Crítica de HAMMERFALL - Dominion

0
HAMMERFALL - Dominion

HAMMERFALL fue una de las bandas culpables del resurgir del Heavy Metal de corte más clásico a finales de la década de los 90. La formación no ha dejado de grabar discos, ni de girar desde hace ya veintidós años y este verano ha vuelto a la carga de la mano de "Dominion", el undécimo trabajo de estudio de los de Göteborg. Liderados por Joacim Cans y Oscar Dronjak llevan más de dos décadas sacudiendo el mundo a golpe de Heavy/Power Metal, conquistando corazones a lo largo y ancho del planeta gracias a discazos como "Glory To The Brave", "Legacy Of Kings" o "Crimson Thunder", tan solo por citar los más destacables. A lo largo de todo este tiempo el combo sueco se ha mostrado fiel a una manera de entender el Heavy Metal.

Todos los seguidores de la formación sabemos bien lo que vamos a encontrar cuando pinchamos un disco nuevo de HAMMERFALL. La banda repite una vez tras otra su patentada fórmula de éxito, unas veces con mejor resultado que otras, pero con una máxima que se mantiene a pesar del paso del tiempo y esa es que rara vez defraudan.

La banda sufrió un ligero tropiezo en estudio llamado "Infected" en el año 2011, pero después de ello Dronjak y Cans supieron encauzar de nuevo el rumbo de la banda publicando un gran disco como fue "(r)Evolution" al que le siguió "Built To Last", el cual se encuentra un peldaño por debajo de su antecesor. Sin separarse demasiado de la senda marcada por estos dos trabajos HAMMERFALL nos presenta "Dominion", un redondo continuista pero ligeramente más desangelado que los anteriores.

HAMMERFALL sigue su trayectoria con "Dominion", aunque a un nivel más bajo de lo habitual

"Dominion" arranca potente con una pieza marca de la casa como es "Never Forgive, Never Forget" a la que le sigue la composición que da nombre al disco y que, a pesar de las buenas intenciones, esta va más allá de ser un tema correcto con un riff que me recuerda descaradamente al de "Let The Hammer Fall".

Tras la acertada "Testify" que posee un estribillo demasiado sencillo, seco y que no pasa de lo correcto, por fin, parece que "Dominion" termina arrancando gracias al gran dueto formado por la majestuosa "One Against The World", que atesora un marcado ritmo cabalgante, y sobre todo por "(We Make) Sweden Rock", una auténtica declaración de principios que apunta para permanecer en los repertorios de HAMMERFALL por mucho tiempo.

"Second To One" es una de las piezas más delicadas de un trabajo que no brilla precisamente por ser excesivamente cañero y me trae a la cabeza a la grandísima "Glory To The Brave", que en su día puso nombre a su disco debut. Tras esta pieza, los suecos vuelven a retomar el disco con un tanto más de poderío de la mano de dos composiciones que son cien por cien HAMMERFALL, estoy hablando de "Scars Of A Generation" y la contagiosa "Dead By Dawn", que ha terminado convirtiéndose en mi canción fetiche de "Dominion".

HAMMERFALL cierra "Dominion" de la mano de "Chain Of Command" y "And Yet I Smile". La primera de ellas se trata de un poderoso y adictivo ejercicio de Heavy/Power escandinavo, mientras que la segunda de ellas es un medio tiempo que pone el punto final a un trabajo más que correcto y disfrutable para sus seguidores acérrimos pero que no pasará a la historia como uno de los más destacados de la formación sueca. Como dije más arriba, los de Cans y Dronjak rara vez decepcionan y una vez más nos dan una buena ración de lo que fuimos a buscar.

"Dominion" no va a suponer ningún pelotazo para HAMMERFALL, ya que sacia sin llegar a embriagar, pero les servirá para afianzarse como una de las bandas más fiables del Heavy/Power europeo.


 

Discográfica: Napalm Records

Pudimos ver a HAMMERFALL en Leyendas del Rock 2019.

Más información sobre HAMMERFALL en su página de Facebook.

Reseña Panorama
Nota
6.5
Compartir
Artículo anteriorSINNER estrena el vídeo de "Last Exit Hell"
Artículo siguienteHELLOWEEN: Vídeo de "Halloween" de "United Alive"
Pasé mi infancia en la habitación de mis hermanos mayores, quedándome boquiabierto admirando los posters de bandas de los 80 que empapelaban sus paredes. Poco a poco fui creciendo y empecé a desempolvar sus vinilos, quedándome impresionado con esos nuevos sonidos y portadas que hoy en día siguen emocionándome como entonces.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here