Crónica de HYPOCRISY y HATESPHERE en Madrid

0
hypocrisy_madrid_2013

 

Promotora: Madness Live!

No sé hace cuántos años no actuaba HYPOCRISY en Madrid, pero la respuesta del público madrileño fue más que buena en la sala Arena, el sábado en el que también actuaba PAGAN ALTAR, lo que restó algún asistente, y se jugaba el derby futbolístico capitalino. El veterano grupo de Death Metal creado por Peter Tägtgren presentaba su nuevo álbum "End Of Disclosure", uno de esos discos que están muy bien pero que no llegan a matar. De igual forma podría valorarse su concierto, más que correcto desde el punto de vista musical pero carente de alma en algunos momentos.

HATESPHERE

Antes de la descarga de los death metaleros suecos, le tocó la animación a la banda invitada, HATESPHERE, cuyo concierto fue, a título personal, toda una sorpresa, debido a que el grupo danés me resulta a veces espeso en disco y no esperaba un derroche de fuerza como el ofrecido en Madrid.

hatesphere_madrid_2013_1

Con el simpático frontman Esben "Esse" Elnegaard al frente, HATESPHERE tuvo que moverse en un reducidísimo escenario porque la enorme plataforma de batería de HYPOCRISY se comía casi todo el espacio. De esta forma el grupo danés tuvo que montar su batería muy cerca del público, y la solución para que los músicos tuvieran cierta posibilidad de maniobra fue una tarima extra sobre la que Esse asentó los pies sonriendo con complicidad a los presentes en primera fila, al tratar de comprobar su estabilidad.

hatesphere_madrid_2013_2

La actuación, que contó con buen sonido -exceptuando el alto volumen de la batería que tapaba algunas partes- sirvió a HATESPHERE para ofrecernos temas de toda su carrera, y cómo no, para presentar su recién sacado del horno "Murderlust", del que sólo tocaron el tema título, quizá porque el disco justo acababa de salir a la venta. Así quedó hueco para su extensa galería de clásicos como "Lies And Deceit", "500 Dead People", el genial "Floating" y ese puñetazo sobre la mesa que es "Resurrect".

hatesphere_madrid_2013_3

Sin bajar el ritmo cayeron una tras otra "Murderous Intent" y "Reaper Of Life", así como la mencionada "Murderlust", mientras los músicos no paraban quietos ni un segundo, más por el headbanging constante que por recorrer el exiguo escenario, en el que se movían lateralmente como podían para intercambiar sus posiciones. Esse resultó un tipo bruto cantando pero muy simpático en sus formas, divertidísimo cuando se besaba los bíceps tras alguna de las canciones.

Acabó la función con "Hate", precedida inevitablemente de la intro de ROXETTE al grito de "ROXETTE forever!" que despertó sonrisas; "Disbeliever", y cómo no el cañonazo final de "Sickness Within" por si quedaba algún títere con cabeza después de agitar tanto las vértebras.

hatesphere_madrid_2013_4

Se despidió HATESPHERE entre aplausos y agradeciendo sinceramente al público su apoyo. Esse repartió apretones de manos y el bajista Jimmy Nedergaard regaló púas, algunas, según advirtió entre risas, que ni siquiera eran de su banda.

hatesphere_madrid_2013_5

HYPOCRISY

HYPOCRISY surgió de una espesa niebla tras la cual se vislumbraba la monumental torre de batería de Horgh, muy espectacular. Una vez situados los suecos sobre las tablas, y con Peter, ese cruce entre Johnny Depp y Cristopher Walken, poniendo su cara de malo para la ocasión, comenzó la descarga con "End Of Disclosure", precisamente el primer tema de su nuevo álbum de mismo título, seguida inmediatamente por su compañero "Tales Of Thy Spinless". Los dos fueron muy bien recibidos por un público entregado ante la música y el juego de luces que daba un aspecto más imponente si cabe a la torreta de Horgh.

hypocrisy_madrid_peter_tagtgren_2013

HYPOCRISY llevaba la variedad por bandera, repasando toda su trayectoria con canciones del más distinto pelaje, combinando temas más o menos modernos con otros old school. Con el atmosférico "Fractured Millennium" llegaron los primeros ecos del pasado, y viajamos más atrás todavía, hasta el debut "Penetralia", para escuchar "Left To Rot", y así satisfacer a los fans de su etapa más death metalera, que se volvían salvajes en los tramos más duros. "The Eye", un nuevo corte, supuso una ruptura en este sentido con su gancho melódico, así como lo fue el salido de las profundidades "The Abyss".

hypocrisy_madrid_2013_1

hypocrisy_madrid_2013_3

HYPOCRISY contrastó con HATESPHERE en proximidad a sus seguidores. Los suecos se mostraron algo secos e inexpresivos (especialmente Tomas Elofsson, guitarrista, y Mikael Hedlund, bajista) aunque también hay que decir que Tägtgren muestra su cara más seria con esta banda; con PAIN parece que sí hay lugar para el desenfado que no tiene cabida en este otro grupo, o al menos no lo tuvo en esta velada. Pero qué demonios, esto es Death Metal y así lo demostró el grupo con temas como "Necronomicon" o "Buried", para deleite de los aficionados a las hostias en el foso.

hypocrisy_madrid_2013_horgh

"Elastic Inverted Visions", otro interludio atmosférico, y el arrasador "War-Path" de "Virus", dieron paso a los bises con cuatro temas absolutamente gloriosos que prácticamente fueron lo mejor del show: "Roswell 47", "Adjusting The Sun", "Eraser" y la siempre claustrofóbica y tremebunda "The Final Chapter" que puso a todo el mundo en trance con su terrorífica atmósfera.

hypocrisy_madrid_peter_tagtgren_2_2013

hypocrisy_madrid_2013_2

Cabe apuntar que, como inexplicablemente ocurre en muchas ocasiones, HYPOCRISY se guardó una canción en Madrid (la nueva "44 Double Zero") que sí habían tocado en otros conciertos, pero obviando ese detalle, el set list fue una impagable colección de 16 temas de todas sus épocas. Sólo faltaron canciones de "The Fourth Dimension" y "Catch 22" y en lo personal eché en falta "Osculum Obscenum" y "A Coming Race", que no sé cómo pudieron faltar a la cita.

hypocrisy_madrid_peter_tagtgren_3_2013

En cualquier caso, mucha diversidad que fue jaleada por unos fans satisfechos con la actuación de HYPOCRISY, que habría sido del todo redonda si la banda hubiera sumado un par de temas y hubiese expresado algo más de chispa. En cualquier caso, ¡nos quedamos con ganas de más!

Enrique Herrero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí