EAGLEHEART - Dreamtherapy

0

Desde la ciudad checa de Brno llega EAGLEHEART, banda llamada a ser una de las punteras de este país en lo que a Metal se refiere. Ya dio el primer paso con el lanzamiento en el 2008 de “Moment Of Life”, álbum que obtuvo una buena respuesta tanto por parte de crítica como de público. Ahora acaban de lanzar este “Dreamtherapy” a través de la discográfica italiana Scarlet Records. Tras los mandos de la producción se sitúa, nada más y nada menos, que el señor Roland Grapow que, ciertamente, ha hecho un trabajo excelente, consiguiendo un sonido poderoso y que a la vez realza el aspecto más melódico de la banda Un complemento ideal para el tipo de Power Metal, plagado de detalles, que practican estos chicos. Por citar algunas influencias que se dejan notar a lo largo del álbum, podemos mencionar a los MASTERPLAN del propio Roland Grapow, STRATOVARIUS o SONATA ARCTICA. Es decir, un Power Metal totalmente a la europea. Sin embargo, los checos se centran más en los detalles que en la velocidad y, además, añaden algún que otro toque progresivo.

Tras la intro de rigor, en este caso titulada “Insomnia”, abren fuego con “Shadows Of Grey”, uno de los mejores temas del LP; rápido, con uno de sus más destacados estribillos y muy trabajado en los detalles. El sonido conseguido es, desde luego, para valorar muy positivamente el trabajo del productor. Se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que han acertado plenamente con la decisión de elegirle para que lleve a cabo esta labor en el disco. Tiene la capacidad de sacar a relucir todo lo mejor que está banda puede dar de sí. Eso sí, hay que aclarar que este tema no es representativo de lo que luego nos vamos a ir encontrando a lo largo de la escucha, ya que predominan más los tiempos más poderosos y menos acelerados.

Curiosamente, en “Lost In The Dead End”, se dan cita los principales guiños a bandas a las que puede recordar el combo checo. El tema posee un inicio a lo MASTERPLAN y un estribillo que perfectamente podían haber grabado los de Roland Grapow. Mientras que la parte del solo recuerda mucho a los finlandeses STRATOVARIUS o a SONATA ARCTICA. Es un tema algo más rápido que la media general y también de los más atrayentes.

Los temas no se caracterizan por ser excesivamente rápidos y sí, en mayor grado, por los tiempos poderosos con algún que otro detalle más progresivo y con cierto groove. Es el caso de temas como “Taste My Pain”, “Creator Of Time”, “Burned By The Sun” o, el muy pesado “Glass Mountain”. Esta repetición de esquemas repercute negativamente en el conjunto del disco, ya que puede tornarse reiterativo en exceso  y menos dinámico de cara al oyente.

En “Dreamtherapy”, el corte homónimo, encontramos una gran presencia de los teclados y un buenísimo trabajo de los guitarristas nuevamente, que vuelven a recordarnos a la antigua banda de Timo Tolkki. Por su parte, en “Nothing Remains”, sacan a relucir su vena más sensible y pausada, con una introducción de teclado que incluso nos puede evocar a los mismísimos AMORPHIS.

Hay que destacar también la última canción del disco, “Wheel Of Sorrow”. Un tema largo, de casi trece minutos de duración, y con un riff principal muy a lo STRATOVARIUS de sus álbumes clásicos. A pesar de su duración es un corte bastante variado y en el que todos los músicos sacan a relucir lo mejor de su repertorio, lo que atestigua un arduo trabajo de composición en todo su minutaje.  En sus mejores momentos han conseguido incluso traer a mi cabeza a BLIND GUARDIAN, especialmente en los momentos en los que el vocalista exige lo máximo a sus cuerdas vocales y casi parece un Hansi Kürsch de sus años mozos.

El trabajo de los guitarristas es lo mejor del álbum con diferencia. Son una auténtica pareja de corremástiles que consiguen hacernos disfrutar con su rapidez y unos solos muy trabajados.

En definitiva, tenemos ante nosotros un disco bastante bueno que puede hacer pasar un rato agradable a los seguidores del estilo pero que no va a cambiar la percepción que de este tienen aquellos que no lo aprecian especialmente. Es una obra que gana con las escuchas, un hecho del que tiene gran parte de culpa la magnífica producción del señor Grapow. El principal hándicap que encuentro a la banda reside en las melodías de voz, que a pesar de estar bastante trabajadas no terminan de cuajar unos estribillos lo suficientemente llamativos dentro de la exigencia propia de este estilo, lo que resta algunos puntos a la nota global del disco. Es constatable dentro del Power Metal, que la mayoría de sus oyentes van buscando la inmediatez de un tema rápido con un estribillo pegadizo y coreable.

Lo realmente importante es que EAGLEHEART ha llegado hasta nosotros con un trabajo bastante notable bajo el brazo y merece la oportunidad de ser escuchado por el mayor número de personas posible. Si te gusta el estilo en su vertiente menos acelerada y más progresiva seguro que pasaras un buen rato con su escucha. Nosotros, desde luego, así lo hemos hecho.

 

Pedro J. Cuadrado Redondo

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here