klaus Meine. Pocas bandas pueden tener como frontman a un tipo con tan exquisito gusto y semejantes capacidades vocales.

Obviando la portada, puede decirse que “In Trance” es un gran álbum y no son pocos los que han afirmado que, a pesar de ser el tercer álbum que editaban los alemanes, fue el primer disco que reúne ya todas las características del Hard Rock y el Heavy Metal de SCORPIONS; el primer álbum real de SCORPIONS.

Proponían aquí un estilo alejado de “Lonesome Crow” y “Fly To The Rainbow”, aunque mantienen de alguna manera el sonido progresivo y psicodélico de las canciones anteriores, pero evolucionan hacia un Hard Rock más directo y melódico que tiene sus puntos altos en maravillosas baladas como la misma “In Trance”. No obstante, fue necesaria la salida de Uli Jon Roth del grupo para que la evolución definitiva tuviese lugar y es que el impacto en las canciones de este genial guitarrista es tremendo; sólo hay que escuchar “Dark Lady” en la que no sólo tiene el protagonismo absoluto en las seis cuerdas creando un sonido que mezclaba el Heavy y la Psicodelia, sino que también canta él dejando relegado a Meine a los coros; y no es ni mucho menos un mal cantante, aunque sí hay que decir que el trabajo vocal que realiza en “Sun In My Hand” habría sido mejor idea dejarlo a cargo de Klaus. Sería justo señalar que otro punto débil de este redondo, y de muchas canciones de la banda, es la escritura de las letras; no es ningún descubrimiento decir a estas alturas que nunca han brillado especialmente por su lirismo, aunque, bien es cierto, su genialidad y creatividad musical compensa con creces esta debilidad. La propia “In Trance”, “Life’s Like A River” y “Robot Man” son los temas que no puedes perderte de este trabajo.

4 - “Lovedrive”

scorpions-lovedrive

En cuarta posición encontramos “Lovedrive”, lanzado en 1978; éste es el primer álbum sin la participación de Uli Jon Roth y con Matthias Jabs como su sustituto y eso se deja ver claramente en las composiciones; se produce en “Lovedrive” la evolución definitiva hacia el verdadero y contundente sonido de la banda germana. También se aprecia la colaboración de Michael Schenker en temas como “Another Piece Of Meat”; no pocos consideramos que la participación del hermano de Rudolf relegó a un segundo plano las capacidades que ofrecía Jabs, pero pronto saldrían a relucir.

“Lovedrive” ofrecía grandes cortes como la mencionada “Another Piece Of Meat”, veloz, directa y con una actuación de Klaus estelar; o la hermosa balada “Always Somewhere”, que, en mi opinión, ha quedado infravalorada frente a otros grandes éxitos de la banda como “Still Lovin’ You” o “Winds Of Change”. Tampoco “Is There Anybody There?” merece pasar desapercibida, con su ritmo y su letra inspirados en el Reggae; lo cierto es que consiguen un resultado muy bueno y bien compacto en la composición y la ejecución de este tema. Por su parte, la cabalgante y heavy “Lovedrive” no aporta el punto salvaje y a la vez melódico de la banda antes de la llegada de la balada que cierra el álbum, “Holiday”, que consta de una melódica y tranquila introducción de guitarra acústica y culmina con una explosión de guitarras eléctrica y un despliegue de la grandeza de SCORPIONS.

3 - “Savage Amusement”

scorpions-savage-amusement

En el ecuador de esta lista aparece “Savage Amusement”, publicado en 1988 y del que se ha dicho que es el álbum más comercial de los alemanes. Cuidado, no tomemos esta afirmación como un desprecio a este redondo; pensemos en la música que reventaba las emisoras de radio a mediados de los ochenta (DEF LEPPARD, VAN HALEN, KISS, TWISTED SISTER) y sabremos que lo que hay aquí es mucho Hard Rock con estribillos pegadizos, solos de guitarra melódicos, purpurina y mallas de leopardo. Hemos venido a pasarlo bien. Y eso mismo nos quisieron decir con temazos como, por ejemplo, la que abre el disco, “Don’t Stop At The Top”, con un gran riff, un estribillo melódico y mucho ritmo.

El que fue el éxito de este disco, “Rhythm Of Love”, es un medio tiempo que a veces se asemeja incluso al Pop, pero se encara al Hard Rock con distorsionadas guitarras. No obstante, mi favorita aquí es la melódica “Passion Rules The Game”, un temazo en el que la voz de Klaus Meine tiene todo el protagonismo con un marcado tono sexual y sensual; lástima que el físico no le acompañe. BON JOVI habría recibido toneladas de sujetadores en los escenarios interpretando esta canción. La balada de este álbum es “Believe In Love”, que no llega al nivel de otras compuestas con anterioridad, pero aun así tiene una cuidada y bonita melodía, una letra sentida y estribillo para sacar el mechero en los directos; si la hubiese compuesto cualquier otra banda sería una canción para poner en todos sus grandes éxitos, pero para SCORPIONS queda en otra balada más. Qué le vamos a hacer, a los maestros siempre les pedimos más, aunque eso no sea lo más justo.

2 - “Blackout”

scorpions-blackout

La medalla de plata de esta lista se la lleva “Blackout” (1982), el que para muchos será “el disco de SCORPIONS”, puesto que en él no sólo se estableció y aportó su personalidad Matthias Jabs a las seis cuerdas, sino que consiguieron la conquista de Estados Unidos, llegaron a lo más alto de las listas de ventas y se coronaron como auténticos rockstars. Y eso que casi no se publica el álbum y se produce la separación de SCORPIONS debido a la pérdida de las cuerdas vocales de Klaus Meine, que tuvo que acudir a varios especialistas.

Afortunadamente, la voz de Meine volvió a su estado natural e interpretó canciones que a día de hoy consideramos clásicos del Hard Rock y una parte fundamental de la historia de la música, como la misma “Blackout”, directa, rápida y perfecta para ponerle las pilas a cualquiera; “Can’t Live Without You”, que, personalmente, es una de mis favoritas de la banda gracias a su riff machacante y su reconocible estribillo; o la revienta-estadios “No One Like You”, que si estás leyendo esto y no sabes qué canción es, te aconsejaría que te planteases qué has hecho con tu vida y tus oídos.

“Blackout” fue un disco genial en el que todos los miembros de la banda remaban hacia el mismo lugar y estaban ya perfectamente compenetrados después de años tocando juntos; y sabían lo que querían y cómo hacerlo, y vaya si lo hicieron.

1 - “Love At First Sting”

scorpions-love-at-first-sting

Sin embargo, aún faltaba lo mejor, faltaba el número uno de nuestra lista, “Love At First Sting”, que se publicó sólo dos años después, en 1984, y supuso la perfección del estilo de la banda, su asentamiento en el estrellato y la llegada de grandes canciones que, no sólo fueron aclamadas en su época, sino que a día de hoy se recuerdan como cimas de la historia del Hard Rock y el Heavy Metal; me refiero a temas como “Rock You Like A Hurricane” y la archiconocida balada “Still Lovin’ You”, que marcaron una era y de los que no voy a hablar porque nos sobran las palabras.


No obstante, “Love At First Sting” tiene mucho más aparte de eso; en él encontramos la mezcla perfecta entre el Heavy Metal, el Hard Rock punzante y melódico a la vez, algunos ritmos cercanos al Pop y grandiosas baladas para enmarcar. Tiene canciones como “Bad Boys Running Wild”, que suena en la misma línea de “Rock You Like A Hurricane”; “I’m Leaving You”, que tiene un ritmo poppie con guitarras distorsionadas y unos bonitos y melodiosos arpegios; “Coming Home” comienza como una balada y en su desarrollo acaba por ser una lanzada canción de Heavy Metal con un gran trabajo de guitarras; “Big City Nights” es una obra maestra en sí; y “Crossfire” es un medio tiempo que se alza como una plegaria contra la guerra. En resumidas cuentas, no hay un solo acorde, una sola nota, una sola melodía o un solo arpegio que sobre en este álbum. “Love At First Sting” es una joya, una de las cumbres de Hard Rock.

“Eye II Eye”, el peor disco de SCORPIONS

scorpions-eye-II-eye

Después de escuchar y repasar estos cinco clásicos, pocos piensan que esta banda pueda darnos algo malo, pero, como lo prometido es deuda, además de lo mejor, también traemos lo peor, y el peor álbum de SCORPIONS es “Eye II Eye” (1999), el disco con el que los germanos pretendían mostrar el mundo que eran capaz de adaptarse a los tiempos y las nuevas modas. No obstante, lo que nos demostraron es que, de la misma forma en la que pueden darnos lo mejor, también pueden darnos un compacto que nos provoque ganas de tirarlo por la ventana, equipo de música incluido.


¿Quién sabe lo que estaban pensando o si en algún momento alguno de ellos se vio iluminado y pensó que no iban por el camino adecuado? El caso es que nos “regalaron” un puñado de canciones que bien podrían haberse metido por donde estás pensando mientras lees este artículo. Desde la primera, “Mysterious”, hasta la última, “A Moment In A Million Years”, encontramos ritmos poperos, electrónicos, incluso Rhythm And Blues, y con las guitarras y la maravillosa voz de Klaus en segundo plano y desaprovechadas; hay canciones aquí que la propia Madonna habría rechazado incluir su peor disco, y no me extraña. Este disco parece una parodia de ellos mismos y un ridículo intento de modernizarse. En fin, si puedes, no escuches “Eye II Eye”.

Sensi Cuadrado

Madness Live!

1 Comentario

  1. Jaja, pensaba que era una exageración; al leer sobre «Eye II eye» creía que el artículo venía firmado por algún purista del rock que se cierra a otros sonidos, pero no, estoy totalmente de acuerdo, he intentado escucharlo y en el tercer tema lo he tenido que quitar, cada canción más bochornosa que la anterior, de hecho, esta tercera parece que una Boy Band ha descubierto el pedal de distorsión.
    Y mira que a mí me gustó mucho el «One second» de Paradise Lost, o que me gusta la mayor parte del trabajo de Depeche Mode, así como escucho jazz, clásica o con la década de los 60, pero… Infumable este Eye II eye, quisieron vender discos y lo que vendieron fue su alma.
    No soy el más indicado para hacer el típico comentario de qué cambiaría de la lista, porque les perdí la pista a partir de mediados de los noventa, pero sí que me gustaría apuntar que yo sacaría el Lovedrive, no por falta de calidad, sino porque no me transmite, me resulta reiterativo, e incluiría su disco de debut, que me parece excelente y a reivindicar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here