Crítica de COTARD – Ojibwa

1
Cotard - Ojibwa

Lo mejor que tiene ejercer de crítico musical es que nunca paras de aprender. Gracias a este disco (y bueno, gracias también a Google) he descubierto que los Ojibwa son una de las tribus nativas más grandes de Norteamérica y que el síndrome de COTARD es una enfermedad mental que provoca que los vivos piensen que están muertos.

Pero lo más importante que he descubierto -y en esto Google no ha tenido nada que ver- es a una muy interesante banda que mezcla de manera muy eficaz Hard Rock y Heavy Metal. Aunque han entrado en mi vida con este disco, llevan otros tres trabajos a sus espaldas.

La primera comparación que se me viene a la mente para describirles es la de HALESTORM. Ambas bandas apuestan por un Hard Rock moderno. Pero la principal similitud se encuentra en la voz de Celia Noguera. Tanto ella como Lzzy Hale se mueven en tesituras y registros similares.

Donde más brilla Celia quizá sea en el hímnico y coreable tema “Contra El Muro”.  El contraste con la voz invitada de Óscar Sancho (LUJURIA) crea un resultado atractivo reforzado con los riffs potentes y rockeros de Carlos Sánchez.

Ellos afirman tener un espíritu ecléctico y la muestra efectiva puede ser el aire funky de “Desde Aquí Hasta El Sol”. Ahí brilla otra de las grandes bazas del disco: ese estupendo groove creado por la base rítmica de Javier López al bajo y Pedro Marza a la batería.

El ejemplo más original de esa mezcla entre Hard Rock y Metal puede ser “Cae”, donde encuentras una mezcla de los WHITESNAKE del “Lovehunter”, con  un interludio que suena lejanamente a FAITH NO MORE y un final metalero desbocado con voces guturales. Otro de los momentos donde COTARD más se lucen.

Otro de los temas memorables del disco es “Mi Hora”. Comienza con unos teclados a lo DEEP PURPLE actualizados y Celia despliega una melodía vocal cautivadora y magnética arropada con la contudencia del resto de la banda

Sin “Ojibwa” no alcanza el sobresaliente es porque le falta algún otro tema con más gancho para completar. Y es que en algunos momentos la intensidad cae: canciones como “Será Tarde” pasan desapercibidas y cuesta mucho más retenerla.

En definitiva, COTARD han presentado un álbum suficientemente variado, atractivo, elaborado con elegancia y potencia que debería despertar tu atención. No solo por el nombre curioso de la banda y del álbum, sino por su calidad musical.

Brave Sir Robin


Discográfica: Autoproducido

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here