Crítica de "Pánico Escénico", nuevo disco de AGRESIVA

0
Portada del disco de Agresiva Pánico Escénico
Portada de Pánico Escénico por Mario Estuardo

AGRESIVA vuelve a mostrarse creativo en su nuevo álbum

Inconformista, incapaz de aferrarse a los patrones de un solo estilo musical, susceptible al cambio, inquieta y creativa. Así es como podríamos resumir la trayectoria de AGRESIVA, el cuarteto madrileño que regresa en este, esperemos, último suspiro de una inolvidable pandemia con "Pánico Escénico".

El disco es su quinto trabajo en estudio en algo más de diez años de recorrido como agrupación y con el que recuperan algunos caracteres propios y fácilmente identificables en su idiosincrasia musical: una portada cuidada, atiborrada de detalles y que, probablemente, sea la mejor que nos ha ofrecido el cuarteto de la capital hasta la fecha y un sonido trabajado, muy bien definido y de claro corte internacional con el que engalanar su propuesta.

Más canciones en castellano en "Pánico Escénico"

En su anterior lanzamiento, "El Fin De La Razón", la banda renació de algún modo o, mejor dicho, estableció un antes y un después en su constante carrera al cambiar de idioma y apostar por el castellano, lo cual, a priori, diría que vino para quedarse, como evidencia este nuevo trabajo. He de decir que con dicho lanzamiento me costó adaptarme a esa reinvención a la que nos sometió la banda y es que, nos guste o no, la música, y más si se trata del gremio metalero, no suena o se percibe igual cantada en inglés que en castellano.

En la ocasión que nos ocupa no me he topado con ese factor sorpresa que ya pude experimentar hace dos años y me he adentrado en el disco con una idea algo más deliberada de lo que me podría encontrar durante los 37 minutos que dura el trabajo, aunque al tratarse de AGRESIVA, una banda que frecuentemente te incita a darle unas cuantas escuchas a sus discos y que te obliga a empaparte de sus creaciones, lo de la idea preconcebida con ellos anda lejos de poder ser un hecho fehaciente.

"Pánico Escénico" tiende puentes con el Heavy Metal de corte más melódico

¿Y qué nos ofrece el cuarteto madrileño en su nueva obra? Principalmente, una mecánica compositiva que, aun manteniendo las típicas y talentosas diabluras de Miguel a la guitarra y también recurrentes e inesperados cambios en las canciones, se muestra más pausada, comedida y algo menos voraz que en anteriores lanzamientos de la agrupación. Por norma, parece reinar la mesura, el gusto por la melodía de corte clásico y no hay tanto despliegue de velocidad como antaño en el seno de la banda.

¿Esto quiere decir que la agrupación ha buscado imprimirle un puntito de comercialidad a su nuevo plástico? No necesariamente. De hecho, y aunque este disco tenga más lazos con el Heavy Metal de corte más melódico que con el Power/Thrash de sonido americano que vio crecer a AGRESIVA, la banda ha arriesgado y apostado valientemente, huyendo de convencionalismos y ubicándose en un terreno en el que cuesta encontrar a otras formaciones.

La personalidad de AGRESIVA

El cuarteto suena con más personalidad que nunca, aunque, en ocasiones, me sobrevuela la sensación de que su actual propuesta esté en terreno de nadie, algo tan potencialmente peligroso como elogiable porque, tras numerosas escuchas a “Pánico Escénico”, y más si conoces la trayectoria de AGRESIVA, resulta inviable no dejarse contagiar por ese espíritu constructivo, imaginativo y en constante evolución al que nos logran someter los veteranos Samuel y Miguel Coello, acompañados por Álex y Miguel Martín, los miembros con menos tiempo en la familia.

“El Loco” se encarga de inaugurar el disco con un fragmento de la película “Carne trémula”, no siendo la primera vez que la banda utiliza este recurso cinematográfico para alguno de sus temas. El corte, de primeras, entra con energía, demostrando tener los suficientes galones como para abrir el lanzamiento y desembocando en un buen estribillo, melódico a la par que asequible.

“Perdiendo El Norte” nos arrastra hacia un riff testarudo que acaba chocando con un estribillo facilón y algo desangelado, aunque el tema incluye un interesante pasaje en el que toda la pieza se desvoca y recrudece justo antes del último estribillo. “Confusión” entra de un modo abrasivo y con artillería pesada, dejando un placentero y polvoriento olor a Thrash a su paso. Los riffs a contrapúa y el doble pedal de la base rítmica le dan empaque a una letra que escarba en los problemas familiares que se puede encontrar uno en su propio hogar. Un estribillo práctico y fácilmente memorizable por cortesía de Samuel consolida uno de los mejores temas del disco.

“Triste Lacayo” posee cierto semblante cercano al del arquetípico Heavy/Power facturado en España, lo cual queda más expuesto con la melodía épica que aterriza en el estribillo y en el que las subidas de tono por parte de Samuel perfeccionan el tema. “Tóxico” se adhiere a unas melodías vocales muy remarcadas y asociadas a la guitarra rítmica, propiciando una conjunción de factura básica pero funcional. Cabe destacar en la canción un puente que sirve de enlace a la última estrofa dotado de pasajes musicales donde destaca el uso del golpeo de caja hiperrápido, creando con todo ello una atmósfera de tintes jazzísticos y que tampoco descuadrarian dentro del Black Metal más característico.

Unas guitarras dobladas con claras reminiscencias a formaciones como IRON MAIDEN nos abren las puertas de “Redención”, logrando confeccionar un tema de eficiente Heavy Metal tradicional en el que el uso de voces corales le dan una vistosa robustez a todo el corte. “Esclavo” es una pieza con empuje y dotada de mucho ritmo que no deja de sonar tremendamente melódica a la vez y donde brilla con luz propia el punteo de guitarra que hace acto de presencia pasado el ecuador del tema en cuestión.

Inquietudes musicales más actuales

Las inquietudes musicales más vigentes y contemporáneas por parte del cuarteto quedan bien expuestas al inicio de “El Fin En Directo”, donde podemos disfrutar de diversas virguerías rítmicas propias del Prog Metal, mientras que el texto que acompaña al tema esgrime críticas vertidas a la televisión como medio tóxico de información y de adoctrinamiento.

“Defraudado” logra romper levemente con la dinámica de la mayoría de temas que hay en el álbum al dejarse llevar por un riff de sencilla confección en su inicio mientras que “La Senda” se presenta como unos de los cortes más complejos y arriesgados del plástico. Un preludio elaborado con una guitarra acústica y de corte aflamencada da paso a un ritmo vertiginoso, tras el cual asoma la cabeza un estribillo muy patrio, de nuevo algo más asentado en el Heavy Metal nacional más estándar. A mitad de tema, eso sí, nos encontramos con un fragmento machacón y groovie que invita a hacer headbanging. Tras ello, hay una nueva bajada de intensidad que acaba convirtiéndose en un llamativo monólogo de Samuel, con su voz cobrando todo el protagonismo en unos de los minutos más elegantes e imprevisibles de todo el lanzamiento.

No sé lo que le deparará el futuro a AGRESIVA ni con qué nuevos derroteros nos podrá sorprender el cuarteto en futuros lanzamientos, pero, hoy por hoy, solo me queda aplaudir su empeño por ofrecer un producto intrépido, elaborado con cierta amplitud de miras y donde cada pequeño matiz pretende cobrar vida propia mientras la banda, siguiendo su propio instinto, parece disfrutar en el trayecto y dejarse llevar. ¡Siempre resulta tan interesante como gratificante escuchar a los madrileños!

Canciones de "Pánico Escénico"

01. El loco
02. Perdiendo el norte
03. Confusión
04. Triste lacayo
05. Tóxico
06. Redención
07. Esclavo
08. El fin en directo
09. Defraudado
10. La senda


Discográfica: Demons Records

Más información en la página de Facebook de AGRESIVA.

Reseña
Nota
7.5
Artículo anteriorJorge Salán estrena "Has Matado El Rock"
Artículo siguienteTÝR anuncia el DVD "A Night At The Nordic House"
Licenciado en Comunicación y redactor en varias webs especializadas en Rock y Metal desde hace más de una década, plataformas que me han servido, al igual que el actualmente aparcado mundo radiofónico, para darle rienda suelta a mi creatividad enfocada a una de mis grandes pasiones: la música. A su vez, soy un gran entusiasta del cine en todas sus vertientes, especialmente en la rama dedicada al terror, fantasía y ciencia-ficción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí