Crítica de DENNER SHERMANN - Masters of Evil

0

Después de lanzar un prometedor EP del que se esperaba algo más, DENNER SHERMANN, los míticos guitarristas de MERCYFUL FATE, han seguido con su proyecto, lanzando muy seguido su primer álbum, “Masters Of Evil”. Creo que han demostrado que ese título encaja muy bien con su propuesta.

Lo primero que se aprecia en el disco es una mayor paciencia y elaboración en las composiciones, menos desgarradas y con un sentimiento aún más clásico, con estructuras más complejas. “Satan´s Tomb” fue un puñetazo sin freno, con la voz de Sean Peck totalmente desatada y una potencia devastadora en los volúmenes, con el espacio totalmente saturado de sonido atronador y afiladísimo, casi sin opción a degustarlo, como si hubieran querido sacar la energía acumulada durante años de una sola vez y se hubieran pasado de frenada.

En “Masters Of Evil” el camino ha sido totalmente distinto, para empezar la producción tiene un poso más antiguo y reposado, y en las canciones se ha manejado la intensidad mucho mejor, modulando los momentos y haciendo que su Heavy Metal sea menos abusivo y mucho más paladeable, más maligno y dosificando la fuerza para hacerla notar justo en el momento idóneo para atrapar al oyente.

Ahora lo han clavado, ahora ya tenemos lo que debería ser la versión definitiva de DENNER SHERMANN, con un Sean Peck más centrado en cantar y menos en abrumar y apabullar a base de agudos. Una maravilla que hará alucinar a aquellos que en su día gozaron de la técnica de Michael Denner y Hank Shermann, y además todo ello alimentado por la portada de Thomas Holm, que no podía perderse esta cita.

El disco empieza con una sarta de canciones impresionantes: “Angels Blood”, “Son Of Satan”, “The Wolf Feeds At Night” (atención al riff inicial, que de deja los pelos de punta) y “Pentagram And The Cross”. Es un viaje de cabeza a los años 80, una absoluta maravilla que posiciona al disco directamente en un lugar de privilegio en las carreras de sus integrantes.

Lo que viene detrás no es menos. En “Masters Of Evil” hay una lección vocal en cuanto a melodías y tonos alcanzados, además de una colección de riffs y punteos al nivel de estos mitos. Con “Servants Of Dagon” han rendido su pequeño tributo a BLACK SABBATH, antes de “Escape From Hell”, cargada de sabor añejo en las guitarras rítmicas y muy buena representación de la intensidad que es capaz de ofrecer la banda.

Todo termina con la más contenida “The Baroness” y deja la sensación de que el disco gana a su reciente EP por haber sabido contener esa rabia y dosificarla a lo largo de las canciones, dejando fluir la maldad típica de las guitarras de estos maestros con mayor naturalidad y calma.

Esperemos que DENNER SHERMANN se suban a los escenarios y presenten estas canciones ante el público, porque se lo merecen y, qué demonios, porque nosotros también nos lo merecemos.

Carlos Herrero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here