HEAVENS GATE, una banda icónica del Heavy Metal alemán

3
Ilustración de Richard Corben para el grupo de Heavy Metal

HEAVENS GATE fue un grupo histórico de Heavy Metal alemán aunque estuvo muy a la zaga en cuanto a fama respecto a otras grandes bandas de su país. No obstante, tiene una discografía jalonada de álbumes increíbles y en este reportaje vamos a repasar tanto su historia como sus mejores discos.

El origen de HEAVENS GATE

Todos los seguidores de cualquier escena musical ya conocen las categorías de “malditos” o “sin suerte” en las que caen determinados artistas por diversos motivos, y ahí estuvo HEAVENS GATE. Estos músicos acaban viendo como se relegan sus trabajos a obras opacadas en la vorágine de lanzamientos, discos que acaban categorizados como de culto, quedando olvidados para el gran público a pesar de tener un talento gigantesco. Trabajos que persisten al paso del tiempo, pero siempre sin un reconocimiento merecido de auténtico peso.

Estos grupos que nunca fueron acompañados por suficiente cantidad de seguidores acorde a su calidad, acabaron por convertirse en un recuerdo de lo que pudo ser pero nunca fue y, desde luego, no es. Cuando hablamos en el mundo del Heavy Metal de pura genialidad sin valorar y nunca alcanzando el estatus merecido, uno de esos nombres es el de HEAVENS GATE.

Los alemanes se formaron en Wolfsburgo durante la década de los 80, altamente influenciados por la idiosincrasia de la ciudad, vinculada de una manera férrea a la fábrica de automóviles Volkswagen que dominaba (y aún lo hace) la forma de vida de sus habitantes. Varios de sus miembros han desempeñado tareas en la empresa, o incluso lo siguen haciendo.

Los músicos de HEAVENS GATE, capitaneados por Thomas Rettke a la voz, venían de distintas formaciones preexistentes como STEELTOWER (que ya grabó un buen álbum como “Night Of The Dog” en 1984); posteriormente CARRION, banda en la que se grabaron varios temas (usados posteriormente para HEAVENS GATE) en la demo “Heavy Metal” y finalmente HEAVENS GATE desde 1989. En aquel primer año bajo ese nombre, en la formación ya militaba el recién incorporado Sascha Paeth (aclamado productor musical desde los años 90 hasta nuestros días) junto a Bonny Bilski a las guitarras, Manni Jordan al bajo y Thorsten Müller a la batería.

De este álbum de STEELTOWER podéis encontrar una versión en vinilo de la discográfica Mausoleum y una reedición en CD posterior de Metalizer Records, limitada a 200 copias en el año 2013 que incluía numerosos bonus tracks no presentes en la primera edición del trabajo (originalmente temas de CARRION) además de un parche conmemorativo y un certificado de autenticidad.

Thomas Rettke, impulsor de HEAVENS GATE

Rettke fue siempre el hilo conductor y pegamento de todos los grupos mencionados, aunque en sus primeros pasos como HEAVENS GATE y en esas bandas previas (CARRION y STEELTOWER) ya estaban otros miembros, como Jordan y Müller, acompañando al vocalista. Además de ser el frontman, él era el principal creador en la composición musical, a pesar de una creencia popular bastante extendida que apuntaba a Paeth como depositario de estas funciones. Rettke fue siempre el que firmaba la mayor parte de las canciones del grupo como compositor principal. Esa idea errónea tan extendida surgía de la notoriedad adquirida por Sascha Paeth como gran guitarrista gracias a sus trabajos con Luca Turilli o AVANTASIA (por nombrar algunos) y su reconocimiento a los mandos de los estudios de grabación para múltiples bandas, pero la formación era comandada (principalmente) en todos los sentidos por el vocalista Thomas Rettke desde su creación hasta su final.

Además de los créditos de las canciones, en los que siempre figuraban varios autores además de Rettke, he tenido la suerte de poder comprobar personalmente este extremo: pude escuchar (y aún poseo) una serie de demos sin voz en las que Rettke había ideado todo el esqueleto de las canciones a base de riffs y melodías de guitarra. Estas demos, posteriores a su proyecto REDKEY (fundado en 2006), estaban destinadas a un proyecto llamado THUNDERCHILD que nunca llegó a despegar y que sonaba puramente a los HEAVENS GATE clásicos. Las canciones que me envió el cantante, incompletas, tenían como títulos de trabajo "Tango", "Die" y "Where Eagles Die". Rettke era la máquina compositiva básica de la banda, con grandes habilidades escribiendo canciones, y esas demos inconclusas así lo atestiguan.

Así, la primera formación de HEAVENS GATE fue la formada por Rettke a la voz, Paeth y Bilski a las guitarras, Jordan al bajo y Müller a la batería. A mediados de los años 90, Jordan dejó su puesto a Robert Hunecke-Rizzo y ocasionalmente se incorporó al teclista Michael Rodenberg “Miro”. Por cierto, si queréis ponerles cara en años previos a sus apariciones en directo con AVANTASIA, a Hunecke-Rizzo, “Miro” y Paeth les podéis ver juntos en el mítico videoclip de Luca Turilli “Ancient Forest Of Elves”.

Esta colaboración vino por los contactos que tenía Paeth, gracias a sus dotes como productor musical, dejando su sello tras los mandos del estudio en numerosos álbumes de bandas internacionales, especialmente europeas, de reconocimiento y popularidad como EDGUY, BRAINSTORM, AFTER FOREVER o ANGRA por citar unos pocos.

Los discos de HEAVENS GATE

Tras esta breve introducción, pasamos a comentar brevemente la discografía de HEAVENS GATE por orden cronológico, dejando a un lado los singles, recopilatorios y apariciones en compilaciones de revistas.

“In Control” – 1989

HEAVENS GATE - In Control

Con el EP “In Control / Tyrants” (un vinilo 7” rojo transparente promocional) la banda se presentaba bajo el nombre de HEAVENS GATE por primera vez, y tras ese adelanto, ese mismo año se lanzaba “In Control”. El disco más crudo del grupo, con una portada un tanto surrealista en la que el logotipo clásico aún estaba por desarrollar. En una foto que acompaña a los collages de los vinilos que se llegaron a editar (en concreto el de “Livin’In Hysteria”) incluso aparece otro logotipo diferente a este y al clásico, un diseño plasmado sobre el doble bombo de su batería que no llegó a ver la luz en la portada ningún trabajo. Además de en el mencionado collage de la funda interior del LP, lo podéis ver en los bombos de la batería del siguiente videoclip.

En este álbum ya se veía que la influencia de las bandas clásicas del Heavy Metal de la década estaba presente en el grupo, especialmente JUDAS PRIEST, pero a pesar de ello HEAVENS GATE había pulido ya a estas alturas un estilo propio fundamentado en melodías de guitarra y vocales originales y frescas.

Además de las canciones más populares como “Path Of Glory” e “In Control”, había joyas como “Shadows” y “Surrender”, con un Rettke absolutamente pletórico. En este trabajo se trataban temas de fantasía como cuestiones de crítica política (“Tyrants”) y alegatos al propio Heavy Metal como sucede en “Turn It Down”.

“Open The Gate And Watch!” - 1990

HEAVENS GATE - Open The Gate And Watch!

Un EP que sirvió para algo más que unir los huecos entre los dos primeros discos, con canciones irrepetibles y un estado de gracia majestuoso. El sonido mejoraba ligeramente respecto al tono más rudo de “In Control” y contenía momentos excepcionales en el apartado vocal como “Touch The Light” y “Pictures In The Mirror”, que otorgaban a Thomas Rettke un espacio muy destacado en la escena entre el resto de vocalistas contemporáneos.

El vínculo con ANGRA, que posteriormente se refrendaría con las producciones de Paeth y su amistad con el difunto André Matos (que incluso dio lugar al proyecto VIRGO) comenzaba a crearse: HEAVENS GATE y los brasileños vieron como su logotipo fue creado por Matthias Lemcke entre 1990 y 1992 respectivamente.

“Livin' In Hysteria” – 1991

Heavens Gate Livin In Hysteria

En marzo de 1991, cuando las cosas ya se habían puesto feas para el Heavy Metal clásico, se ponía a la venta su trabajo más icónico, “Livin' In Hysteria”. Este es el culmen, el disco definitivo para muchos de la trayectoria de HEAVENS GATE, un álbum irrepetible y a la altura de cualquier trabajo icónico del género. Su portada, la más ampliamente reconocida de su discografía, fue inicio de la relación con las ilustraciones de Richard Corben, dibujante recientemente fallecido.

Incluso se llegó a utilizar el dragón azul para crear atrezzo en el escenario en los conciertos de presentación del disco, como habéis visto previamente en el vídeo en directo de "I Surrender", que creo recordar se utilizó para promocionar en Japón la gira del año 1993. Han pasado años de aquellas conversaciones y la memoria me podría jugar una mala pasada, pero a este dragón le relacionaban jocosamente en el seno de la formación con un familiar de un músico de la banda, si mal no recuerdo por la relación entre el color azulado de su piel, derivado de hábitos tóxicos.

Anécdotas a parte, este álbum está repleto de clásicos, de principio a fin: es un trabajo sencillamente perfecto para los cánones del estilo. Si alguien quisiera enseñar lo que es el Heavy Metal a una persona ajena a todo y quisiera prescindir de obras como “The Number Of The Beast”, “Defenders Of The Faith” o “Restless And Wild”, este sería un magnífico ejemplo que resume las mejores cualidades del género. Un álbum que respira grandeza por todos lados.

Además de los temas más conocidos como “Gate Of Heaven” o la pieza que le da título, este disco tenía joyas como “Empty Way To Nowhere”, “Flashes” o “We Want It All”. Hasta la canción instrumental “Fredless” (que hace referencia a la ausencia de Fredl en el micro) es una chispa de inteligencia musical al servicio del Heavy Metal. Obra maestra absoluta.

“More Hysteria” - 1991

HEAVENS GATE - More Hysteria

Tal y como sugiere el título, se trata de una breve continuación del álbum previo, con tres canciones nuevas y una versión acústica de la balada “Best Days Of My Life”. Una de ellas se utilizó para abrir los conciertos japoneses que acabaron dando lugar al único álbum en vivo de HEAVENS GATE, la contundente “Metal Hymn”. La velocidad dominaba “Thin, Fake And Bold” y “Sidewalk Sinner”, otra regrabación de la canción presente en la demo de CARRION de unos años antes.

“Hell For Sale!” - 1992

HEAVENS GATE - Hell For Sale!

Para algunos, una pequeña decepción. Menos inspirado que su predecesor, “Hell For Sale!” incluía un puñado de brillantes clásicos del grupo como “Under Fire”, “He’s The Man” (una especie de continuación de la épica que se encontraba ya en “Path Of Glory” y “The Neverending Fire”), “White Evil” (sobre la adicción a las drogas) y la propia “Hell For Sale!”.

Además, estaba la frenética “Rising Sun”, dedicada a sus fans en Japón. Una pieza a doble bombo vertiginosa, con grandes estribillos y agresiva, algo así como un himno para los nipones y que se encuentra entre mis favoritas de todos los tiempos entre las composiciones de HEAVENS GATE.

Un gran disco que contaba de nuevo con el arte de Richard Corben y que llevó al grupo por el país del sol naciente de nuevo, hasta grabar su concierto de Tokio en lo que sería posteriormente el álbum en directo “Live For Sale!”.

“Live For Sale!” - 1993

HEAVENS GATE - Live For Sale!

Su único disco en directo, curiosamente bastante mejor grabado que otras grabaciones históricas de la época como el “Alive 95’” de GAMMA RAY o el “Tokyo Tales” de BLIND GUARDIAN, con los temas ganando poder respecto a las versiones en estudio y el sonido ambiente perfectamente mezclado.

La versión japonesa extendida contaba con dos canciones adicionales, “Don't Bring Me Down” y una increíble versión de “Rising Sun”, con la banda a pleno poder y el público japonés entregadísimo. Fue uno de los primeros discos que tuve del grupo y me sirvió para conocer todo su esplendor concentrado en un álbum en vivo. Muy recomendable para todos aquellos que quieran tener un pequeño ejemplo de la grandeza de HEAVENS GATE en su primera etapa.

