PERVERSITY - Ablaze

0

Después de una ojeada a la portada, al logo y a los títulos de las letras (amateur como los de la mayoría de grupos de habla no inglesa cuando lo intentan en este idioma) uno sabe a que tipo de producto se va a enfrentar. Death Metal de la vieja escuela en mayor o menor medida. Y es que esto es un problema, porque aunque el Death Metal clásico llegó a su zénit en 1995, todavía sigue (afortunadamente) existiendo una afición inagotable por este estilo y cientos de bandas se empeñan en que la antorcha no se apague. Lo difícil es hacer algo que se diferencie o mejore lo original. Y este “Ablaze” de los eslovacos PERVERSITY no acaba de llegar a ese nivel.

16 años en la carretera, cuatro discos desde 2003 y da la sensación de que, aunque el disco está lleno de momentos interesantes, todavía (años después) no acaban de dar con una fórmula convincente que pida más escuchas. Por ejemplo, hay varios comienzos con la batería que suenan forzados (tras la intro del disco así empieza “Behind The Diabolical”) y que no dejan clara la habilidad del percusionista Martin “Mystik“ Horgos. Los momentos a lo IMMOLATION inundan este lanzamiento, intentos de hacer Death Progresivo como “Blood Of Hastur” que traen a la mente a MORBID ANGEL o PESTILENCE, pero no acaban de llegar al nivel de los maestros, por lo que se quedan en eso, intentos.

Puro y clásico Death Metal de la vieja escuela (quizá orientado a veces hacia el Brutal Death), que tal y como he comentado antes, puesto al nivel de los grandes (OBITUARY, GRAVE, ENTOMBED, PESTILENCE, IMMOLATION) tiende a arrastrarse y se queda en el camino. Tiene riffs geniales como los de “Devoted To Perdition”, pero al no intentar o no poder ir más allá (terreno ya explorado por bandas posteriores al período clásico como BEHEMOTH, NILE o DECAPITATED con más fortuna) se quedan como uno de tantos. Aunque suene a desprecio, no es para nada esa la intención del que suscribe. Lo que sucede es que un estilo tan encorsetado como el Death Metal es difícil sacar la cabeza entre tanto músico técnicamente inmaculado. Ya existen miríadas con un nivel impresionante e incluso mejor que los eslovacos y hay que analizar este álbum respecto a esta realidad.

Por ello no es un mal disco, simplemente, puestos a escoger, uno acabaría cogiendo el “Dawn Of Possession” o el “Consuming Impulse” (discos que están en el reproductor de los miembros de esta banda) y poco a poco dejaría este disco de lado. Para metalheads extremos que no escuchan otra cosa, es más que válido, pero para gente con criterio que lleva ya tiempo en esto es un disco más (bien hecho y para nada aburrido). Sólido pero no especialmente por encima de la media.

 

Pedro Blackearth

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí