The Devils, el disco que revitaliza a BELPHEGOR con un sonido más atmosférico

1
The Devils: Disco de Belphegor
Portada del disco de Belphegor The Devils

BELPHEGOR y su nueva propuesta meditada y sobrecogedora

Creo que BELPHEGOR nunca se había pasado un lustro sin editar disco nuevo. La espera, que también ha tenido que ver con la pandemia y los nuevos tiempos de producción, ha merecido la pena. Porque en su duodécimo trabajo, que se dice pronto, este incansable bastión del Metal Extremo austriaco se ha reinventado lo justo para revitalizarse. Hacía mucho que no disfrutaba tanto de BELPHEGOR como he disfrutado con “The Devils”. Lo celebro.

Después de años en los que tenía la sensación de que el grupo marchaba a toda velocidad para lo bueno y para lo malo, y a veces con el piloto automático, esto es otra cosa. Es una propuesta profunda, meditada, inteligente y apasionada. No cambia lo esencial, la raíz, pero sí la forma en la que envuelve el mensaje.

Hay menos terror radical a piñón fijo y más misterio tenebroso. En ese sentido, “The Devils” tiene momentos sobrecogedores, con unas atmósferas que adquieren un protagonismo dramático. Los tempos se ralentizan, la épica se eleva en una oscuridad casi vaporosa. Hay mucho de ritual, un velo místico, donde solía haber sexo perverso y sangre infernal. Hay pasajes acústicos, giros orientales, capas de voces que parecen el reverso burlón de oraciones tradicionales, coros… Y hay brutalidad Black/Death marca de la casa. Que nadie se asuste. Insisto: once discos después, es difícil mover el enfoque, aunque no sea demasiado. BELPHEGOR lo hace con estilo, criterio, éxito… y una inspiración profundamente demoníaca, todavía temible. O más, en cierto modo.

"The Devils" plantea una vuelta de tuerca al sonido clásico de la banda

La inicial de “The Devils”, que se abre con un distorsionado “The Wrath Of Satan Has No Mercy”, es un buen ejemplo de esa pátina de maldad elegante que ha pellizcado el eterno Helmuth, que lleva al pie del cañón desde 1992 y que no ha parado de trabajar. Eso hay que reconocérselo. Que su éxito comercial ha sido mayor que el de grupos con más talento compositivo (y un estilo más trascendental) es una tesis perfectamente defendible. Que él ha sabido llevar al grupo hacia ese (ingente, en proporción) terreno en el que se pescan seguidores fuera de las aguas de lo Extremo, también. Imagen cuidada, canciones con pegada y carisma, buenísimas producciones, videoclips de impacto… Y muchos discos, y giras constantes.

En “The Devils” no falla la fórmula. La producción es fabulosa, con ayuda de un gurú como Jens Bogren y, por encima de todo, un sonido sísmico de batería. La brillante portada (casi un lienzo oscuro de influencias renacentistas) es un delicioso trabajo de Seth Siro Anton (colaborador habitual y líder de SEPTICFLESH). Y el vídeo realizado para Virtus Asinaria – Prayer” envuelve para regalo una de las joyas del disco, tal vez la mejor muestra de lo que BELPHEGOR ha querido ser en esta pequeña reinvención: las melodías, la atmósfera, las voces de ritual macabro… Excelente.

Helmuth enseña su cara más siniestra. Sigue siendo el mismo que hace años decía aquello de que BELPHEGOR es “música por encima de todo. Y después muerte, demonio y tetas”. El mismo al que escupió un radical ortodoxo en el aeropuerto de San Petesburgo y el que se ha pasado años con su satanismo retorcidamente sexual y sus ínfulas de Marques de Sade del Black/Death Metal. Es el mismo (ahí están “Totentanz – Dance Macabre” o “Kingdom Of Cold Flesh”) pero al mismo tiempo se ha elevado sobre sus últimas creaciones con ideas nuevas, otro enfoque. Uno que pone la carne de gallina en “Glorifizierung Des Teufels”. Y que recorre un disco con una raíz triste, macabra, incómoda. Como siempre, de un tiempo a esta parte, con ramalazos de Black más canónico, Death más grave y una masiva y ya inconfundible mezcla de ambos estilos. BELPHEGOR es BELPHEGOR. Y así tiene que ser.

Me falta un destello compositivo final para dar una nota más alta a “The Devils”. Que, por cierto, se cierra con “Blackest Sabbath 1997”, una mezcla reformulada de dos canciones del clásico de 1997 “Blutsabbath” (“Blackest Ectasy” y el tema título). Un mordisco de vieja escuela para un disco que llega en el trigésimo aniversario de este grupo austriaco que ha hecho su camino sin rendir cuentas ante nadie. Oscuro, malvado y persistente sobre el molde que le dio éxito. Uno que ahora remueve lo justo para entregar un disco más cerebral y menos frenético, que sorprende en las primeras escuchas y atrapa en las siguientes. Falta un punto, el factor X, para elevarlo definitivamente. Pero yo, personalmente, hacía muchos años que no disfrutaba tanto con BELPHEGOR.

Canciones de "The Devils"

I. THE DEVILS
II. TOTENTANZ - DANCE MACABRE
III. GLORIFIZIERUNG DES TEUFELS
IV. DAMNATION - HÖLLENSTURZ
V. VIRTUS ASINARIA - PRAYER
VI. KINGDOM OF COLD FLESH
VII. RITUS INCENDIUM DIABOLUS
VIII. CREATURE OF FIRE
IX. BLACKEST SABBATH 1997 [Digipak bonus track]

"Totenritual" fue el anterior lanzamiento de la banda, publicado en septiembre de 2017.

Más información sobre BELPHEGOR y "The Devils" en su página de Facebook.

Reseña
Nota
7.5
Artículo anteriorSWEET se cae de Leyendas del Rock 2022 y ya tiene sustituto
Artículo siguienteEscucha "Times Like These" de FIVE FINGER DEATH PUNCH
De la vieja guardia a base de cumplir años, y ya van suficientes como para que cumplirlos sea una putada. Me gano la vida escribiendo y llevo más de un cuarto de siglo escuchando Metal. La gran constante de una vida que me paso intentando cumplir aquello de que hay que ser de los buenos porque ya hay demasiados de los malos en el mundo.
belphegor-the-devils-critica-discoUn muy buen disco que revitaliza a BELPHEGOR con un sonido más atmosférico y misterioso. Un trabajo épico y tenebroso con momentos fascinantes.

1 COMENTARIO

  1. Belphegor es la élite del black/death metal y con “The Devils” lo han vuelto a demostrar. El disco es una barbaridad, una auténtica pasada. Se sale de principio a fin. Para mí es un 5/5, sin duda.

    Saludos y buena reseña (aunque a ti, Juanma, te haya llegado un poquito menos que a mi).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí