DESASTER - The Arts Of Destruction

0

DESASTER no suena como éste o aquel grupo. DESASTER es DESASTER y suena como DESASTER. Tal y como late la guitarra de Infernal, alma de un grupo que lleva en activo desde 1988 y que tras casi un cuarto de sigo de sangre, sudor y Metal merece la consideración no sólo de superviviente sino también la de referente.

Dicho esto, DESASTER sigue siendo la misma máquina de matar de siempre, con el hermetismo estilístico de siempre y el respeto fanático por la tradición old school del Metal Extremo de siempre. Quizá sólo DESTROYER 666 le pueda discutir el trono del Black/Thrash primitivo y ortodoxo: referentes. “The Arts Of Destruction” es el séptimo disco de este grupo alemán, el tercero ya con Metal Blade, y una demostración incuestionable de actitud y aptitud, que a veces cuando hablamos de este tipo de grupos alabamos lo primero hasta la hipérbole y tendemos a olvidar lo segundo. Y es crucial: “The Arts Of Destruction” es por encima de todo un demoledor ejercicio de Metal.

No sé si DESASTER vive una segunda juventud o si sigue en la primera (y perenne). Algunos percibieron un declinar en su carrera tras el arrebatador inicio que marcaron discos ya clásicos como “Hellfire Dominion” o “Tyrants Of The Netherworld”. Yo no lo percibí así y disfruté también, aunque menos, del medio giro de tuerca (tampoco mucho más) que el grupo introdujo en su sonido en “Divine Blasphemies” y “Angelwhore”. En cualquier caso el consenso regresó con el aclamado “Satan's Soldiers Syndicate” (2007) y continuará, intuyo, con este “The Arts Of Destruction”, un título que parece un guiño al propio sonido del grupo y a su dedicación en el último cuarto de siglo.

Seguirá la cantinela de que DESASTER no hace nada original y no aporta nada ni mínimamente original a la escena. No pienso perder ni un segundo rebatiendo argumentos de esa clase. Este disco es una tremenda colección de canciones de Black/Thrash/Death/Speed Metal: Metal Extremo primitivo, vicioso y blasfemo extraído directamente de la gloriosa década de los 80. Composiciones básicas y directas pero muy bien equilibradas. Un sonido homogéneo y previsible pero canciones variadas y con distinción. Más de lo mismo pero en un grado óptimo de madurez y desarrollo. Las canciones son más contagiosas y accesibles que nunca y a la vez tan agresivas como siempre. Y no sé si este disco resulta libra por libra superior a “SSS” pero se establece, un palmo arriba o un palmo abajo, en una categoría similar. Y eso no es precisamente poco.

Así que aquí tienes unos cuantos himnos pasados de vueltas al estilo DESASTER. Puro Metal añejo y auténtico, ruido de primera categoría que enhebra Black y Thrash en el punto de cocción exactamente previo a la separación de ambos estilos. Hay piezas de perfil más Black como la pletórica “The Arts Of Destruction” o “Beyond Your Grave”, otras de coraza Speed Metal como la sucia “Queens Of Sodomy” o la impresionante “The Splendour Of The Idols” o alquimias ideales como “Troops Of Heathens, Graves Of Saints”. Un puñado de canciones con el que DESASTER arrasa literalmente con todo y vuelve a establecer su jerarquía con respecto a muchos perseguidores e imitadores, algunos mucho más jóvenes pero con menos coj… energía, dejémoslo en energía.

Riffs básicos pero salvajes y adictivos de Infernal, una base de ritmo a la antigua usanza, la voz tormentosa y desquiciada de Sataniac… y una brillante producción trabajada pero respetuosa con el material que trabaja: Metal de máximo octanaje y pureza. Con un manejo perfecto de los que son actuales registros, DESASTER se permite además una elaboración mayor de grooves y melodías, muy presentes y esenciales en el resultado final, unas más heavies y épicas, otras más blackers y gélidas. La sección rítmica acepta cabalgadas más propias del Metal clásico y mucho galope Thrash entre la amalgama habitual de Speed/Black/Thrash enteramente old school. Del nivel actual de confianza, madurez y calidad de DESASTER dan fe la atmósfera infernal de “Phantom Funeral” o los más de ocho minutos, una de la canciones más largas de la historia del grupo, de “Possessed And Defiled”, un himno solemne, épico y marcial casi al estilo BATHORY.

DESASTER, en definitiva, ha vuelvo a firmar un disco enorme, brutal, repleto de himnos maníacos de Metal peligroso, salvaje y satánico, del que sabe a acero y sangre. Como tiene que ser. Con casi un cuarto de siglo de carrera a sus espaldas, este grupo ni tiene nada que demostrar ni tiene interés en convencer a los escépticos. Lo suyo es una demostración constante de actitud, energía y poder de demolición que va más allá de modas, clichés o estados de forma. Hay grupos que habría que inventar si no existieran y uno de ellos es DESASTER. Hay discos que me apetece recomendar absolutamente a todo el mundo y uno de ellos es “The Arts Of Destruction”.

 

Juanma Rubio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí