Crítica de FIRESPAWN – The Reprobate

0
Firespawn - The Reprobate

FIRESPAWN se vende como una “superbanda”. Eso significa que a priori me da repelús. Gente de ENTOMBED, UNLEASHED, NAGLFAR, NECROPHOBIC… En realidad los cabezas más visibles son Victor Brandt y el propio Lars Goran Petrov de ENTOMBED A.D., pero el resto de compañeros hacen que a priori estemos ante un grupo con muy buenos mimbres. Problema: cuando tanta personalidad de extensa trayectoria se junta (me remito a HAIL OF BULLETS por ejemplo), el producto es bueno pero suele pecar de insulso. Exactamente eso es lo que ocurrió con el debut de FIRESPAWN para mi gusto hace un par de años y casi casi vuelve a ocurrir en este “The Reprobate”. Buen Death Metal quem aunque hecho en Sueciam tiene mucha inspiración americana, pero al final entra uno en una desidia difícil de superar.

Como siempre en este tipo de discos toda la carne esta puesta en los dos primeros cortes,  los mejores con diferencia del disco: el cabeceante y lleno de solos atonales “Serpent Of The Ocean” y el muy DEICIDE “Blood Eagle”. Con estos temas podemos definir lo que pretende y es FIRESPAWN. Coger las influencias de MORBID ANGEL, DEICIDE, MALEVOLENT CREATION, MONSTROSITY y llevarlas al lado de la oscuridad melódica europea (haciendo que me recuerden a bandas como INSISION, BLOOD RED THRONE o DESULTORY).

El problema es que todos los miembros del grupo tienen una gran calidad pero no consiguen transmitir implicación en lo que hacen. Especialmente es lo que le pasa a Petrov. Canta con una voz muy monótona y sin fuerza, aunque utilice un registro alejado del de camionero cabreado que tiene en ENTOMBED A.D. y en su momento ENTOMBED y opte por algo más gutural, en combinación con otras tonalidades más agresivas que recuerda a Glenn Benton.

 

La producción es excelente, de eso no cabe duda. Las guitarras tienen cierto halo de épica oscuridad que es lo que la meten de lleno en el terreno europeo (a veces temas como “Danmatio Ad Bestias” me recuerdan a la etapa más Death mórbida de BEHEMOTH). Los ritmos son contundentes, tienen mucho cuerpo y la voz de Petrov está grabada con cierto eco cacofónico que aumenta la sensación demoniaca de todo el disco. Los temas están muy bien compuestos también, combinan partes pegadizas, riffs adictivos con otros cambios y solos más técnicos y enrevesados (a veces quizás demasiado), que son obra de un Victor Brandt que es el que más brilla de todo el grupo. El por qué me quedo en el notable y no doy un paso más allá es porque al final me falta algo.

Si grupos como INSISION o BLOOD RED THRONE sí me transmitían más cosas, sin llegar a la brutalidad de VOMITORY. Tenían poderío, oscuridad, brutalidad… la forma más americana de hacer Death Metal en Europa. Sin embargo, en FIRESPAWN todo me parece un tanto frío y encorsetado. Quizás sea el cierto desdén de Petrov al cantar o que todo lo que hay en “The Reprobate”, como ya pasaba en su predecesor nos sonará a pastiche, pero sin querer reconocerlo (si fuera como BLOODBATH, que en sus fantásticos orígenes así lo reconocía y se vendía como banda para divertir y divertirse sin más pretensiones…). Sin embargo, en este trabajo los músicos parece que han querido ir, fichar, tocar e irse. Claro que con su trayectoria esto significa tener un trabajo disfrutable y que le gustará a cualquier fanático del Death Metal añejo.

“The Reprobate”, callos con garbanzos

 

FIRESPAWN es un plato de callos con garbanzos. Cuando te enfrentas a ellos sabes a lo que vas. Si previamente lo has probado, te gustarán, pero no te aportará ningún sabor que no hayas experimentado antes y al final se te acabará haciendo hasta pesado de digerir. Si eres fanático, hasta repetirás. En el caso de “The Reprobate”, el plato está bueno, aunque el regusto digestivo que te deja tampoco es como para hacerle un monumento. Pero un buen plato de callos de vez en cuando tampoco viene mal.


Discográfica: Century Media
Reseña Panorama
NOTA
7
Compartir
Artículo anteriorCrítica de ROYAL THUNDER – Wick
Artículo siguienteHorarios del Leyendas del Rock 2017

Como músico frustrado siempre me ha gustado investigar y compartir mis sensaciones sobre la música que escucho, dando igual géneros, épocas o artistas. No hay mayor placer que descubrir un nuevo sonido e ir tirando del hilo hasta hacerte una idea en tu cabeza de todo el contexto que lo envolvió. Desde la humildad del analfabeto musical, mis torpes palabras pretenden servir de descarga para todos estos sentimientos que se generan al dejar caer la aguja sobre un vinilo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here