DORO y NULLdB: Crónica del concierto en Madrid

0

Doro Pesch, la alemana más conocida para el público metalero, celebra sus treinta años sobre los escenarios con una gira en la que repasa algunos de los temas que le han dado la fama, junto a otros menos conocidos y manidos en sus repertorios habituales, demostrando una vez más por qué tiene ganado a pulso, a pesar de algunos altibajos en su carrera, el apelativo de “The Metal Queen”.

Para la fecha capitalina tendría que lidiar con un enemigo siempre poderoso, y no fue el paso del tiempo (al que parece que es inmune vista la energía que derrochó durante su descarga) sino el futbol que, en Madrid (y el mundo entero), era el protagonista absoluto y el centro de todas las conversaciones desde hacía días. Por suerte la gente respondió a la llamada de la rubia platino y la sala mostró, desde la actuación de los teloneros inclusive, un gran aspecto demostrando lo que se quiere por estos lares a la menuda vocalista.

NULLdB

A las 20:30 saltaban a escena los pintorescos NULLdB, capitaneados por el guitarrista y vocalista Frank Kühnlein, con “Tyrannei” dispuestos a caldear el ambiente con su Metal de corte moderno y machacón que no sé si hizo las delicias de los asistentes, la verdad, aunque derrocharon simpatía y buen hacer, justo es reconocerlo.

nulldb_madrid_2014_1

Sin duda el mayor impacto visual lo acapara su guitarrista Mischa Matveev que salió con el torso al aire y pintado la mitad de su cuerpo de negro y la otra mitad de blanco (pelo incluido) pero también resultaba curioso ver al baterista Fabi Angermüller ataviado con camisa blanca y corbata o al bajista Matze Hottinger con una falda escocesa mientras Frank llevaba un chaleco de parches y una camiseta de IRON MAIDEN de su más reciente gira aniversario del “Maiden England”. Un “cuadro” de lo más llamativo, sin duda.

nulldb_madrid_2014_2

El grueso de su escueto repertorio de media hora recayó en temas de su más reciente “Endzeit” como la que le da título, “Roter Regen” o “Kinder des Zoms” donde intentaron ganarse al público introduciendo el estribillo del “All We Are”, que luego tocaría Doro obviamente, obteniendo la entusiasta respuesta de la sala.

nulldb_madrid_2014_3

También dejaron una pincelada de su debut “Im Auge Des Sturms” con el tema homónimo que lo abre y se despidieron con una personal versión del “Purple Haze” de Hendrix cuyo solo Frank tocó con la guitarra en la nuca arrancando los aplausos del respetable. No son mi “rollo” para nada pero entretuvieron y no resultaron pesados al tocar tan poco tiempo.

nulldb_madrid_2014_4

DORO

La relación entre España y la pequeña teutona siempre ha sido idílica. Se la quiere, y mucho, por estos lares y prueba de ello fue la visión que se encontró cuando salió pasadas las 21:00 de la noche con la intro de rigor. Una sala abarrotada (aunque la parte de arriba no estaba disponible) pese a la final de la Champions League, ansiosa por disfrutar de los temas que han hecho grande y mantienen a Doro Pesch aún vigente pasados 30 años desde dejó SNAKEBITE para poner su voz al servicio de WARLOCK, grupo que la dio a conocer.

doro_madrid_2014_1

Precisamente en los temas de los ochenta con WARLOCK basó, tal vez en demasía (aunque siempre es lo que la gente preferentemente quiere escuchar) su repertorio obviando bastantes de sus trabajos en solitario que, por decirlo así, no están a la altura de lo que representa o se espera de ella. Entre ellos hubo un poco de todo, desde temas repescados hasta los típicos himnos que no pueden faltar en cualquiera de sus conciertos.

doro_madrid_2014_2

Entre los primeros pues tendríamos “Bad Blood”, del “Angels Never Die” de los primeros noventa ya en solitario o los temas de WARLOCK menos trillados como “Fight For Rock”, “Out Of Control” o la balada “Without You” que hicieron las delicias de los más “fans” de la de Düsseldorf mientras que, entre los segundos, estarían el siempre efectivo trío “I Rule The Ruins”, “Earthshaker Rock” y “Burning The Witches” que abrió el concierto (en esta última se bajó al foso y puso el micrófono a la gente para que cantaran el estribillo durante un rato largo dejando el primer gesto para la galería), “Für Immer”, con Nick y Luca encargándose de los teclados y con esa parte en castellano que cantó hasta el apuntador, aunque no me gusta en exceso, “East Meets West” o la inevitable “All We Are” que no puede faltar y que esta vez alargaron menos aunque la tocaron, como siempre, más rápida de lo que deberían.

doro_madrid_2014_3

doro_madrid_2014_4

Respecto a los músicos que acompañan a la pequeña gran DORO pues decir que desde los veteranos Nick Douglas y Johnny Dee formando la base rítmica hasta los “recién” llegados Luca Princiotta y Bas Maas todos dieron lo mejor de ellos mismos para estar a la altura de lo que ofreció la rubia vocalista a sus casi 50 años. Porque sea cansina o no (según a quién preguntes) por sus múltiples visitas a nuestro país, lo de la señora Pesch es siempre un ejercicio de profesionalidad, simpatía y amor por lo que hace y los que le damos de comer desde el primer hasta el último minuto. Y la pasión y amor que demuestra por sus fans es recíproca como pudo verse una vez más en esta gira.

doro_madrid_2014_5

doro_madrid_2014_6

Con su eterna sonrisa, sus cuernos siempre en alto y moviéndose de un lado al otro del escenario sin descanso repasó también su carrera, ya como solista, con temas como “The Night Of The Warlock”, “Raise Your Fist In The Air” o la rotunda “Revenge”, pertenecientes a sus últimos trabajos, o “Burn It Up” de su época intermedia recordando “Calling The Wild” que, al igual que los temas de Warlock, obtuvieron una gran respuesta por parte de una sala entregada.

doro_madrid_2014_7

También hubo tiempo para referirse a su amado Wacken e interpretar su himno, “We Are The Metalheads”, sufrir un tedioso y demasiado largo solo de batería (único borrón de la actuación) o recordar al añorado Ronnie James Dio con la versión “Egypt (The Chains Are On)” que grabó hace años para su tributo pero, para lo que no hubo tiempo, fue para la perenne versión de JUDAS PRIEST “Breaking The Law” (aunque personalmente no la eché de menos, para qué mentir) porque tras “Above The Ashes”, tocada según parece a petición de un fan de la primera fila en otro afectuoso guiño a sus seguidores, tuvo que despedirse con cara de circunstancias porque no había tiempo para más recibiendo la ovación a su esfuerzo y simpatía de toda la sala.

doro_madrid_2014_8

doro_madrid_2014_9

Aún así, no parecía querer irse y preguntó que si había tiempo para otra más, le dijeron que no y la canción que grabó con Lemmy “It Still Hurts” comenzó a sonar por megafonía con la propia DORO cantando un fragmento para nosotros, mientras nos echaban a nosotros de la sala y a ellos del escenario, como último gesto que, sin duda, la hace merecedora de los halagos que recibe.

doro_madrid_2014_10

Como era el día de reflexión, hice lo propio cuando iba en el metro. He visto innumerables conciertos de ella y siempre ha dado lo máximo. Vale que está “hasta en la sopa”, y que en su carrera hay discos mediocres (¿qué grupo no tiene alguno? Muy pocos) pero nadie me puede negar que tiene una actitud en escena y una humildad que muchos quisieran y que la han puesto en el lugar que corresponde con el paso de los años. Su concierto del 30 aniversario fue otro ejemplo a añadir a la lista, y eso que por culpa del futbol no la dejaron quedarse a firmar y a hacerse fotos en la calle como ella quería la seguridad de la sala… por todo esto, tiene todos mis respetos.

doro_madrid_2014_11

 

Crónica y fotos: David Ortego

Artículo anteriorBLOODBOUND cierra el cartel del GinetaRock 2014
Artículo siguienteSISTER SIN: Gira española en octubre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí