Crónica de TRIVIUM, SIKTH y SHVPES

0
Matt Heafy de Trivium

Conciertos de TRIVIUM, SIKTH y SHVPES – 18 de marzo de 2017, Madrid (sala But)

La sala But estaba a reventar para acoger la visita de TRIVIUM a Madrid. El grupo estadounidense traía bajo el brazo su álbum más reciente, “Silence In The Snow”, aunque casi no se puede decir que fuera un concierto de presentación al entrar en el setlist tan sólo tres de sus canciones. Le acompañaban dos bandas inglesas, SHVPES y SIKTH, que supieron caldear el ambiente -especialmente la primera- a rebosar de seguidores muy jóvenes… y una cebra que se convirtió en la espontánea de la noche.

SHVPES

Shvpes - Griffin Dickinson ShvpesIncreíble lo de estos ingleses. Prácticamente desconocidos en nuestro país, excepto porque el cantante Griffin Dickinson es hijo de Bruce Dickinson de IRON MAIDEN, se metieron al público en el bolsillo con una fenomenal actuación. Como si estuvieran conectados a la corriente eléctrica, no pararon en ningún momento, especialmente Griffin, que brincó, se sacudió como un poseso y corrió constantemente por todo el escenario. Y, además, cantó bien. También se mostraron muy activos los guitarristas Youssef Ashraf y Ryan Hamilton, igualmente dinámicos, que aprovechaban los dos salientes del escenario para acercarse más al público, así como la plataforma central.

ShvpesInterpretaron canciones como “False Teeth”, “State Of Mine”, “Skin & Bones” o “Two Minutes Of Hate”, dando buena muestra de un sonido deudor de los 90. Sirvieron su Metal Alternativo con tintes de Metalcore -muy poderoso- con total entrega, recompensada con aplausos por una sala ya a rebosar.

Shvpes - Griffin DickinsonEl público atendía las peticiones de Griffin para gritar, botar, alzar los cuernos en alto -como ocurrió con “Pain. Joy. Ecstasy. Despair”– o desatarse en el primer circle pit de la noche con “God Warrior”.

ShvpesEl desmadre fue ya total cuando Griffin pidió un wall of death en el que él mismo se integró. Su regreso al escenario no pudo ser más aparatoso: saltó por encima del foso de prensa, siendo recogido cabeza abajo por un roadie, como haciendo el pino, para devolverle con dificultad sobre las tablas mientras la gente no daba crédito a lo que ocurría.

Shvpes - Griffin DickinsonSHVPES dejó una buenísima impresión entre los asistentes. Por actitud, y es que sudaron la gota gorda, los de Birmingham bien hubieran merecido tocar antes de TRIVIUM.

SIKTH

Sikth Otros ingleses, SIKTH, dieron el relevo a SHVPES en el escenario, pero con menor fortuna que sus predecesores. Su Metal Progresivo combinado con dejes noventeros no dejó tan buen sabor de boca, a pesar de que no se puede negar que ofrecieran una esforzada actuación.

SikthEl caso es que SIKTH cuenta con dos vocalistas, Mikee W Goodman y Joe Rosser, y juntos establecen un diálogo en el que las voces agresivas y alocadas obtienen réplica de las líneas vocales melódicas. También contrastaron en lo visual. Mikee tiene una apariencia más descuidada, cierto aire indigente, acorde con su locura vocal. Mientras, Joe apareció repeinado, aunque llegó a echarse la capucha de la sudadera, más por una cuestión estética, es de suponer, porque hacía mucho calor en la But. De esta forma, el peso de la actuación recayó en la interpretación de los dos cantantes, muy activos, pero sin llegar al chute de adrenalina que llevaba Griffin.

SikthSikth“Philistine Philosophies”, “Part Of The Friction”, “Flogging The Horses” y “When Will the Forest Speak…?” fueron los primeros cortes, en los que los músicos se movieron andando por todo el escenario, también dando saltitos, subiéndose a la plataforma central… y pidiendo botes del público así como su apoyo, sin faltar las manidas comparaciones entre las audiencias de Madrid y Barcelona. Joe, al menos en sus primeras intervenciones -el estribillo de “Philistine Philosohpies”-, parecía muy fuera de tono.

SikthSu sonido, que mama del Progresivo y tiene influencias de los SYSTEM OF A DOWN más alocados e incluso de KORN, siguió sonando con “Pussyfoot”, “Skies Of A Millennium Night”, “Sanguine Seas Of Bigotry”, y la espectacular “Bland Street Bloom”.

SikthHe de admitir que la música en estudio de SIKTH me resulta agotadora, y también lo fue en directo pese a su empeño. No logró hacer reaccionar al público SHVPES, que había dejado el listón muy alto y SIKTH no fue capaz de igualarlo.

TRIVIUM

TriviumLlegaban las estrellas de la noche, los estadounidenses TRIVIUM, con mucho ganado de antemano ya que el público les aclamó como auténticos héroes. “Run To The Hills” de IRON MAIDEN a modo de intro -y su despedida con BLACK SABBATH- dejaba bien claro que TRIVIUM no se olvida de las bandas ni de la historia que le ha traído hasta aquí.

TriviumCon unas plataformas negras sobre las que se asentaban la batería y unos cañones de luz, hacía acto de presencia el nuevo encargado de marcar los ritmos del grupo, Alex Bent, mientras que poco después aparecían el guitarrista Corey Beaulieu, el bajista Paolo Gregoletto y, cómo no, Matt Heafy, que estuvo muy simpático y con sus gestos daba a entender que se lo estaba pasando realmente bien.

TriviumArrancaron fuerte con un clásico como “Rain” y algo más reciente como “Forsake Not The Dream”, eso sí, con las guitarras un poco bajas, y un Matt Heafy que parecía completamente recuperado de los problemas vocales que le apartaron de realizar las voces agresivas de la banda. En cualquier caso, Paolo y Corey ayudaban al frontman constantemente en las labores vocales, tanto haciendo coros como berreando cuanto tocaba.

Trivium“Down From The Sky” siguió haciendo las delicias del público cuando llegó “Rise Above The Tides”, uno de los temas de del disco que presentaba la banda, “Silence In The Snow”. El corte -recordemos que el álbum suscitó cierta polémica al tener sólo voces claras y ser más melódico- fue coreadísimo y aplaudidísimo por los fans.

Trivium“Con Entrance Of The Conflagration” llegó el primer circle pit del show de TRIVIUM, y el “muchas gracias” en español de Matt fue muy bien recibido por la sala. Mientras, el frontman se quedaba más estático en el centro del escenario, Corey y Paolo iban de un lado a otro y aprovechaban de nuevo los resaltes laterales para situarse un poco más cerca de los fans.

TriviumComparaciones con el público barcelonés e italiano provocaron abucheos por parte de los madrileños, y TRIVIUM recibía nuevamente calor para ejecutar “The Deceived” -con otro circle pit- y las coreadas “Dying In your Arms” y “Strife”. Matt Heafy pidió entonces cantar un estribillo con tan sólo dos palabras, “Dusk Dismantled”, y mostrarse de nuevo cómplice con los presentes diciendo que el público español era increíble.

Trivium“Throes Of Perdition” y “Silence In The Snow” -aclamadísima- dieron paso a la bruta “Pillar Of Serpents”, una de las canciones recuperadas del debut “Ember To Inferno”.

TriviumNos acercábamos al final del show con dos clasicazos como “A Gunshot To The Head Of Trepidation” y “Pull Harder On The Strings Of Your Martyr”, con un tema nuevo como “Until The World Goes Cold” intercalado. El grupo daba de nuevo las gracias afirmando que el de Madrid iba a ser el mejor público de todo lo que quedaba de tour -¡eso se lo dirás a todos, Matt!- y se despedía para hacer el típico paripé de los bises.

TriviumLuces apagadas, una música reconocible y vuelta a escena de la formación con “In Waves”. Matt pidió sentarse a todo el mundo para levantarse con un brinco con el primer grito de la canción. La gente lo vivió de forma espectacular y, aprovechando el desenfreno, un chico disfrazado de cebra se subió junto a TRIVIUM al escenario, para ser expulsado de la sala por el personal de seguridad. Al menos esperó al último tema…

TriviumEn fin, que hubo de todo en una actuación contundente, con buen sonido en líneas generales y en el que TRIVIUM dejó satisfechos a sus fans, en gran parte gente muy joven, lo que siempre es bueno para la escena. No obstante, le voy a poner un pero, y es que la banda lleva señalado en el setlist en qué momento tiene que dirigirse al público, lo que elimina de la ecuación el factor improvisación y encorseta al grupo. En cualquier caso, no creo que nadie se diera cuenta de ello y no es óbice para que ofreciera un conciertazo.

Crónica y fotos: Enrique Herrero

Promotora: Resurrection Fest

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here