Crítica de GOAT WORSHIP - Blood And Steel

0
GOAT WORSHIP - Blood And Steel

Desde el primer minuto que supe de la existencia de GOAT WORSHIP (o lo que es lo mismo, del brasileño Hades, que es el que se encarga de todo), al ver la portada de su EP de debut “Doomsday” supe que “algo” de BATHORY en sus poros me iba a encontrar. No iba desencaminado pues este grupo brasileño es un puro tributo a Quorthon en sus años más crudos y Black nihilistas, con algo de HELLHAMMER y BLASPHEMY también en sus líneas. Pero tanto por voz, como por sonido, así como por el tono de guitarras usado, "Blood And Steel" es una oda al Black Metal de finales de los ochenta.

Por este motivo la escucha de "Blood And Steel" no me pilla de sorpresa, lo que no quita, dejando la originalidad nula a un lado, que estemos ante un disco muy recomendable si te gusta de lo que estoy hablando. La portada de "Blood And Steel" redunda en la temática guerrera de inspiración vikinga, pero es menos clasicista que la de “Doomsday”, y también menos evidente su guiño al “Blood Fire Death” de Quorthon. La música sin embargo, aunque más elaborado en composición, sigue la misma línea que el debut.

Lo que se separa un poco más de la tónica BATHORY es la voz de Hades, que además no está infraproducida y es menos Black. Pero lo demás y sobre todo la tonalidad de guitarras a medio camino entre la distorsión Death, el riff Thrash y el afilamiento Black, es lo que más llama la atención de GOAT WORSHIP y es su seña de identidad. En parte se pueden tener también ciertas reminiscencias de sus compatriotas MYSTIFIER y SARCÓFAGO, aunque lo suyo iba por otros derroteros. Hades opta por algo más visceral y primitivo en desarrollo, aunque más cuidado en formas. Los temas van a piñón, sin pausa y sin sosiego, siendo la principal diferencia los cambios de riff y ritmo que tienen y algún que otro solo disonante por ahí, y es ahí donde las formas son menos improvisadas que en las citadas.

Lo que más me gusta es que Hades opta por, y espero no equivocarme, encargarse de todo en la producción, lo que redunda en una sensación de directo y frescura que de otra forma (me refiero sobre todo la batería), no tendría. El sonido no es limpio, más bien al contrario, tiene arrastre y reverberación. Lo más limpio de "Blood And Steel" es su introducción clasicista, grandilocuente y bombástica que nos abre las puertas de la batalla.

Guerra que comienza con un cañonazo como “Falklands War”, con un riff atropellado y un ritmo acelerado que no para ni un momento, siendo algo más groovie y Thrash su continuación “Hall Of The Dead”, que recuerda a los primeros NECRODEATH. Los elementos crusties también están presentes y un ejemplo es el ritmo marcial de “Only The Strong Will Survive” o la más acelerada “Goddess Of Lust”. Deja para el final el tema más extenso del trabajo, “Hellheim”, donde más carga épica tiene GOAT WORSHIP, dicho en un sentido primitivo, hasta que en la mitad del tema, éste se acelera y ya no para hasta la apoteosis final.

Cruda y sin aderezos es la música de GOAT WORSHIP, recuperando el espíritu de hace casi 30 años cuando el Black Metal era una especie de Thrash y Heavy mal producido o eso pensaban algunos. "Blood And Steel" no inventa la rueda, pero está bien hecho y durante su media hora larga no deja nada sano en nuestras cabezas, ni en nuestras casas tampoco. Sólo por eso merece la pena su escucha.


Discográfica: Xtreem Music

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí