Pounding Metal Union: Entrevista a Nacho Navarro, cofundador del club

0
Logo de Pounding Metal Union
Logo de Pounding Metal Union

Nacho Navarro: “Estuvimos cerquita de traer al Pounding Metal Fest a CIRITH UNGOL y cerquita también de CRIMSON GLORY”

Si hay una persona activa e implicada en el Heavy Metal operando desde la capital, ese es Nacho Navarro, un tipo inquieto que pasó de escribir en fanzines, en algún conocido webzine y de hacer radio dedicada al género a fundar Pounding Metal Union junto a otras mentes inquietas del género, un club dedicado a esta pasión con el que hacer posible que tanto él como mucha otra gente en España pudiera ver en directo a bandas que la mayoría del público metalero ni se habría imaginado tener en salas de Madrid.

Sobre la gestión del club  Pounding Metal Union y su opinión sobre muchos asuntos vinculados al Heavy Metal hemos podido charlar con Nacho en una extensa pero interesante entrevista que te dejamos a continuación.

Nacho Navarro de Pounding Metal Union
Nacho Navarro, cofundador de Pounding Metal Union

Aunque la entrevista se centrará especialmente en el club Pounding Metal Union, su recorrido y demás, de cara a la gente que no te conozca háblanos un poco de tu currículum en el mundillo metalero. A día de hoy, y desde hace unos años, diriges el podcast Forjando el Acero, pero años atrás estuviste involucrado en una radio en Vallecas entre otras cosas. Háblanos de esos inicios y de cómo surge ese momento en que decides dejar de ser un oyente más, una persona que escucha y consume Heavy Metal, para dar el paso a colaborar más activamente promoviendo dicho género.

Pues mis primeros pinitos como tal se puede decir que empezaron en la prensa escrita, en un fanzine que se llamaba Fan & Zine que tenía una tirada mensual o bimensual en formato papel. Y, bueno, conocí a la gente que lo llevaba, a Maribel y a Ana Rosa, y luego a su vez tenía ahí colegas como Ignacio y Alberto, que, debido a mi locura por el Heavy nacional, me propusieron hacer críticas de discos y crónicas de conciertos del rollo de aquí. Ahí arranqué y, con el tiempo, empecé también a ir a un programa de radio llamado Metallia que se emitía los domingos por la noche en Radio Vallekas, pero que se grababa en horario de tarde.

A las seis o siete de la tarde te podías ir a los estudios de Radio Vallekas a echar unas cervezas y a escuchar la radio en directo. Yo la escuchaba anteriormente en la 107.5 de la FM, fui un día a por unas entradas y me dijeron que se podía ir allí a echar el rato. De ahí conocía ya algo más a Miguel Ángel Vadillo que a Antonio Cerezuela, y Cecilio (ANKHARA, BAD SAINT), que aún estaba, empezó a faltar, y una noche, tras un concierto de EASY RIDER en Caracol, salimos por Vallecas y Vadillo y Antonio me dijeron que Cecilio ya no iba de forma habitual y que les hacía falta una tercera persona porque estaban en formato trío por el tema de los costes y también para mover la música. Y, como yo ya era asiduo los domingos, me comentaron de hacerme una prueba. A los dos meses me dijeron: “Estás dentro”. Empecé a ir, teniendo una escaleta rotativa y así estuve desde febrero del 2004 hasta que se cortó el rollo porque íbamos con menos frecuencia, ya empezaba a ser todo un poco descoordinado y al final se decidió dejarlo así.

El fanzine no sé si llegué a compaginarlo con la radio, pero siempre me gustó más hablar que escribir y en Metallia, con el tiempo, aprendí muchas cosas y conocí muchas bandas. Tras todo esto, Vadillo montó Metal Invaders, Antonio se quedó en Rafabasa.com, donde yo también estuve escribiendo como año o año y medio, y entonces Paco, de Héroes de Culto e Iberia Metálica en su momento, me lió y me dijo que en el barrio de Aluche había una radio, Onda Latina, en la que tenían hueco en la escaleta y que, en ese momento, no tenían Heavy Metal. Y ahí empecé e hice el spin off de Forjando el Acero, que a su vez saqué de un sello pequeño llamado Falcata que llegué a montar y que ahora ya es distribuidora. De ahí extraje el nombre y estuve haciendo emisión miércoles y jueves por la tarde durante un par de años hasta que, una vez abierto el local del Pounding en Opañel, me fui a la sede del club con Forjando el Acero, con el que ya llevo ocho años.

¿Se podría decir entonces que ese vínculo que creaste con gente como Miguel Ángel Vadillo o como Antonio Cerezuela, en cuanto a afinidad de apoyar el Heavy Metal y de divulgarlo, pudo ser la semilla de lo que posteriormente fue Pounding Metal Union? ¿Cómo y en qué momento crees que surgen esas conversaciones para que posteriormente se llegue a crear el club?

Pues sí, yendo a Keep It True, Headbangers Open Air y Heavy Metal Maniacs, que es un minifestival menos grande que los anteriores y que lo lleva un club de Heavy Metal, ahí vimos una especie de espejo en el que fijarnos para que todas las bandas acabaran tocando en España en ese mismo nivel underground. Y, en un verano de esos, hablándolo la gente que hacíamos Metallia y otros colegas de andanzas europeas, decidimos crear algo. Estuvimos buscando nombres y en el Rockzinante que se hizo en Alcalá de Henares con RAVEN, DESTRUCTION, DORO y cía ya teníamos todo montado en cuanto a idea de club y ahí se produjo el primer contacto con la gente, ya que entregamos los primeros flyers a todo el mundo y, sobre todo, a los que veíamos que podían ser de la mafia del parche (risas). Y, como buena mafia, siempre se podrá decir que Metallia era el brazo político y Pounding Metal el brazo militar.

Nacho Navarro: “En festivales europeos como Keep It True, Headbangers Open Air y Heavy Metal Maniacs vimos un espejo en el que fijarnos”

¿Y con qué finalidad u objetivos os planteasteis crear Pounding Metal Union, teniendo en cuenta lo que me comentas de que teníais como espejo un arquetipo de festivales europeos que movían diversos estilos de Heavy Metal más aferrados al underground? Porque intuyo que vosotros, al arrancar con esta idea del club, no tenéis aún ni la logística ni quizá los conocimientos que podía tener esta gente en Europa por los años que llevaban ya de trayectoria.

Pues pretensiones como tal ninguna. A ver, en los festivales europeos, que ya llevaban sus cinco o seis años, se veían cosas que aquí veíamos inalcanzables. Y la gente de Holanda nos contaba que, aun estando en el centro de Europa, no todo llegaba a esa zona y por eso ellos escogían qué bandas traerse. Y con ese ideal decidimos apostar por un tipo de Heavy Metal clásico. Como te decía antes, en Metallia se ponía un estilo de música y eso fue la base ética para fundar el club. Entonces, decidimos liarnos la manta a la cabeza. Varios de nosotros habíamos trabajado en conciertos y conocíamos un poco el mundillo relativamente desde dentro y simplemente decidimos montarlo, sacarlo a la luz ese septiembre del 2006 para ver cuánta gente se unía a nosotros, teniendo ya una base de unas 15 o 20 personas apoyándonos desde el minuto cero, y en ese Rockzinante de Alcalá nos dimos a conocer y nos pusimos manos a la obra.

En tres meses alcanzamos los 50 socios, que con una cuota que pagábamos de 50 euros creíamos que daba para montar un sarao pequeñito. Cerramos inscripciones y, desde enero del 2007 hasta el 17 de noviembre del 2007, ideamos el festival con cuatro bandas que, creo recordar, medio decidimos en junta, porque hace ya muchos años, y el cartel fue con BARBARIAN, OMISSION, IRONSWORD y RAM. BARBARIAN, porque estaba Pep de FUCK OFF y pensamos que era traer una banda con solera pero nueva; OMISSION, porque estaba en su momento álgido y Patillas (cantante y guitarra) se hizo socio; IRONSWORD, por ser una banda muy querida en el underground y creer que al ser portugueses tenían que tocar aquí; y RAM, por ser una de esas bandas que, junto a METAL INQUISITOR, nos volvía locos dentro de la nueva ola de Heavy Metal tradicional. Se montó, salió bien y fuimos avanzando año tras año.

“En Metallia, de Radio Vallekas, se ponía un estilo de música y eso fue la base ética para fundar el club Pounding Metal Union”

El nombre de Pounding Metal proviene de un tema que los canadienses EXCITER incluyeron en su segundo disco. ¿Por qué os decantasteis por este nombre? ¿Buscabais adrede un nombre que estuviera ligado a una banda en concreto? ¿Barajasteis más nombres en su día antes de la creación de Pounding Metal Union?

Pues puede que sí y puede que no a lo de EXCITER (risas). Yo recuerdo que cuando nos juntamos a principios de septiembre de aquel 2006, después de grabar los programas de Metallia en Radio Vallekas, porque estábamos Cerezuela, Vadillo y yo de fundadores y se pasaba gente del club como Juan, Javi y creo que también Carlos, pues le dábamos vueltas a nombres y, claro, salían nombres de grupos, de discos y al final alguien diría lo de Pounding Metal posiblemente por el tema de EXCITER y lo que hicimos fue añadirle la palabra Union, que al final reflejaba un poco la intención. Pounding, porque hacía referencia al impacto; Metal, porque esa palabra tenía que estar por obligación, y Union, porque queríamos unificar a todos esos metaleros de corazón y locos por este rollo bajo un emblema.Y se barajaron también nombres como Metal With No Mercy y alguno más que no recuerdo. Fueron cinco o seis y al final optamos por Pounding Metal Union por las razones que te he dado. Luego, hubo un primer logotipo que tanto en nuestro documental de Youtube, como en el DVD que sacamos del festival de Ritmo & Compás, aparece la imagen de cara al que tenga curiosidad.

Esa primera edición de vuestro festival, en la que tuve la suerte de estar, fue un exitazo, las cosas como son, y no sé si consideras o te has planteado alguna vez si ese crecimiento exponencial que fue experimentando el club en sus siguientes ediciones, incluso yendo a salas más grandes como Caracol o el Grito de Fuenlabrada, a su vez retroalimentó que en Madrid empezaran a salir bandas apostando por un género tradicional y que se salía de la media del Metal más estandarizado por aquel entonces. Básicamemte, si el nacimiento de bandas como STEEL HORSE o AGRESIVA, cuyo origen tiene algo más de diez años, se pudo deber en parte a que el club comenzara a tener cierto nombre y cierto recorrido entre este tipo de público.

Bueno, tanto como éxito exponencial diría que no. Fueron casi 300 personas en esa primera edición y el resto de años mantuvimos esa media, 20 arriba o 20 abajo, aunque en algún momento hubo un pequeño repunte cuando empezamos a traer bandas del otro lado del charco. Con RIOT sí que fue un pelotazo, que fue el décimo año, aunque algo puntual. Luego nos hemos mantenido, pero nunca ha sido exponencial el crecimiento como tal. A la otra parte de la cuestión, puedo dar una opinión personal e histórica por haber estado desde el inicio en el club, pero tenemos tres documentales o entrevistas biográficas del club en Youtube en las que aparecen presidentes, miembros y bandas hablando de su experiencia con Pounding Metal donde se puede ver reflejada la respuesta a la pregunta.

Yo realmente creo que las bandas ya estaban, al menos en la cabeza de mucha de esa gente que acabó siendo del club. Nosotros simplemente les dimos la oportunidad de tocar ante su público y que no se arriesgaran a venir para que la gente luego no se enterase porque los medios no informaban lo suficiente o cualquier otra historia. Las bandas estaban ahí a puntito, iban con el rollo clásico y, simplemente, quizá a algunos les animó y nosotros como club pusimos la chispa a ese polvorín que teníamos retenido en ese movimiento más underground y sin tanta comercialidad que, a veces, es algo un poco pútrido. También nos podíamos haber fijado en la escena Death, que era muy pura. Pues cogimos un poco de cada e intentamos hacerlo lo mejor posible. Y desde ahí la cosa fue evolucionando aun con altibajos, como todas las historias.

“Cuando trajimos a RIOT, que fue el décimo año, fue un pelotazo, aunque algo puntual”

A raíz del surgimiento de vuestro club, de Pounding Metal Union, fueron apareciendo después otros clubes en España como Heavy Metal Espectros, como Metal Bats en Valencia, etc. No sé si esta afloración de diversos clubes que más o menos mantenían la misma idea que vosotros ayudó a nivel global en España, y no solo en Madrid, a que hubiera una mayor fluidez de conciertos de este tipo o a que, debido al entendimiento y colegueo entre unos clubes y otros, se generara un vínculo que facilitara traer a ciertas bandas que, quizá, trabajando de forma independiente y sin el apoyo del club vecino, no habrían podido venir a tocar a la península.

Bueno, Espectros se formó el mismo año que Pounding. Fue coetáneo y al hablarlo con Mike Leprosy (IRON CURTAIN), que era otro de los que viajaban a Europa, cuando le dije que íbamos a montar un club en Madrid por si se quería apuntar, él me dijo: “Es que estoy montando uno en Murcia”. Entonces, posiblemente Espectros sea el primer Heavy Metal Club tal y como los conocemos hoy. Hay asociaciones de los 90 y otras épocas como lo de Bruque y tal que me imagino que tendrían otra idea y otra infraestructura. Y, efectivamente, salió Metal Cova en Barcelona, South Bangers en Málaga, Metalmería en Almería, Metal Bats en Valencia, Litrona de Acero en Cuenca, hubo un Legends Of Metal en Galicia y nosotros tuvimos nuestro bastión duro en Badajoz, que hicieron sus cositas. Y también hay cosas en Burgos, en Jaén tienen más asociaciones, pero creo que habría que diferenciar entre asociación de Heavy Metal y Heavy Metal Club. Al final, con el paso del tiempo, los fines han sido distintos, aunque siempre se trata de disfrutar y de apoyar el rollo.

Y, a partir del cuarto año, en 2010 o 2011, empiezan las bandas a saber que hay un entramado dentro de España, que hay un festival anual en cada ciudad importante del territorio y se interesan ellos en querer venir y nosotros en dichas bandas que o bien votamos o ese año es un pelotazo y las queremos traer. Ahí se empieza a ver que todo funciona y, si una banda pequeña nos escribía fuera de nuestro festival, intentábamos montar algo en Barcelona-Madrid-Murcia o Murcia-Valencia-Alicante, donde ahora está la gente de Mediterranean. Seguro que hay más asociaciones que desconozco o que ahora no recuerdo, pero sí que hubo un momento en el que se vio mucho movimiento e intentábamos entre nuestros festivales gordos no pisarnos la manguera y, además, se hacían cositas pequeñas, según cuadraban.

Hubo unos años muy buenos, del 2010 al 2014. Y, a raíz de eso, promotores pequeños o promotores grandes empezaron a traer a este tipo de bandas que tanto reclamaba el público. Estoy seguro de que sin los clubes muchas de las giras que hay ahora ni se plantearían. Ni LIZZY BORDEN ni PICTURE y ese tipo de bandas habrían tocado casi seguro en festivales. Luego, las bandas crecen, están con sellos gordos y al final Europa te presenta un catálogo que acabas cogiendo. Pero ya digo, habría sido más reticente el promotor de toda la vida y los promotores pequeños no se habrían fijado en esas bandas que ahora hacen giras año sí año también.

“Estoy seguro de que sin los clubes muchas de las giras que hay ahora ni se plantearían. Ni LIZZY BORDEN ni PICTURE y ese tipo de bandas habrían tocado en festivales”

Vosotros a su vez, a parte de la edición anual de vuestro festival, en un momento dado empezáis a montar bolos específicos en salas como la desaparecida Excalibur de Madrid de bandas tanto nacionales como internacionales, con algunos bolos bastante exitosos como fue la primera visita de los canadienses STRIKER a España, que además coincidía en fin de semana, creo recordar, con ACCEPT en la Riviera, VANDERBUYST y tantas otras bandas que trajisteis fuera de vuestro evento anual. A su vez, también creáis noches específicas como la llamada Black Magic Night. Aunque me has anticipado algo en tu anterior respuesta, háblame más a fondo de cómo surge un poco la posibilidad de llevar a cabo esto fuera de lo que es el Pounding Metal Fest.

Pues igual que te he dicho antes que en la primera edición cortamos en 50 socios porque creíamos que era buen número para manejarnos y tener un fondo económico, al año siguiente subimos a 100 socios y ahí nos hemos ido manteniendo. 105, 97 y así en estos 15 años ya casi. Y cuando llevamos ya tres festivales, que nos vamos de Ritmo & Compás a Caracol y de ahí al Grito, simplemente es para que la gente estuviera más cómoda. No metimos más gente, pero todo el mundo estaba más a gusto. Y Fuenlabrada era el paradigma de los festivales europeos en el que hay “Heavy Metal Parking lot”, como en los conciertos yanquis de JUDAS PRIEST a mitad de los 80. Entonces, empiezan los de Badajoz a hacer sus pinitos y se lo montan con su propia pasta, pero usando Pounding Metal Badajoz como reclamo, y trayéndose bandas portuguesas, de la zona o nacionales. Hicieron sus cuatro o cinco conciertos de forma habitual y llega un momento en el que el entramado parece que empieza a tejerse de una forma sólida y, dentro de lo que traemos, Choco (FRENZY, NIGROMANTE), que era socio, montó en Excalibur un Black Magic Night a su bola y, posteriormente, venía una banda griega llamada WITCHCURSE que nos pidió tocar en Madrid y lo cogió Choco para hacer una segunda sesión de Black Magic Night.

A partir de ahí, se vio que se podía hacer todos los años uno trayendo a una banda guiri en exclusiva, ya que hemos intentado siempre, tanto en Black Magic Night como en nuestro propio festival, traer una banda exclusiva para que la gente tenga interés y acuda a la llamada. Desde ahí, Black Magic Night empieza a generarse cada año y al año y poco Vadillo y Esther proponen hacer otra movida y montan Screaming For Metal, más enfocado al Speed-Thrash, con lo que nos plantamos en tres fechas fijas: Pounding Metal, Screaming for Metal y Black Magic Night. Y se va moviendo todo en el calendario según la disponibilidad de las bandas y mirando que no coincidiera tampoco con las fechas gordas de los clubes hermanos. Y, luego, hemos traído cosas de las que nos sentimos muy orgullosos, porque cuando vinieron eran bandas pequeñas, con un disco o EP, sin haber pegado aún el pelotazo.

Nosotros teníamos ese ojo clínico para las bandas y el tiempo ha demostrado que en Pounding no estábamos locos, porque a la larga muchas han entrado en sellos, han hecho giras, han teloneado a formaciones más grandes y tocado en festivales. Hablo de STRIKER, HAVOK, SKULL FIST, VANDERBUYST, ATLANTEAN KODEX, CAULDRON, SIGN OF THE JACKAL, ENFORCER y también de grupos españoles que, quizá, no se conocían tanto y les pusimos en el punto de mira, como son GRIM COMET, IN VAIN, LIZZIES, MISTY GREY, NIGROMANTE, HITTEN, IRON CURTAIN, STEEL HORSE y un largo etcétera. Y, por encima de todo, creo que metimos en el panorama a LEATHER HEART.

“En Pounding Metal Union teníamos ese ojo clínico para las bandas, porque a la larga muchas han entrado en sellos, han hecho giras, han teloneado a formaciones más grandes y tocado en festivales”

Se puede decir que la seña de identidad del festival de Pounding Metal Union, a lo largo de esta década y un lustro, es el Heavy Metal tradicional de corte más underground, donde tiene cabida el Speed Metal, el Thrash, pasando por el Heavy de la New Wave, el Power americano, etc. ¿Habéis pensado alguna vez abrir, entre comillas, el espectro de bandas en cuanto a estilos? Por ejemplo, intentar traer algo para vuestro festival por un lado más hardrockero 80s o, por otro, de Metal Extremo, de Death, Death/Doom o Death/Black? Básicamente, si alguna vez os habéis planteado salir de ese sello más encorsetado que tenéis actualmente dentro, eso sí, de la gran variedad de bandas que ya de por sí podéis traer.

Pues las bases del club siempre fueron estilos tradicionales en torno al Heavy Clásico. El Hard Rock, junto al AOR, tiene una escena bastante propia, su escena underground y mainstream, y el Death Metal y sonidos más extremos siempre han sobrevivido a las modas del Heavy más tradicional y clásico. Mantuvieron su escena en los 90 cuando esto se fue un poco al garete porque ya no estaba tan de moda y entraron el Grunge y otras historias. Pero, a fin de cuentas, esas han sido las bases durante estos 15 años. Ningún socio ha planteado un cambio radical de orientación, aunque, por otra parte, tampoco nos hemos cerrado. De hecho, trajimos a NOCTURNAL el tercer año y hemos traído a MIDNIGHT en cuanto a sonidos más cañeros. No llegamos a Death Metal, pero tampoco eso es un Thrash a lo KREATOR ni a lo TESTAMENT, por decirte dos estilos distintos de Thrash clásico.

Y, en cuanto a Hard Rock, hemos coqueteado con cosas de la New Wave que tienen bastante sonido rockero y bandas nuevas como VANDERBUYST, que bebían de los 70 directamente y que, además, les telonearon MAVERICK, que tienen un corte muy ochentero, siendo más Hard Rock que Heavy Metal y que demuestra que no nos hemos cerrado al cien por cien. Pero en cuanto al rollo más angelino y de pelos cardados nunca se ha planteado y creo que son bandas con su propia escena. Tambien hay bandas como FIFTH ANGEL, que es Heavy clásico pero seguramente a muchos hardrockeros les guste. Y son bandas que hemos podido tantear.

“Ningún socio ha planteado un cambio radical de orientación de la Pounding Metal Union, aunque, por otra parte, tampoco nos hemos cerrado”

En un momento dado, como me has comentado antes, pudisteis empezar a trabajar con bandas ubicadas a miles y miles de kilómetros de España. VICIOUS RUMORS, HIRAX, THE RODS, SLOUGH FEG, TOXIK, etc. A título personal, y como socio cofundador de Pounding Metal, ¿de qué banda te enorgulleces más por haber currado con ella y haber hecho posible que el público de aquí pudiera tener acceso a su directo?

Sí, la primera banda fue HIRAX en el cuarto aniversario. Y, a partir de ahí, vimos la posibilidad de traernos una de forma exclusiva en cada año, intentando pagar los viajes y que solo tocaran en nuestro festival en esa fecha en España y, a veces, incluso en Europa. Intentamos no coger en aquel momento giras para tener esa exclusividad. SLOUGH FEG por ejemplo sí estaban de gira, era verano y aquí cayeron en un Black Magic Night. ¿Enorgullecerme? Pues de todas a modo general. Tenemos una pequeña premisa, que es que la banda tenga, en la medida de lo posible, algo editado recientemente, que tenga buen directo para presentar su nuevo trabajo y, si en algún momento hemos podido conocer a la banda en otros festivales, ver que son gente maja, porque al final tienes que tratar con ellos durante un fin de semana y, si te tocan unos tontos, vas listo.

Hirax en uno de los Pounding Metal Fest
Hirax en uno de los Pounding Metal Fest

El vínculo más gordo quizá lo tuvimos con MANILLA ROAD, que no habían venido nunca a España, estuvimos tres o cuatro días conviviendo con ellos, ensayaron aquí, en Traste Cero, estuvieron por mi barrio tomando botellines, incluso estuvimos con ellos en Toledo y en Segovia y luego dieron un señor directo que la gente pudo disfrutar. Hay algunas más, porque en general siempre ha habido gente maja, pero a lo mejor esa sí que fue una experiencia que reunía todos esos requisitos. Con ATTACKER hemos trabajado dos veces, es gente maravillosa y banda muy difícil de ver en España de no haber sido por nosotros.

“El vínculo más gordo lo creamos con MANILLA ROAD, con los que estuvimos tres o cuatro días conviviendo” - Nacho Navarro

Como yo también he montado y monto saraos, aunque a mucha menor escala que vosotros, pues de algún modo sé que el mundillo en cuanto a producción de conciertos que tienen que ver con el Metal es muy poco agradecido y puede llegar a ser bastante agotador. ¿Ha habido algún momento de flaqueza a lo largo de estos quince años de actividad de Pounding Metal Union en que os plantearais tirar la toalla o que dijerais: “Pues hasta aquí hemos llegado y que nos quiten lo bailado”?

Bueno, los socios cuando pagan la cuota tienen unos derechos y unas obligaciones, pero, al ser algo voluntario, el trabajo dentro del club es altruista. No se generan beneficios particulares, pero a la vez cada uno aporta lo que buenamente puede o quiere. Hay gente que diseña los carteles, gente que va a imprimirlos, gente que reparte flyers y pega pósteres o que lleva las entradas, y a su vez se hacen una serie de actividades más cuando se ha sacado merchandising, como también actividades dentro del local que tenemos, etc. Y el día del festival hay un trabajo previo de hoteles, booking y con mánagers porque no queda otra, cosa que a veces es muy extenuante. Y ese día no todos los socios curran. Algunos están en puerta, en backstage, sobre el escenario organizando el jaleo, trayendo el catering de las bandas, llevándolas al aeropuerto, hoteles, etc., y hay años que se reparte más el trabajo y otros años en los que se vuelca más en una mínima parte de los socios.

Entonces, como organización, el engranaje al final funciona y como club nunca se ha planteado parar. Aunque el festival, exceptuando el décimo año, siempre ha sido deficitario, la cuota de los socios hace que el balance acabe siendo neutro o ligeramente positivo. Luego, a título personal imagino que cada uno habrá acabado más o menos harto en ciertos momentos del proceso. Yo en particular, cuando estaba más volcado en los primeros años, tras cada concierto me decía: “Este es el último, esto es una locura y estoy reventado”. Eso era a las dos de la mañana, estando realmente cansado. Pero cuando a las seis de la mañana, habiendo dormido poco, llevas a una banda al aeropuerto que te da las gracias, te abrazan y echas las últimas risas, al final dices: “Esto hay que repetirlo”. Entonces, quizá sí, tras cada concierto yo habría tirado la toalla, pero al día y medio como muy tarde estábamos pensando ya en hacer otro (risas).

“Cuando a las seis de la mañana llevas a una banda al aeropuerto que te da las gracias y te abrazan, al final dices: 'Esto hay que repetirlo'” - Nacho Navarro

Tengo la sensación, y no sé si coincidirás conmigo, de que un club como el vuestro, con la cantidad de años que lleváis ya en activo, aún es muy poco conocido más allá de la gente que siempre ha estado muy metida en la escena metalera, ya sea en foros especializados, acudiendo a infinidad de conciertos en España y en Europa, etc. Y, obviamente, a día de hoy hay muchos más medios, si comparamos con los que había hace veinte años mismamente, que pueden dar cobertura informativa a lo que hacéis. Nosotros mismamente en esta casa estamos siempre al tanto de todo lo que vais haciendo y me consta que otros webzines hacen lo mismo, pero luego en charlas de bares con la gente o en conciertos mismamente te das cuenta de que un club como Pounding Metal Union e incluso muchas de las bandas que habéis traído siguen siendo grandes desconocidos para buena parte del público. ¿Puede ser quizá por una falta de cultura musical que tengamos en España con respecto a otros países o, desde tu punto de vista, piensas que hay otros motivos para que esa escena underground no logre dar un pequeño paso al frente?

Pues sí, coincido contigo. No sé la razón. Imagino que será como todo: educación. En Centroeuropa y otros países, las revistas y medios de la época entiendo que trataban un espectro más amplio de bandas, o eso quiero entender, y aquí se apostó por el sota, caballo y rey y, al final, es lo que sembraron. La gente conoce lo que conoce y, en general, y como en otras facetas de la vida, es perezosa y si no se lo ponen en bandeja se quedan con cuatro cosas.

Un ejemplo: SAXON tuvieron su época mala en los 90 como muchas bandas heavies que pasaron su travesía en el desierto y, con el tiempo, tuvieron su recompensa. Nosotros apostamos por lo que hemos hablado antes de traer bandas que nunca hubieran venido sabiendo que eso tiene una limitación de público. Y, a la vez, queríamos mostrar esa otra realidad, de la que espero que unos pocos hayan aprendido y se hayan subido al carro. De hecho, sé de buena tinta que hay gente que se ha metido más ahora en el Heavy Metal.

Al final, si te gusta SAXON, te pueden gustar perfectamente TYGERS OF PAN TANG, que tocan este año en nuestro festi. No diré que no hay diferencias porque las hay, pero es el mismo estilo y tienen temazos, aunque no sea una banda que te vaya a meter 2.000 personas. En definitiva, yo creo que la gente no tiene interés por conocer más y nosotros nos hemos dedicado a esta faceta del espectro musical, en ello estamos y tan contentos viendo que además nuestro público lo disfruta.

Y, de todos modos, luego también te digo que los medios informan de lo que informan. Nosotros trajimos a WOLF en la tercera edición, que ya estaban con Century Media y les hicieron una minientrevista y crítica del disco en La Heavy, pero no venía el concierto de la banda en su agenda de conciertos. Nosotros nunca hemos pagado promoción y, aunque tengamos un dilema con los medios, consideramos que si alguien de un medio quiere ver el concierto pues que se lo pague, ya que no damos acreditaciones. Porque si quisiéramos pagar banners, los pagaríamos. Pero se tiene que entender que esto se monta desde una asociación, que no una promotora, y que el que quiere aportar al final aporta.

Dime un sueño por cumplir con el club que sea viable. No hablo de resucitar a DIO, Criss Oliva o a Chuck Schuldiner (risas). Una meta que veas, a corto o largo plazo, como algo alcanzable. ¿Cuáles son esas bandas con las que aún no habéis trabajado que te gustaría que en un futuro tuvieran su nombre impreso en un cartel de Pounding Metal Fest?

Banda como tal no sabría decirte, porque en el fondo cada año sale una banda votada por los socios. Intentamos trabajar con ella y se acaba consiguiendo. Es verdad que esas bandas que lo pasaron mal, como te decía antes, y que parece que ahora están remontando ya son carne de festival veraniego o de megagira de cuatro bandas y se nos quedan lejos de nuestros presupuestos. Te hablo de unos METAL CHURCH o cosas así. Pero no sabría decirte bandas que quizá en su momento tuvieron la oportunidad o estuvieron cerca de entrar en un cartel y que ya hayan desaparecido.

Bueno, a mí me habría gustado ver a unos RUFFIANS en Madrid, por decirte algo, porque tocaban bastante en Europa. Al final sale lo que busquen los socios cada año. Bandas nuevas manteniendo sus tirones y bandas viejas dependiendo de si han sacado disco, de si han tocado en el Keep It True o festis similares y vuelven a estar en el candelero. Estuvimos cerquita de CIRITH UNGOL y estuvimos cerquita en su momento de CRIMSON GLORY. Y, bueno, te quedas con las ganas de haberlo cerrado si hubiese habido otros presupuestos. Buscamos lo que te dije antes básicamente: bandas que tengan un buen disco, que sigan en activo en el presente año, que tengan un directo enfocado para el público que lo va a ver y, sobre todo, que sean buenos tíos y metaleros. No queremos ni estrellitas ni estrellados ni revenidos de la vida.

“A mí me habría gustado ver a unos RUFFIANS en Madrid, porque tocaban bastante en Europa”

Alguien como tú, con un bagaje amplio en el panorama musical como oyente y espectador de conciertos tanto en España como en muchos países de Europa y, a su vez, como divulgador y promotor del movimiento desde hace años, ¿cómo ve la actual escena metalera con una rápida vista de pájaro? ¿Qué echas en falta o añoras con respecto a tiempos pasados? ¿Qué crees que puede sobrar? A grosso modo, ¿qué momento vive el Heavy Metal y sus diversas ramificaciones a día de hoy?

La escena yo creo que ha mejorado. Hay promotores que han abierto los ojos y apuestan por bandas pequeñas, medianas y más underground que nunca hubieran venido porque no tenían un sello o agencia, El mundo ha ido cambiando a mejor. Hay más oferta, lo cual a veces en ciudades grandes como Madrid es malo porque coinciden bolos y no están lo sueldos como para invertir en todo. Hay mucho mercado que abarcar sumando conciertos, discos, bares, etc, y poca pasta para gastar. Pero creo que los festivales van metiendo cosas interesantes. Es verdad que a veces son demasiado diversos y por ver dos bandas tienes que tragarte muchas historias. Sobre lo que me sobra actualmente te diría que los móviles, el postureo y me falta headbanging y tachuelas, tío. Eso de que en las salas, y digo salas del rollo, no se pueda entrar con tachuelas... Porque lo de las discotecas es aparte. En sus ratos libres te dejan mendigar un par de horas en sus locales a unos precios irrisorios para luego echarte a veces a patadas. No digo todas, pero he visto casos muy denigrantes para el público heavy.

Pounding Metal Fest 2022

Cartel del Pounding Metal Fest 2022
Cartel del Pounding Metal Fest 2022

El próximo 21 de mayo se celebrará en Madrid una nueva edición de Pounding Metal Fest. Debido al covid, hace tres años que no podéis llevar a cabo vuestro festival anual en la capital y supongo que haber montado esta nueva edición no habrá sido fácil dadas las circunstancias que estamos viviendo. ¿Habéis quedado satisfechos con el cartel que habéis logrado sacar adelante?

Bueno, son tres años naturales, pero en el fondo son dos ediciones, la que se canceló a los tres meses de la pandemia y la del año pasado, que tampoco pudimos hacer. Y sí, con el cartel estamos satisfechos. Si no, no lo habríamos cerrado de esa forma. Hemos rescatado todo lo que se ha podido por presupuesto o por logística y, bueno, encantados. La gente de SORCERER en todo momento han estado atentos a la hora de la devolución de los billetes, porque iban por management, para que recuperáramos la pasta y volviéramos a invertirla en ellos, y DEXTER WARD tres cuartos de lo mismo. Además, desgraciadamente, han anunciado hace nada que este bolo de Madrid y el Up The Hammers que han movido a junio serán sus últimos conciertos. Sé que vienen con otro cantante por movidas de vacunación, pero no sé si esa es la causa de que DEXTER WARD, tras un tercer disco bastante guapo, decidan dejarlo.

