Crítica de BLACKTOWN BAND - "I (One)"

0
Blacktown Band I One

Fruto del compromiso de aparecer en un disco tributo a PINK FLOYD, el multiinstrumentista Alejandro Hervás puso en marcha en 2016 BLACKTOWN BAND, aunque no es hasta este año cuando la banda consolida su formación definitiva y se mete al estudio a grabar "I (One)", un trabajo lleno de buena música y excelentes interpretaciones que acaba de ver la luz del día en las postrimerías de este 2020. Si de alguna manera pudiéramos resumir el contenido del disco diríamos que es un destello de luz y de esperanza en estos tiempos tan oscuros. Os lo cuento paso a paso.

El disco abre fuego guitarrero, guerrero y orgánico con "I Really Need You", un corte en el que la guitarra del alemán Markus Stautz es la gasolina que propulsa el motor de una canción hecha para sacudir nuestros cuerpos en directo. La otra cosa que llama la atención al instante es la magnífica voz de Nina Agudo, una cantante llena de Soul y de sentimiento desgarrado, que bebe de fuentes primigenias y que es uno de los descubrimientos de este disco. El bajo de Hervás tiene también un claro protagonismo en el pasaje instrumental en el que se nota claramente la influencia de sus idolatrados PINK FLOYD, como también se nota dicha ascendencia en el teclado del cántabro Esteban Rabadán, otro de los grandes descubrimientos de este trabajo.

"One, Two and Three Men" se abre con una motosierra que anticipa la fiereza de un tema en el que el hipnótico riff de guitarra de Stautz tiene los matices arenosos y desérticos del Stoner clásico, mientras que la voz de Agudo se rasga con furia matizando cada sílaba con maestría. Una excelente canción en la que apreciamos influencias clásicas de bandas legendarias de los 70 que siguen siendo el santo y seña de las bandas que apuestan por la calidad. Sorprende gratamente la inclusión del mítico tema de THIN LIZZY "Dancing in the Moonlight", en el que Nina Agudo emula con éxito la voz canalla y, a la vez, sensible del irrepetible Phil Lynott y en el que la banda cumple sobradamente con el objetivo de rendir homenaje a una de las bandas más grandes de la historia del Rock.

Los madrileños BLACKTOWN BAND se estrenan con "I (One)", un disco lleno de aromas clásicos progresivos y matices contemporáneos.

Aires progresivos ambientan la extensa "Dangerous Sorrow", un corte que avanza sinuoso a lomos de la batería matizada y precisa de Emilino Fiori, un músico de apoyo que se une a Stautz en la tarea de reforzar las líneas básicas de BLACKTOWN BAND conformadas por Hervás, Agudo y Rabadán. El solo de guitarra de Stautz, hacia el final de la canción, es punzante y directo, con un gran tono y una depurada técnica que no hace sino constatar su excelente elección como músico de apoyo para este disco. Más directo y enérgico es "The Box", un corte que recuerda a los legendarios URIAH HEEP, merced al sonido Hammond del teclado de Hervás y la crudeza de la guitarra de Stautz. Agudo canta con frescura y versatilidad, demostrando ser una persona con experiencia y carácter ante el micrófono, algo que hace que las canciones ganen muchos enteros por su cercanía y credibilidad. El pasaje instrumental que nos sale al paso mediada la canción nos permite comprobar una vez más las influencias "floydianas" de la banda a las que yo añadiría formaciones clásicas como JETHRO TULL o GENESIS como fuentes de las que bebe esta prometedora banda madrileña.

La intro de piano de "Living in my Room" y el posterior desarrollo instrumental tiene aires melancólicos con reminiscencias a los trabajos más "proggies" de un incipiente ELTON JOHN o de los QUEEN de comienzos de los 70. Han hecho un lyric video de esta canción y creo que la elección ha sido muy acertada, porque esta canción sintetiza las variadas influencias que conforman la paleta de sonidos con la que la banda pinta sus enérgicas y, a la vez, sutiles obras. Es de justicia destacar la magnífica colaboración a las cuerdas de María Betania, que da un aire de solemnidad a los pasajes más dramáticos de una canción verdaderamente notable.

BLACKTOWN BAND es una banda que tiene profundas raíces musicales y eso se nota también en las "covers" que han decidido meter en el álbum. "Let´s Spend the Night Together" es revisada en tono acelerado y vigoroso, y estoy convencido de que Jagger y Richards estarían realmente contentos con la versión que les han rendido. Llegando al final del disco la banda baja un poco el pistón y torna acústico su sonido en "I Want to Find Out", un tema en el que de nuevo podemos degustar con detalle la bella y poderosa voz de Nina Agudo, una cantante que, a estas alturas del disco se ha hecho con el título de revelación del año en su categoría. La canción va endureciendo su sonido según avanza, abriendo paso a otro magnífico solo de guitarra de Stautz y mostrando la solidez de la base rítmica de Hervás y Fiori, un tándem que esperemos que repita en próximos lanzamientos de la banda.

Y, claro está, no podía faltar en "I (One)" la razón por la que la banda nació hace cuatro años. "Hey You", de PINK FLOYD, cierra el disco de manera soberbia. El teclado de Rabadán es crucial para dar al tema ese aire apesadumbrado y agónico que tiene la partitura original de Roger Waters y que es uno de los momentos álgidos de esa obra maestra que es "The Wall". Notable disco debut, en resumen, de una banda que merece desarrollar su talento en posteriores lanzamientos y a quienes deseamos poder ver pronto en los escenarios.


Discográfica: The Fish Factory

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí