MASSACRA - Day Of The Massacra

0

Psychological conflict, You're under my influence, You can't repress your instinct, I incite you to violence(“Enjoy The Violence”, MASSACRA)… El viejo Metal Extremo, el embrión del Death Metal, los años maravillosos en los que de repente todo cambió. De “Reign In Blood”, “Obsessed By Cruelty”, “Schizophrenia” y “Seven Churches” a “Scream Bloody Gore”, “Severed Survival” y “Altars Of Madness”. Una época única, maravillosa, de transgresión y creatividad irrepetibles, un período congelado en el tiempo en cuanto, más o menos superado 1992, el Death Metal comenzó a evolucionar y diversificarse y las discográficas comenzaron a encontrar otras gallinas de los huevos de oro mucho más rentables en términos comerciales. Un tiempo irrepetible, de fanzines e intercambio de cassettes, que dejó dioses y héroes del underground, bastiones cuya influencia retumba hoy en la escena extrema y cuyos nombres no dejan de ser reivindicados de forma permanente. La era de Internet trajo el acceso a material difícil de conseguir en años anteriores: la música de aquellos que estuvieron allí, fueron parte importante pero no prevalecieron. Entre ellos, MASSACRA.

La historia en versión rápida es esta: MASSACRA nace en 1986 en Francoville y se convertirá en gran progenitor del Death Metal francés con permiso sólo de MUTILATED. En 1990 y 1991 lanzan dos trozos de historia del Metal Extremo europeo: “Final Holocaust” y “Enjoy The Violence”. Después, no fue inhabitual, llega el declive con la evolución hacia sonidos más rockeros, groovies y finalmente incluso industriales. Y en 1997 la muerte de Fred Duval, guitarrista y cantante, al que derrotó un cáncer de piel con tan sólo 29 años. A veces, en esa deformación cvlt que también ha traído la era de Internet, se ensalzan de un modo excesivo a algunos de los que no lo consiguieron. Este no es el caso: MASSACRA fue durante ese primer puñado de años de su historia un grupo grandioso. Ni cayeron en manos de Roadrunner ni tuvieron, quizá precisamente por eso, la fama de la que sí gozaron otros. Pero sí la trascendencia. También influyó, claro, la lista infinita de clásicos gloriosos que vieron la luz en esos años 90 y 91. El efecto embudo se llevó a muchos por delante. MASSACRA estuvo entre ellos.

A mí me costó sudor y casi lágrimas conseguir esos dos discos originales que ahora Century Media se plantea reeditar. Sería sin duda un acierto que lleva como anticipo “Day Of The Massacra”, recopilación de las tres demos que grabó el grupo entre 1987 y 1989. Material de culto, que desde luego tiene mercado porque proliferan este tipo de reediciones casi arqueológicas y que casi todas las veces tienen también sentido e interés. Este es desde luego uno de esos casos.

La música de MASSACRA es una perfecta muestra del salto que dio el Thrash para convertirse en Death Metal. Tiene mucho de SLAYER, SEPULTURA o DESTRUCTION; pasa por SADUS, PESTILENCE, MERCILESS o INFERNAL MAJESTY y acaba en DEATH, MORBID ANGEL o los chilenos PENTAGRAM, a los que me apetece citar porque después de casi treinta años de historia editaron el año pasado su primer disco, un excelente “The Malefice” que lleva impreso el código genético del Metal Extremo más puro y primigenio. Como MASSACRA, un grupo que se distinguió en su momento, y pasó a la historia después, gracias a sus riffs. También por su violencia, por supuesto, y por su instinto extremo y su salvaje espíritu metálico. Pero sobre todo por algunos de los riffs más imaginativos y viciosos de su tiempo. Contra la bestialidad más primitiva y visceral de otros, y que insisto en que lo le faltaba, este grupo francés entendió que el puente para llevar el Thrash más allá pasaba por estructuras hasta entonces imposibles y riffs carnívoros pero relucientes que se desarrollaban dentro de las canciones en variaciones que parecían emanar de la música clásica. Algo que también formaba parte del legendario embrión gestacional de MORBID ANGEL. Que pregunten a Trey Azagthoth…

Esas guitarras del fallecido Duval y Jean-Marc Trisani merecen por sí solas que MASSACRA tenga un bien merecido lugar en el panteón del Death Metal. La demos que reúne “Day Of The Massacra” muestran a la perfección la evolución del grupo desde un inicio mucho más primitivo y Thrash hacia el sonido más elaborado y maduro que eclosionó en “Final Holocaust”, que a su vez tenía esa pulsión salvaje y desbordante del disco debut frente al sonido más compacto y algo más pulido del también excelente pero menos definitorio “Enjoy The Violence”. Esa evolución se presenta en esta recopilación de forma inversa ya que comienza con la tercera y última “Nearer From Death”, sigue con “Final Holocaust” y acaba con la inicial “Legion Of Torture”, desempolvada directamente de 1987 y con ese sonido a garaje del infierno que no hay remasterización que arregle. Por suerte. Las otras dos sí cuentan con un sonido ciertamente notable, especialmente esa “Nearer From Death” que era ya un preludio de “Final Holocaust”.

Así que esto es historia del Metal Extremo y tiene que estar en la colección de quien tenga el más mínimo afán completista o coleccionista, o simplemente quiera indagar en la génesis del Death Metal, el género que redefinió las fronteras del Metal. El que lo cambió todo. MASSACRA fue un grupo que  lo tenía todo para que su nombre hubiera quedado entre los más emblemáticos. Desde luego, fue uno de los grandes de verdad. Para un primer contacto con el grupo sigue siendo mejor echar mano a “Enjoy The Violence” y sobre a “Final Holocaust”, uno de los grandes discos de la historia del género, pero estas grabaciones que reúne “Day Of The Massacra” tienen el sabor de lo auténtico, la energía desbocada de lo que está naciendo y creciendo y la raza furiosa de una creatividad que entonces fue vanguardia y ahora es leyenda.

 

Juanma Rubio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí