Crítica de STAR MAFIA BOY - "Killerkool"

0
Star Mafia Boy Killerkool

Luchador inagotable de un movimiento, en su día, perteneciente a las calles; cantante y guitarrista perseverante que, desde hace años, no ha dejado de crear y de trasladar sus composiciones a multitud de escenarios estatales, entre ellos el de la mítica sala Gruta 77, casi un segundo hogar para nuestro protagonista. En su casillero personal figura un total de diez discos editados con diferentes formaciones (CORAZONES NEGROS, GUITAR MAFIA...) y, a simple vista, no tiene pinta de que el tipo que mencionaremos de inmediato vaya a colgar las botas a corto plazo. Hablamos del madrileño STAR MAFIA BOY, todo un emblema del Rock N' Roll y del Sleaze más garajero en la capital, que regresa a la palestra en plena pandemia y en un momento tristemente aciago y delicado para la música con "Killerkool", su último trabajo discográfico.

"Killerkool" es un trabajo que de principio a fin exhala Rock N' Roll”

La propuesta del músico de marras, tanto si conoces su trayectoria como si este disco es tu primer contacto con su universo musical, no invita a engaños. "Killerkool" es un trabajo que de principio a fin exhala Rock N' Roll. Luego, poniéndonos puntillosos y analíticos, podríamos hablar de las aperturas que esgrime ese abanico denominado Rock que tan pronto parece caer en tierra de nadie como de todos a la vez. Para que nos entendamos: este disco se aferra al viejo Glam y Punk Rock americano, ajustándose a esa esencia primaria, directa y destartalada de agrupaciones como HANOI ROCKS, NEW YORK DOLLS, THE HEARTBREAKERS o THE DICTATORS.

Ese viejo sonido está presente casi de forma constante en el lanzamiento, aunque STAR MAFIA BOY sepa buscar apoyo también en el Sleaze que se gestó una década después por cortesía de bandas como L.A. GUNS, DOGS D'AMOUR e incluso THE WILDHEARTS, si bien "Killerkool", eso sí, se amolda a una naturaleza bastante más cruda y garajera aun si cabe que la que en sus días ofrecieron estas bandas, lo cual tampoco nos debería llevar a pensar que el disco se adhiere a unos patrones desfasados; obviamente, hay mucha mirada al pasado y a un enclave temporal muy concreto y definido en el que se desarrollaron muchas de las mejores obras del género, pero en el acabado de esta obra hay frescura, pegada y una firme y agradable sensación de estar escuchando sonidos de otro tiempo que se retroalimentan constantemente con la vigencia que en el presente curso sigue teniendo eso que coloquialmente podríamos designar como "el Rock de toda la vida".

El sonido de una sirena o alarma nos sumerge en "Laberinto De Pasión", una pieza que expone casi a modo de resumen lo que podemos encontrar en el álbum: temas breves, directos, desvestidos de florituras y elaborados con un empaque muy artesanal donde solo hay lugar para avivar la llama del Rock más tradicional y clásico. "Killerkool" rebosa idiosincrasia Punk, teniendo mucha esencia de los trabajos actuales de MICHAEL MONROE, donde prima un guitarreo vigoroso y energético acompañado de un estribillo asequible y fácilmente asimilable.

"Pasar A La Acción" se deja engatusar por cierto aroma bluesie, contagiándose de un Groove setentero muy interesante que alcanza su clímax en un vistoso estribillo y en un acalorado tramo final en el que el tema parece revolucionarse y ganar en acidez. "No Hay Principio Sin Final" puede recordar de refilón a la mítica agrupación madrileña BURNING, mientras que "Renacerás" se mueve en un ambiente nebuloso, oscuro y calmado que, conforme pasan los segundos, va aumentando su intensidad.

STAR MAFIA BOY regresa con un disco de Rock honesto y fiel

Por su parte, "Miénteme Otra Vez" es una canción que podrian haber rubricado en su día DEAD BOYS o THE ADDICTS, puro desenfreno y actitud vocacional. "Si Me Faltaras Tú" es un corte de Rock bailable, contagioso y persuasivo en el que no es difícil trasladarse a esos mágicos años 50 y primeros 60 del Boogie y del Rock oriundo de LITTLE RICHARD, THE COUNTOURS y tantos otros, aunque con el grosor que años después le darían bandas herederas de ese sonido primigenio como THE ROLLING STONES o los anteriormente citados HANOI ROCKS. De lo mejorcito del disco.

"Cita Con El Destino" consigue mantener en línea ascendiente el trabajo ubicándome momentáneamente en propuestas vigentes como la que ofrece Nicke Anderson en IMPERIAL STATE ELECTRIC, otra banda amamantada en el seno del Rock N' Roll clásico. "Berlín" es una pieza instrumental en la que un estimulante punteo de guitarra al más puro estilo THIN LIZZY lleva la batuta, mientras que "Crash Course", con un semblante mucho más canalla y mordiente, cierra el lanzamiento dejándonos con un subidón de adrenalina en toda regla.

STAR MAFIA BOY conoce bien las reglas. Diría que hace tiempo que las memorizó y que, actualmente, no necesita ni repasarlas. El arquetipo de Rock del que hace gala es dogmático, muy disciplinado y, por ende, eficaz. Hablamos de un género cuyo contenido se ciñe a unos parámetros muy concretos y que se podrían enumerar con los dedos de las manos. El músico madrileño se atiene al manual de estilo establecido desde hace décadas, haciendo gala de un modus operandi donde reina la discreción y sencillez en las composiciones y propiciando que el resultado final brille por la honestidad y fidelidad a una propuesta que no da lugar a excesivas experimentaciones.


Discográfica: The Fish Factory

Más información sobre la banda en su página de Facebook.

Reseña
Nota
7
Artículo anteriorAYREON: Vídeo de "Talk Of The Town"
Artículo siguienteCrítica de ORANSSI PAZUZU - "Mestarin Kynsi"
Licenciado en Comunicación y redactor en varias webs especializadas en Rock y Metal desde hace más de una década, plataformas que me han servido, al igual que el actualmente aparcado mundo radiofónico, para darle rienda suelta a mi creatividad enfocada a una de mis grandes pasiones: la música. A su vez, soy un gran entusiasta del cine en todas sus vertientes, especialmente en la rama dedicada al terror, fantasía y ciencia-ficción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí