OLIVA - Raise The Curtain

0

Parecía que nunca iba a llegar pero, por fin, se materializó. Jon Oliva lleva años advirtiendo de la composición de un disco en solitario, un álbum personal que, si bien iba a tener su marca inevitable, se alejaría completamente de su trayectoria en las tres últimas décadas sea con el producto principal e inolvidable, SAVATAGE, o con los “spin offs” en que ha participado: DOCTOR BUTCHER, TRANS-SIBERIAN ORCHESTRA y JON OLIVA´S PAIN. Con el simbólico OLIVA como nombre, en clara referencia a la memoria de su hermano Criss, años de trabajo se plasman en “Raise The Curtain”, quién sabe si un debut o, simplemente, un punto y aparte ocasión en la ya larguísima discografía de nuestro querido “Aceituno”.

No debe resultar sectario pero “Raise The Curtain” se entenderá de una forma si eres fan del Heavy Metal en general, y de SAVATAGE, en particular, o si perteneces a aquella minoría de devotos de la banda de Florida, para algunos, entre los me hallo, el mejor grupo de todos los tiempos, con bastante diferencia sobre el segundo. De ahí que, finalmente, se opte por dos puntuaciones distintas porque la perspectiva jamás será igual. OLIVA es un soplo de aire fresco para todos aquellos que estén hartos de dar vueltas alrededor de un mismo concepto. Porque, siendo claros, ya está bien de JON OLIVA´S PAIN, CIRCLE II CIRCLE o las obras de CRISS CAFFERY. ¡Vuestros seguidores no quieren sucedáneos de tercera! Excluyo a la TRANS-SIBERIAN ORCHESTRA porque la ejecución se aleja del Heavy clásico y, sobre todo, por el interés crematístico que supone para Jon, Paul O´Neill y Bob Kinkel. El éxito que han obtenido con su temática navideña es diez veces superior que el que hubieran merecido con maravillas como “Gutter Ballet”, “Streets”, etc.

“Raise The Curtain” es un evidente alejamiento de todo eso, pero también marca distancia con el Metal más clásico. Aunque uno encuentra de retazos con notables riffs, el sinfonismo se impone con contundencia y OLIVA saca a relucir sus influencias de juventud. A saber: el Rock Progresivo de los setenta, QUEEN y THE BEATLES, todo ello mezclado con el inconfundible sello familiar, rescatando del baúl de los recuerdos los últimos trozos de composiciones de su hermano Criss que aún no habían sido utilizados en discos de JON OLIVA´S PAIN. Por ello, la reflexión del primer párrafo relativa a la posible continuidad de este proyecto. Jon habla de una nueva visión pero, en ocasiones, más bien parece una especie de cierre de círculo espiritual y un regalo para toda la “fanaticada” decepcionada, álbum sí, álbum también, con las peripecias de los integrantes de nuestro grupo fetiche. Es mucho más honesto sacar algo así que volver a dar vueltas sobre una idea, con poca inspiración, y encima, negando la realidad que pasaría por la ansiada reunión.

El mayor de los OLIVA se ha cocinado prácticamente al completo “Raise The Curtain”. En la tareas compositivas ha compartido pluma con Dan Fasciano, pero únicamente su camarada Howard Helm con los solos y su compañero en JOP Christopher Kinder (partes de batería), han su sido su apoyo instrumental. El resto, el tremendo Jon, dando preponderancia a los teclados, desde la inicial canción que da título al disco, una especie de bienvenida sinfónica inspirada en la pomposidad de STYX. “Soul Chaser” es un corte que hará las delicias de los seguidores de SAVATAGE pre-“Gutter Ballet”. Jon se deja el alma vocalmente en su mejor interpretación Heavy desde los gloriosos días de “Poets and Madmen”. Esta redención solo se deja entrever también en “Big Brother”, otro homenaje a Criss y quien sabe si un adiós definitivo a esos sonidos.

El resto de “Raise The Curtain” es un curioso devenir por los gustos personales de OLIVA. “Ten Years”, con divertida sección de vientos incluida, posee un toque a musical de Broadway con un intenso estribillo. “Father Time”, quizá el tema estrella de esta entrega, es una revisión actualizada de los grandiosos BOSTON, con un excelente riff de guitarra y un coro marca de la casa. Otra de las composiciones más curiosas de “Raise The Curtain” es “I Know”. Utilizando términos gastronómicos es como si cogiéramos una balada épica de los SAVATAGE de los noventa y la deconstruyéramos en la batidora del Rock Clásico. Preciosa. “Armageddon”, por el contrario, tendría el mismo espíritu de darle una vuelta de tuerca a su paso, pero con unos resultados no tan brillantes.

La última parte del álbum resulta más introspectiva. Llegados a este punto, OLIVA saca a relucir, sin tapujos, la pasión por sus dos bandas favoritas, THE BEATLES y QUEEN. “Soldier” es una balada sencilla, sin pretensiones, despojada de la grandilocuencia habitual de Jon, y “Can´t Get Away” navega en el mismo mar con una brizna de Soul. Quizá sean los cortes más complicados de asumir para el seguidor metalero. Mientras, “Stalker” y “The Witch” son herederas de los temas más teatrales de “Streets” pero con las guitarras en un segundo plano y Jon interpretando más que cantando. En “The Witch” escuchamos un pasaje de piano inicial maravilloso, donde el mayor de los Oliva se luce, y que abre la canción más Progresiva de “Raise The Curtain”, con efluvios de YES o GENESIS. Como bonus, la acústica “The Truth”, en la que Jon despoja su cuerdas vocales de cualquier forma de rasgado y se convierte en un trovador a lo Ian Anderson de JETHRO TULL.

El debut de OLIVA no es apto para todos los públicos. Jon ha hecho, por fin, lo que le ha dado la gana sin pensar en los fans, básicamente porque los fans pensamos que todo lo que hace, por ejemplo, en JOP es superfluo. Le seguimos por su legado, su talento y porque sabemos que una de sus giras siempre depara agradables sorpresas en forma de material antiguo de SAVATAGE pero, sinceramente, “Raise The Curtain” es infinitamente mejor y su público potencial quedará mucho más agradecido. Seguro que no obtiene nuevos adeptos a su causa porque no es un trabajo rompedor pero sí resulta una delicatassen para aquellos que investigan las raíces del ídolo. Para estos, merece la pena; para el resto, abrid la mente y puede que encontréis en ecléctico álbum con muchas gotas de calidad.

 

Marco Antonio Romero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here