saxon-2016-1

Hace un año fallecía el icónico Lemmy Kilmister de MOTÖRHEAD. Con él se iba una imagen y una actitud, un sonido y una banda… y también una gira que iba a recalar en España y que incluía como compañeros de escenario a SAXON y a GIRLSCHOOL. Lamentablemente aquella fecha no llegó nunca a celebrarse y jamás se volverá a celebrar. Un año después resucita aquel tour, esta vez sólo de SAXON y GIRLSCHOOL, añadiendo en fechas españolas a los catalanes ’77. Si hay algo en común entre las tres bandas la noche del 17 de diciembre fue la presencia constante de Lemmy en el ambiente.

La fecha venía envuelta en la presentación del aún en formación Rock Fest de Barcelona, organizado por la misma promotora, e iba a ser la enésima vez en que podríamos disfrutar del auténtico espíritu del Heavy Metal, de SAXON, una de las mejores bandas del planeta por directo, actitud y por discografía, pues después de 22 discos no tienen trabajo malo. El añadido de ver a las talluditas GIRLSCHOOL que descubriera el propio Lemmy y a las que por diversos motivos aún no había llegado a ver, siendo lo más cercano aquella fallida fecha en el extinto festival Martohell, daba un aliciente extra, al igual que el energético directo de ’77.

Y debía haber ganas de ver otra vez a SAXON porque ya en la apertura de puertas había una nutrida cola y la Sala San Miguel, o lo que es lo mismo, un pasillo del Palacio de Vistalegre habilitado como sala de conciertos, sin llenarse en su aforo de 2.000 personas (al ser muy larga y no tener un escenario alto al final ni se vería…), si llegó a presentar tres cuartos de entrada, agolpados en la primera mitad de la sala, delante de la mesa de mezclas con lo que resultaba hasta agobiante.

‘77

77-banda-2016-1

Con puntualidad a las 19:30 como dijo el propio “Pirata” que estaba haciendo las veces de DJ en la mesa de mezclas, salía el cuarteto catalán ’77 para descargar su energético Rock ‘n’ Roll que bebe de AC/DC a través de formaciones que metalizan su sonido y actitud como AIRBOURNE (con los que hay paralelismos más que evidentes, no sólo musicales) y BULLET. Con cuatro discos a sus espaldas y el reciente “Nothing Gonna Stop Us” aún en la memoria, empezó con la primera parte de “Promise Land”, esa que reza “We Are ‘77” y que les sirve de tarjeta de visita y presentación en los conciertos.

77-banda-2016

El sonido era notable, en volumen y mezcla, aunque las segundas voces se apreciaban poco. El pequeño en tamaño pero grande en pegada Andy Cobo, aporreaba su set ladeado para que entraran en el escenario las baterías de SAXON y GIRLSCHOOL y los hermanos Valeta acaparaban el resto del protagonismo no parando ni un segundo quietos, moviéndose de un lado a otro para desesperación de los fotógrafos. En “High Decibels” el volumen aumentó, haciendo honor al nombre del tema y después de saludar al respetable se pusieron a presentar un tema de su nuevo disco, “It’s Alright”, pidiendo palmas a todos los allí presentes.

77-banda-2016

El reconocible “Down & Dirty” fue la continuación sin dejar de derrochar energía, hasta que con “Things You Can’t Talk About” el protagonista absoluto fue LG Valeta con sus solos setenteros interpretados entre medias del público. La rapidez volvió con “Tightrope”, del nuevo disco también en la que Andy Cobo aprovechó para hacer un solo de batería prescindible, lo que dio paso a que Armand Valeta dejase su guitarra y recordase que hacía un año Lemmy moría y que MOTÖRHEAD debía haber estado en esta gira. Como homenaje, interpretaron un tema del grupo inglés, que no es de los habituales del repertorio, “The Hammer”.

77-banda-2016

El colofón después de 40 minutos de actuación sería “We Want More Rock And Roll”, que dio pie a que el grupo pidiese al público que gritase si quería más. Para abrir boca ’77 es una banda ideal por derroche de energía y buena actitud sobre las tablas. La esencia del Rock And Roll sin más pretensiones.

GIRLSCHOOL

girlschool-2016-1

Después de 20 minutos despejando el escenario de la parafernalia de ’77, la noche de New Wave Of British Heavy Metal empezaba con el cuarteto de chicas GIRLSCHOOL. Uno de los descubrimientos musicales que hizo Lemmy tiene en su haber joyas como “Demolition”, “Hit And Run” y “Screaming Blue Murder”, reformándose en 2002 para desde entonces sacar discos de tanto en cuanto y seguir girando con la formación original (a excepción de Kelly Johnson, que falleció en 2007).

girlschool-2016

Hace no mucho estuvieron en el evento que todo aficionado a la NWOBHM habría querido ver, el Hard Rock Hell Festival en Sheffield, y el repertorio que íbamos a presenciar esta noche en Madrid por este cuarteto de ya casi sexagenarias no iba a divergir mucho, adaptándolo a las necesidades de tiempo de la noche, lo que supondría que obviasen una de mis preferidas, “Screaming Blue Murder” y se centraran obviamente en “Hit And Run”. Los años pasan pero parece que ni por energía ni por imagen se han visto muy perjudicadas estas “chicas”, si bien su batería Denise Dufort es la que más ha pagado los excesos y el paso del tiempo, lo que no impedía que con su batería llenase todo el escenario.

girlschool-2016

Y es que si la actuación de GIRLSCHOOL tuvo un pero, fue el sonido. Inicialmente era bajo salvo la batería que lo llenaba todo. Las propias componentes del grupo lo dijeron para que el ingeniero de sonido lo arreglase y desde ese momento lo que pasó fue que aumentó el volumen pero se fue al carajo la ecualización, amén de un sonido “chicharrero” constante que provenía de la guitarra de Kim McAuliffe que no se terminó de solucionar. Aun así disfruté bastante de la actuación de GIRLSCHOOL, a cuyas integrantes se las vio bastante enchufadas y pasándoselo bien, también con la sombra de Lemmy circulando por nuestras cabezas, tanto por recuerdo de las propias chicas del grupo, como por la camiseta que lucía Kim de MOTÖRHEAD.

girlschool-2016

Tras la intro de sirenas en donde los ojos rojos de la gigante águila de SAXON contribuían, a las 20:30 comenzaban los acordes de “Demolition Boys” y el Rock And Roll macarra y vacilón de “C’mon Let’s Go”, cuya intro de batería es inconfundible. Entre bromas constantes, el cuarteto dijo que seguiría tocando otra de “Hit And Run”, y cómo no, es el tema que le dio título al disco en 1981, hace ya 35 años. Después de aumentar el volumen de la mezcla a petición de la propia banda y dar al traste con la claridad de los instrumentos, atacaron “I Spy” de “Legacy”, para mi gusto totalmente prescindible y para olvidar por dos razones: porque fue la que más sufrió el cambio de ecualización, y porque un tema en donde las voces en estudio se deben fundamentalmente a DIO, en directo “suena raro”.

girlschool-2016

Como hace poco tenían editado “Guilty As Sin”, GIRLSCHOOL dedicó los dos cortes siguientes a presentarlo en sociedad, empezando por la pegadiza “Come The Revolution”, en la que reflexionaron sobre la situación mundial actual y en cuya ejecución Jackie Chambers sufrió un par de acoples en su solo; y continuando con “Take It Like A Band”, donde se acordaron con cariño de Lemmy. Era el momento de volver a “Hit And Run” y lo hicieron con otro de los temas bandera, “Future Flash”, siendo en este momento evidente que “Screaming Blue Murder” para mi pesar no iba a estar en el setlist como sí lo estuvo en el festival HRH.

girlschool-2016

La traca final vendría con otra de “Hit And Run”, “Watch Your Step”, en donde fue evidente que de las dos vocalistas la que conserva mejor voz (además de mejor carisma por sus constantes proclamas en castellano) era la bajista pelirroja Enid Williams. La ya habitual versión de “Race With The Devil” de THE GUN abría la recta final que tuvo lugar su cenit con “Emergency”, que nunca puede faltar, poniendo punto y final a 45 minutos de puntualidad británica de actuación un tanto agridulce, en la que el sonido regular tirando a malo deslució la buena forma de la banda y los temas míticos de su juventud.

SAXON

saxon-2016-2

22 discos en estudio a sus espaldas, un puñado incontable de directos (el último el reciente y excelente “Let Me Feel Your Power”, excusa para verles por aquí), casi 40 años de historia… SAXON no necesita presentación. Y menos en España donde están prácticamente cada año ya sea en forma de gira o de festival. En mi caso personal es la banda internacional que más veces he visto -una docena- y aunque el ritual es siempre el mismo (“grande cohone”, romper el setlist, el hacer cantar a la gente en “Wheels Of Steel”…) siempre me lo paso en grande. SAXON es LA ESENCIA del Heavy Metal.

saxon-2016

Con una trayectoria constante y coherente, con ciertos cambios de rumbo y sonido pero siempre con su base imperturbable. Por eso había que acudir a una nueva llamada de Biff Byford, Paul Quinn y compañía (en este caso con el pequeño cambio de que el bajista Nibs Carter por problemas familiares tuvo que ser sustituido por el griego Gus Macricostas ex de BATTLEROAR).

Una vez más, también, el tema de conversación era si SAXON iba a venir con el águila, ese signo que es su carta de presentación desde “Wheels Of Steel” y que en un tema como “The Eagle Has Landed” se convierte en protagonista. La sala San Miguel pese a ser grande, no tenía un escenario muy ancho con lo que los encargados de organizar el escenario tuvieron que hacer malabares para que entrara el aguilucho metálico lleno de luces en sus largas alas, y de hecho se podía entrever detrás de ella el telón con el logo de SAXON, que ya no pudo verse pues la sala no daba más de sí. Así pues tuvimos a SAXON y su águila… ¡qué más se puede pedir!

saxon-2016

Pues desde el momento en que empezó a sonar la canción de AC/DC “It’s a Long Way to the Top (If You Wanna Rock ‘n’ Roll)” ya nada más que dejarse llevar por 2 horas impagables de AUTÉNTICO HEAVY METAL. Así empezaron a las 21:35 con la poderosa “Battering Ram”, presentación del último disco y no pararon hasta el final, saludando Biff en su castellano cargado de acento, con sus tics humorísticos, y con un sonido que aunque al principio por mayor volumen fue un zambombazo en nuestros tímpanos, pronto a lo largo de la interpretación de este primer corte, se terminó de equilibrar dando como resultado todo lo necesario para tener un buen concierto (otro más en la historia de los anglosajones).

saxon-2016

Como suele ser habitual en SAXON, se alternan temas de sus últimos trabajos o menos habituales con los clásicos que nunca pueden faltar, y por eso la ubicación de “Heavy Metal Thunder” como segundo corte puso aquello patas arriba con lo de “Fill your heads with heavy metal thunder”… De “Sacrifice”, anterior gran trabajo del grupo, cayó el tema título y la comunión total fue con “Solid Ball Of Rock” que sirvió para que todo el mundo saltara y Biff empezara a interactuar con el público haciéndonos cantar y soltando su primer “grande cohone” que tan bien aprendido se lo tiene. Nuevamente mirada al pasado con proclama para seguir adelante pese a los problemas que nos depare la vida con “Never Surrender” y por fin llegó el protagonismo para el águila.

saxon-2016

Era el momento de “The Eagle Has Landed”, reposando un poco este energético inicio de concierto y la escenografía de SAXON cobró protagonismo. Hasta ahora todo habían sido juegos de luces y algún fogonazo de humo saliendo del escenario. El enorme águila metálica que SAXON se había traído detrás sólo había iluminado sus ojos rojos de vez en cuando. En este tema las decenas de bombillas halógenas que cubrían su cuerpo hacían que el símbolo se encendiese como fuego, dando un calor infernal para las primeras filas y dejando ciegos a todos los que la mirábamos de frente. El propio Biff bromearía al final del concierto al respecto diciendo que habría sido necesario traer gafas de sol en las primeras filas. Desde aquí y hasta el final, el águila seguiría iluminándose de tanto en cuanto, aunque todo su esplendor lo adquirió en este corte.

saxon-2016

Otro clásico que no puede faltar de los de pegar saltos y mover la cabeza es “Stand Up And Be Counted” del “Wheels Of Steel”, dando paso así a la introducción satánica grabada a lo IRON MAIDEN de “The Devil’s Footprint” y de nuevo a otra de las infaltables, “Strong Arm Of The Law”, que sirvió para que Biff presentara a Gus al bajo con la reconocible línea constante que se clava en el cerebro y que es la columna vertebral de este corte. Como siempre y aunque ya se vayan acercando a los setenta, Biff, Paul y Nigel tienen el espíritu de unos quinceañeros y siguen con sus cualidades intactas, especialmente Biff al que le da igual hacer berridos como en “The Devil’s Footprint”… los clava como si su voz fuese virgen.

Era el momento de volver a dar protagonismo al público y de paso de darnos una sorpresa. Biff nos dio a elegir entre tres temas: “Power And The Glory”, “Broken Heroes” y “Rock And Roll Gypsy”, estas dos últimas del recuperado “Innocence Is No Excuse”. La sorpresa fue la tercera, pues la opción hasta ahora en otras partes de la gira la hacían entre las dos primeras. Ante los gritos del público Biff decidió que tocarían primero “Power And The Glory”, que es otra de las fundamentales y “Rock And Roll Gypsy”, siendo para mi gusto de lo mejor de la noche. La continuación sería otro paso hacia delante, ya fallándole la fecha de edición del disco a Biff de tantos que tienen. Me refiero a “Chasing The Bullet” del “Call To Arms”.

saxon-2016

Dentro de la ritualística de SAXON también está el momento de “qué preferís, una canción rápida o una lenta”. Biff jugó un poco con nosotros y dijo que iban a tocar una canción lenta para tomar aire y relajarse, y los ingleses optaron por probablemente el tema más poderoso de la historia de SAXON, esa locura que es “20.000 Ft”, que dejó aquello hecho un solar. La lenta de verdad vendría después con otra de las nuevas, la hímnica “Queen Of Hearts”, que fue aderezada por luces rojas al decir su estribillo: “She is the red Queen, The red Queen, Queen of hearts”. De aquí en adelante ya sólo nos quedaría la traca final con una pequeña concesión actual con motivo de la edición de su último disco en directo.

saxon-2016

“And The Bands Played On” fue la siguiente del “Denim And Leather” en caer (y quedaban un par de ellas aún claro…) y la preciosidad que es “Dallas 1 PM” todos con las guitarras en alto. El recuerdo a Lemmy y MOTÖRHEAD del que eran amigos personales vino de la mano de una versión bastante disfrutable del “Ace Of Spades”, cerrando este primer bloque con la imprescindible “Wheels Of Steel”, que a mí me termina cansando por su final alargado que Biff usa para interactuar con el público y hacernos cantar.

Después de marcharse brevemente mientras todo el mundo coreaba el nombre de la banda, recordaron la edición de su último DVD y tocaron “Let Me Feel Your Power” del “The Inner Sanctum”, para ya restar sólo los mayores clásicos de SAXON, empezando por la siempre coreada “747 (Strangers In The Night)” y después de otra breve marcha del escenario “Crusader”. Esta vez no hicieron aquello de que al pedirla el público decir que era muy pronto aún… pero sí tocó hacer lo de coger el setlist y romperlo, aunque ya todos sabíamos lo que faltaba.

saxon-2016

Por un lado “Denim And Leather”, que Biff usó para agradecer la presencia en la sala de gente de todas las generaciones. Y, finalmente, el protagonismo lo dejó para Paul Quinn que empezó con el riff tan reconocible de “Princess Of The Night” y toda la sala cantando y con sonrisa de oreja a oreja después de dos horas de concierto.

No es la vez que más tiempo he visto a SAXON sobre las tablas, tampoco tocaron nada que no conociese, salvo las nuevas… pero sigue siendo la banda del Heavy Metal con mayúsculas. Una peregrinación necesaria para saber lo que es honestidad y buen hacer en una formación de Metal en sus formas más clásicas. SAXON es eterno. Todos lo sabemos.

 

Promotora: Rock ‘N’ Rock

Autor: Raúl Ureña

Fotos: Laura Ruiz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here