PAGANIZER - Into The Catacombs

0

Qué tipo Rogga Johansson. Seguramente la suya sea la adicción al trabajo de diagnóstico más obvio del Metal mundial. Y seguramente el suyo sea uno de los casos más incuestionables de amor a un estilo. Entre unas razones y otras, Rogga es casi como alguien de la familia para cualquier amante del Metal Extremo. Un tipo al que se recibiría en casa en zapatillas y sin demasiada ceremonia, un personaje entrañable con el que se tiene la certeza de que se comparte la pasión por los mismos sonidos y que para colmo tiene una bonita relación con España por su estrecha amistad con Dave Rotten y todo el entorno AVULSED.

Y el hecho, y hay algo de paradoja en ello, es que quizá por eso a veces no se le valore en su justa medida y no se le reconozca como uno de los músicos infaltables de la escena extrema sueca. Por todo eso y porque produce tanto material, a tal velocidad y en tantos proyectos distintos, que nunca se le echa en falta. Entre aportaciones, apariciones, colaboraciones, fundaciones e inscripciones, parece que Rogga está casi en cualquier sitio y parece que está siempre. Igual lo explicaría más fácil con una lista de todos los discos de mi estantería con los que él tiene algo que ver. Pero sería eterna. EDGE OF SANITY, RIBSPREADER, THE GROTESQUERY, DEMIURG, DERANGED, PUTREVORE, BONE GNAWER, THOSE WHO BRING THE TORTURE, BANISHED FROM INFERNO, REVOLTING, THE 11TH HOUR, SKELETAL SPECTRE, SWARMING

Tremendo. Así que a veces, como no para de trabajar y de producir música de forma cotidiana, parece que hay que recordar que se trata de un músico de primera categoría que lleva más de dos décadas de servicio integral e innegociable al sonido Death Metal. PAGANIZER (en su embrión TERMINAL GRIP) nace en 1994, todavía buenos tiempos (ya por los pelos) para el Swedish Death Metal. Rogga tiene pedigrí, actitud, inercia y sentido y el secreto que explica de la forma más sencilla su inacabable currículum: adora lo que hace. Se lo pasa de maravilla. No hay mayor regalo de la vida que dedicarse a aquello que de verdad se ama. Y él lo está haciendo. Los que todavía no le tengan envidia que vayan poniéndose a la cola.

Entre unos proyectos y otros, PAGANIZER ha vivido mucho tiempo bajo el filo de la extinción. Pero creo que para Rogga Johansson es su banda madre, algo así como el hogar al que siempre regresa. Así que aquí está, dos años después de “Scandinavian Warmachine”, este “Into The Catacombs” que prolonga y mejora la esencia del grupo y que demuestra que ya en plena madurez y sobrado de recursos y experiencia, Rogga vive en constante vena compositiva. No hay disco malo de PAGANIZER. Los hay buenos y muy buenos. Y así ha sido la secuencia en el último lustro: muy bueno “Carnage Junkie”, bueno “Scandinavian Warmachine”, muy bueno “Into The Catacombs”, un trabajo además de acabado impecable: excelente portada de un clásico como Axel Hermann y excelente producción que recupera los valores del viejo estilo sueco pero con un toque actual, potente y perfectamente equilibrado.

No hay ninguna sorpresa para aquellos que estén mínimamente familiarizados con el trabajo de Rogga o de este grupo, que recupera además al batería Jocke Ringdahl y al guitarrista Andreas Carlsson, primeros compañeros de Johansson. La química es evidente en un disco que es una ensalada de Swedish Death Metal perfectamente preparada y condimentada. Y rematada por la capacidad de Rogga, evidente de un tiempo a esta parte en sus distintas aventuras musicales, de meter algunos adornos sin salirse ni un ápice de la hoja de ruta habitual: ritmos de batería más propios del Grindcore, pasajes más a la americana… En cualquier caso, un torbellino de Death Metal sueco al estilo clásico, una (otra) rendición absoluta a NIHILIST, UNLEASHED y compañía y tres cuartos de hora de música que no tienen sorpresas ni la misión de cambiar el mundo pero que harán las delicias de todos los seguidores del estilo.

Al final y en definitiva, las cosas se pueden hacer bien o mal. Se puede debatir de forma eterna sobre la innovación, la originalidad, el valor del pensamiento avanzado contra la réplica de los viejos patrones. Pero al final lo que queda es que hay buenos discos y malos discos. E “Into The Catacombs” es de los buenos, una bomba energética de Death Metal llena de melodías, ritmos crujientes, riffs thrashers… No falta nada de lo que un seguidor del estilo pudiera llegar a echar de menos en un conjunto de canciones de una regularidad pasmosa y que golpean como un martillo pilón pero de entre las que se puede destacar a ciegas el frenesí de “Vagrättor”, el genuino corazón de “Cadaver Earth”, la suntuosa atmósfera de “Frontier Cthulhu”, el machaque rítmico de “At The Helm Of Naglfar” o el trance metálico de “The Paganizer”.

Seguro que en 2012 llegan discos de Death Metal más anunciados, más esperados, más intrigantes y más comentados. Seguro que llegan discos de Death Metal mejores y llegarán también un montón peores. Pero a “Into The Catacombs” no se le puede discutir ni la calidad, ni la actitud, ni la pasión ni la energía. Es uno de los mejores discos que ha firmado Rogga Johansson y es un puñado de canciones puramente genuinas que gustará a cualquier seguidor del estilo.

 

Juanma Rubio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí