IMPIETY – Advent Of…

0

Supongo que si hay algo que no se le puede achacar a Shyaithan es falta de dedicación. Lleva más de dos décadas gobernando IMPIETY con mano de hierro, pinchos muy largos y cruces invertidas muy grandes. Eso le tiene en los últimos años entre constantes cambios de formación que han convertido a su grupo (el ‘su’ debería ir en mayúsculas) en una entidad casi internacional desde su Singapur natal. Una entidad a la que unos adoran por su inquebrantable fidelidad al underground y su torrencial Black/Death/Thrash/War Metal, mientras otros minusvaloran por su escasa imaginación compositiva, su (loable o irritante, esa es la cuestión) repetición de esquemas y su gusto por la velocidad al límite como sello y a veces casi como pretexto.

Me lo puedo pasar realmente bien escuchando “Paramount Evil” o “Formidonis Nex Cultus” y me rindo a títulos de canciones como “Vomit Jehovah Vomit”, “Skullfucked: The Speed Metal Hell”, “Christfuckingchrist” o “The Black Fuck”, pero lo cierto es que IMPIETY nunca ha estado entre mis debilidades. Me parece un grupo con sus momentos, sin duda respetable y mejor si se administra en pequeñas dosis. Hace un par de años “Terroreign” me pareció un disco ni malo ni especialmente bueno pero ahora nos encontramos en 2011 a IMPIETY en uno de sus momentos más interesantes. Por un lado nuevo disco, “Worshippers Of The Seventh Tyranny” y por otro este EP, “Advent Of…”, de apenas tres canciones pero del que realmente he disfrutado.

Parece que Shyaithan, quizá amparado en el flujo de nuevos músicos, ha decidido tocar sin trastocar la fórmula, lo justo para lavar la cara a una música que necesita a estas alturas algo más que velocidad, velocidad y más velocidad extenuante y satánica. Hay pruebas: “Worshippes Of The Seventh Tyranny” es una única canción de más de 38 minutos, algo en absoluto previsible en un grupo como IMPIETY, en la que hay espacio para cadencias y atmósferas más retorcidas, lentas y malévolas. En paralelo, “Advent Of…” tiene cositas de “Worshippers…”, entre una ensalada de los terrores habituales del grupo. El resultado es refrescante y positivo. Tres canciones en veintiún minutos,  por encima de la media habitual en el grupo y más matices, más sustancia de la que yo personalmente esperaba. Y un tono en general aún más old school de lo habitual para un Shyaithan que se ha debido pegar un buen repaso de HELLHAMMER y CELTIC FROST y con ello de las andanzas vocales de Tom G. Warrior.

IMPIETY, y es importante, deja respirar más sus composiciones, apuesta por los cambios de ritmo más demacrados y radicales y redobla esfuerzos en pos de una atmósfera más podrida y añeja pero siempre electrificada, sucia y malévola. Más malévola. Buenas vitaminas y buenos matices dentro del concepto IMPIETY, así que no falta el Black/Thrash habitual a toda máquina, arrasador y aterrador. Lo habitual pero con un toque de variedad, una buena atmósfera, suficientes detalles en el trabajo de guitarras y una voz algo menos animal y más macabra (insisto: Warrior…) de lo que antes era norma. Y riffs, unos cuantos buenos riffs en torno a los que se construyen unas canciones que acaban plegándose sobre sí mismas pero que no se hacen largas salvo quizá la final “Blood Ritual Defamation”, a la que le sobra algo de sus más de ocho minutos aunque cuente con la virtud de los cambios de ritmo: ominosas atmósferas de un Doom casi ritualista, pasajes totalmente old school, ritmos heavies y arrancadas trogloditas.

La mejor de las tres canciones es seguramente “Ave Satanas”, que se maneja entre lo grosero, lo hímnico y lo gélido. Grandes riffs, suciedad demoníaca y una brutalidad enfermiza y obsesiva. Una gran canción que marca la línea del nivel que puede alcanzar IMPIETY cuando maneja con equilibrio sus recursos, estructura sus composiciones y utiliza la velocidad a ultranza como elemento esencial pero no abusivo hasta lo dictatorial. Entre la confrontación de “Terroreign” (y de casi toda su carrera) y el reto de “Worshippers Of The Seventh Tyranny”, “Advent Of…” es un pieza breve pero (por supuesto) blasfema, intensa y con la suficiente calidad. Buena caza para IMPIETY y buena perspectiva para un futuro que, conociendo a Shyaithan, estará aquí antes de que nos demos cuenta.

Juanma Rubio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here