De esta grabación en directo hay una filmación en vídeo que no se ha publicado nunca al completo, tal y como era la idea original. El material de vídeo que se ha publicado hasta la fecha se reduce a estos vídeos de "He's The Man" y "Don't Bring Me Down" y mostraba la grandeza de los músicos en directo, destacando especialmente las pistas de batería, que levantaban al resto de instrumentos, y un gran trabajo de guitarras. A pesar de tener ligeros retoques posteriores en estudio (tal y como me confirmó una fuente de la banda) como la mayor parte de discos en directo, el trabajo es bastante fiel y realista a lo que debía ser un concierto de HEAVENS GATE, dada la naturalidad del sonido que se captó y posteriormente plasmó en el álbum.

“Planet E” - 1996

HEAVENS GATE - Planet E

"Planet E" fue el trabajo con el que conocí a HEAVENS GATE y que me impactó en sobremanera desde un principio, haciendo que ganase absoluto interés por la banda en aquel entonces y hasta día de hoy. Junto con “Livin' In Hysteria”, es el mejor álbum del grupo para un servidor. Por primera vez la banda arriesgaba de manera notable con la introducción de elementos progresivos, enriqueciendo su sonido tradicional y llevando al grupo a grabar uno de sus mejores trabajos.

La producción pegaba un salto respecto a los lanzamientos previos y parece que los alemanes querían demostrar algo más, el final de un capítulo para ellos tras el lanzamiento del álbum en directo. En esta época de grabación de “Planet E” se grabaron un trío de buenas versiones: “Animal” de Lisa Dalbello, “This Town Ain't Big Enough For Both Of Us” de SPARKS (que se incluyeron en el disco) y otra de “The Sentinel”, compuesto por JUDAS PRIEST, que solamente estaba en la edición japonesa del álbum. Posteriormente se incorporó al tributo “A Tribute to Judas Priest: Legends of Metal Vol. II”.

Para el recuerdo queda la riqueza compositiva de “Noah's Dream”, una pieza monumental de diez minutos de desarrollo, y otras tantas más directas pero de un nivel estremecedor: “Terminated World”, “Planet Earth” o “On The Edge” fueron fogonazos absolutos en una época realmente oscura para el Heavy Metal de corte clásico como el que practicaba HEAVENS GATE. Este disco, además de tener su valor intrínseco enorme por la calidad de las composiciones, supuso una especie de faro en toda la escena, una luz de esperanza en una década donde el olvido caía sobre una música antaño apoyada por los sellos discográficos y cubierta con cierto interés por los medios de comunicación. El trabajo de guitarras, genial durante toda su carrera, alcanza en este trabajo su mayor punto de brillantez.

“In the Mood” - 1997

HEAVENS GATE - In The Mood

Este es un álbum meramente acústico, con un puñado de temas del “Planet E” regrabados en un formato poco habitual, pero de un modo homogéneo. Había ideas claras en cómo hacerlo, con sencillez y respetando dentro de lo posible la esencia de las canciones. Además quedó para el recuerdo una canción inédita, que no se salía del formato acústico, titulada precisamente “In The Mood”.

El disco se cerraba con un poupurri titulado de manera bastante obvia “Medley”, en el que HEAVENS GATE revisitaba sus clásicos en casi diez minutos de guitarras españolas y percusiones tranquilas. Un trabajo divertido y que sirvió de puente hasta que llegara el siguiente y a la postre último álbum de la formación.

“Menergy” - 1999

HEAVENS GATE - Menergy

La ausencia del logo (corregida con una pegatina en la caja del CD) y la portada, totalmente alejada del estilo tradicional que venían mostrando los alemanes (era una foto de espermatozoides bajo el microscopio) muestran el intento de avance aún más allá del observado en “Planet E”.

A pesar de esa experimentación musical, "Menergy" mantenía la esencia del grupo, que grabó un disco un tanto diferente pero con grandes canciones, solamente cortadas por los teleshoots, breves fragmentos sacados de una supuesta emisión alienante. En el disco se trataban temas como el aislamiento de las personas con las nuevas tecnologías de la comunicación emergentes. “Worldmachine”, “Mastermind” o la introdución de elementos flamencos en “Breaking Loose” fueron el broche dorado a una carrera envidiable en cuanto a la calidad del material ofrecido, aunque sin éxito comercial alguno.

El final de HEAVENS GATE

Después de "Menergy", la banda acabó por separarse. La falta de motivación por los escasos resultados que obtenían tras cada lanzamiento llevó a los alemanes a tomar la decisión. Es de admirar aún así la resiliencia que les llevó a transitar por toda la década de los 90 como uno de los buques insignia del estilo, aunque nunca con un reconocimiento suficiente, tal y como escribía al principio del artículo.

Su versión de HELLOWEEN “Little Time” vio la luz en el año 2000 (con el grupo ya retirado) en el tributo del sello vasco Arise “The Keepers Of Jericho – A Tribute To Helloween - Part I”. Por el sonido, entiendo que se grabó en la época de “Menergy”, el último esfuerzo en forma de música entregado por HEAVENS GATE.

Posteriormente, en el año 2006, se publicó el único disco de REDKEY titulado "Rage Of Fire", un proyecto de Heavy Metal liderado por Thomas Rettke en el que le acompañaban Sascha Paeth, un ex miembro de STEELTOWER y otros dos músicos más, más duro que la onda tradicional que habían marcado anteriormente con HEAVENS GATE. Los problemas económicos y posterior desaparición del sello Dockyard1 en el que militaba el grupo y en el que participaba Piet Sielk de IRON SAVIOR acabó pronto con la carrera de REDKEY. Muchos años después (febrero de 2019) se llegó a ver brevemente una portada de lo que se supone sería un renacimiento para la banda (con hasta diez canciones preparadas según Rettke) pero que quedó aparentemente en un amago de retorno de REDKEY tras no encontrar ninguna compañía interesada.

Muchos años después hubo algún leve intento de reunión de HEAVENS GATE para tocar en directo con ofertas (indignas) por parte de algún festival gigantesco endiosado, pero todo se llevó entre bambalinas y no llegó a hacerse público. Finalmente, nada aconteció y nos quedamos con las ganas. Lo más parecido que hemos podido ver a una reunión ha sido ver coincidir hasta tres exmiembros de la formación actuando con AVANTASIA, presentándose en un concierto reducido en Madrid para el festival Sonisphere de 2013.

Posteriormente, la actividad alrededor de la banda fue el recopilatorio "Best For Sale!" con temas remasterizados a cargo de Limb Music (que se lanzó en 2015 con ciertas reservas por parte de los miembros formadores) y una especie de despedida formal entre ellos y sus fans para firmar autógrafos y hacerse fotos. Esta especie de convención sucedió en un evento cultural en Wolfsburgo (Soundtrack WOB 2019) antes de que Thorsten Müller emigrase a Estados Unidos para continuar su carrera laboral.

HEAVENS GATE - Convención Wolfsburgo

Espero que con este pequeño homenaje, un poco de luz arrojada sobre su apasionante música, HEAVENS GATE vuelva al recuerdo de muchos y genere expectación en otros tantos que nunca oyeron hablar de la banda. Su genialidad compositiva y la energía positiva que aportaban las canciones hacen de este grupo algo legendario a pesar del gran olvido al que siempre se vieron sometidos. Nunca es tarde si la dicha es buena, dice nuestro refranero, así que ahí queda este especial para aquellos que deseen desempolvar la historia de una banda de Heavy Metal maravillosa.

¡Larga vida al legado de HEAVENS GATE!

Artículo anteriorMORTEMIA de Morten Veland presenta "Death Turns A Blind Eye"
Artículo siguiente2022-01-05 HANK VON HELL Bilbao Zaragoza Pamplona Barcelona...
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.

3 COMENTARIOS

  1. No se puede hacer un estudio del heavy metal europeo sin pararse en esta pedazo de banda. Mi primer tema fue Under fire y flipé. Cuando ya entré en el barro escuchando todos sus trabajos y me crucé con The Neverending fire, alucinaba en colores con tal epicidad y ya con Noah’s Dream, la cosa se fue de madre, la de veces que puedo haber escuchado ese tema, una maravillas de principio a fin.
    Excelente grupo y excelente artículo. Enhorabuena.
    PD: escuchando live for sale 🙂

  2. Gracias por recuperar a Heavens Gate. Grandísima banda y uno de los mejores ejemplos de lo injusta que es muchas veces la vida. Se merecían codearse con los más grandes del género.

    Los descubrí gracias a un programa de radio en una de aquellas emisoras pirata de barrio, recién publicado Livin in Hysteria , una obra maestra.

    Felicidades por el artículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí