Crítica de OBSCURA - Akroasis

0

OBSCURA es un ejemplo de banda que ha ido mutando y creciendo su propuesta con el tiempo, sin por ello perder sus principios. Desde siempre se mostraron como una alternativa al Death Técnico Progresivo heredero de DEATH en su última época, pero procedentes de Alemania. Y eso conlleva incluir en el saco influencias como CYNIC, ATHEIST o PESTILENCE, pero también alguna cosa más arriesgada como GORGUTS (precisamente los del “Obscura”) o GORDIAN KNOT en las partes más instrumentales. Sin embargo, OBSCURA ha ido madurando estos principios hacia composiciones completas que van más allá de la técnica y el retorcimiento sin orden ni concierto y tienen un sentido estructural y una melodía pegadiza para que se puedan identificar entre sí. “Akroasis”, es así, después de casi 4 años de sequía, lo mejor que se puede encontrar de OBSCURA ahora mismo.

El truco de OBSCURA está en a partir de una columna vertebral clásica, desperdigar melodías y destellos de virtuosismo, sin que por ello se vea perjudicada la brutalidad. El tema de apertura de más de 7 minutos, “Sermon Of The Seven Suns” es un ejemplo. Los intrincados ritmos de la batería, los solos y las cabalgadas, están combinadas con pasajes pegadizos y melodías que se quedan a la primera, bien en forma de riffs o bien en forma de líneas solistas. Las armonías son arriesgadas, pero no caen en el precipicio, siendo aquí donde recuerdan a GORGUTS (sobre todo en su segundo corte, “The Monist” y más adelante en “Ode To The Sun”) y a veces hasta se encuentran cortes que dentro del virtuosismo, siguen una línea mucho más convencional de inspiración Death-Thrash como “Akroasis” o “The Sepiroth”.

Lo único que echa un poco para atrás y que ya es habitual en OBSCURA es la excesivamente limpia y sintética producción. Vale que es la mejor forma de conjuntar todos estos elementos sin que se sacrifiquen unos frente a otros, pero a veces uno cree estar ante unos autómatas que asombran pero no evocan. El eco robótico de algunas voces (algo de herencia puramente CYNIC) tampoco está muy conseguido, mientras que las voces más guturales sí que dan un toque de oscuridad (especialmente en los citados “The Monist” y “Ode To The Sun”) que sirve de contrapunto a la luminosidad general de las ejecuciones de los cortes.

Lo otro que echa para atrás es la composición que cierra el trabajo, “Weltseele”, que se extiende hasta los 15 minutos. Empezando acústicamente (como también lo hace “Perpetual Infinity”), tarda en arrancar de manera barroca y colorista, con un gran trabajo para el bajista fretless Linus Klausenitzer, y luego se retuerce demasiado, de manera que al final del tema uno ya no sabe cuando empezó realmente y que se ha encontrado por el camino. Eso sí, para demostrar el lado “progresivo” de OBSCURA es un corte excelente, que se sale de la estructura algo más convencional del resto del trabajo, pero que mantiene la agresividad y la oscuridad armónica y gutural.

OBSCURA no es sólo una banda de músicos para músicos, tienen condescendencia y capacidad para hacer canciones más allá de superposición de ritmos y riffs. “Akroasis” es un disco que en primera escucha ya ofrece algo, y en sucesivas gana, sin llegar a saturar, aunque probablemente su reproducción repetida acabe por hacerse tediosa con el tiempo. De lo que no cabe duda es de que OBSCURA sigue creciendo y que este disco es su mejor escaparate hasta la fecha.

Raúl Ureña Salgado

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here