El resto de bandas han venido por cosas que teníamos en recámara y que nos cuadraban más este año y también por lo que nos ahorrábamos con otras bandas por precios y tal, así que guay. Sabíamos que americanas no, aunque luego parece que habrá giras de bandas americanas como OMEN en junio, pero para mayo nadie estaba seguro ni medio dispuesto a venir, así que tiramos de un clásico de la New Wave como TYGERS OF PAN TANG, buscando exclusividad en nuestro país con esa banda. Y VULTURE son conocidos nuestros por distintas razones. De hecho, Leo (vocalista) ha estado varias veces en Madrid en nuestro local tomándose unas cervezas. Y REDSHARK, con el disco que han sacado, creo que era la mejor opción para ser una de las bandas que abran el festival. Y, al final, cuando nos han comunicado que al volver a las salas/discotecas volvemos a sus horarios, de haberlo sabido antes quizá nos habríamos quedado con cinco bandas, pero intentaremos que todas las bandas toquen lo mismo que se había previsto aunque todo empiece antes.

Aparte de vuestros eventos anuales y de esos otros conciertos que hemos comentado que habéis llegado a hacer fuera del Pounding Metal Fest, me consta que lleváis acabo más cosas teniendo como centro de operaciones un local situado en Opañel, una de las zonas de referencia del Metal madrileño en cuanto a ocio nocturno. Háblame de ello.

En cuanto a qué otras actividades realizamos aparte de los conciertos, he de decir que llevamos nueve años con una sede física donde los socios nos reunimos de vez en cuando tanto para empezar una previa a algún concierto como para acabar la noche. También se han hecho sesiones musicales, discoforum, se han proyectado documentales y esto espero que se pueda retomar con más fuerza ahora que ha pasado la pandemia. Además de todo eso, también han venido bandas a poner sus temas en exclusiva o han presentado el disco para los socios. Y, como club, tenemos una sede para poder hacer actividades sociometaleras, los conciertos menores que van saliendo y, luego, el apoyo incondicional a otras asociaciones y Heavy Metal Clubes y a las actividades de nuestros socios, ya que tenemos entre nuestras filas a gente de diversas provincias españolas e incluso del otro lado del charco. Y, bueno, tenemos desde músicos, productores, gente con locales de ensayo, radios, webzines, fanzines, bares, etc.

Una última cuestión, Nacho. ¿Qué le dirías a alguien que hubiese llegado hasta aquí a la entrevista y que le apeteciera o le llamara la atención el hecho de involucrarse con el club? ¿Qué les pedís a los que quieran hacerse socios de Pounding Metal Union? Por otra parte, si aparte quieres dejar algún comentario para nuestros lectores, estas últimas líneas son todo tuyas.

A los que han llegado hasta el final de la charla les bendigo por aguantar la turra que meto, ya que las respuestas no han sido ni breves ni concisas. Y, si les ha parecido bien, que apoyen su escena, la que ellos consideren, a nivel provincial o nacional. Y que si tienen un Heavy Metal Club cerca de su casa lo sigan, lo apoyen haciéndose socios o simplemente yendo a los eventos. Si no conocían Pounding Metal Union a día de hoy, un pequeño tirón de orejas por haber estado en la inopia, ya que aunque no contamos con el despliegue logístico de una promotora en cuanto a anuncios y publicidad, creo que si estás un poco al loro de lo que se cuece en el Heavy Metal deberías al menos conocernos. Y, si nunca has ido a un evento de los nuestros, siempre hay una primera vez, que sería el próximo 21 de mayo. Es un concierto más de Heavy Metal, pero con tíos encima del escenario y debajo de él que están bastante locos con este rollo, con lo que se respira otro ambiente, eso lo puedo asegurar.

Y a los lectores de HELLPRESS les digo que sigan informándose por este tipo de medios, en este caso HELLPRESS, haciendo una labor informativa y divulgativa y, además, dándonos esta pequeña ventana para exponer nuestras ideas, por lo que le agradezco a Jorge como al resto de la plantilla este pequeño esfuerzo lidiando conmigo. Todo esto es muy sencillo: ¡Heavy Metal, a disfrutarlo y a divertirse!

Miembros del club de Heavy Metal Pounding Metal Union
Miembros del club de Heavy Metal Pounding Metal Union

Encontraréis más información sobre el club Pounding Metal Union en su web oficial.

Artículo anteriorARCH ENEMY entra en el juego "Legacy Of The Beast" de IRON MAIDEN
Artículo siguienteWITHERFALL lanza la cerveza Shadows Black IPA
Licenciado en Comunicación y redactor en varias webs especializadas en Rock y Metal desde hace más de una década, plataformas que me han servido, al igual que el actualmente aparcado mundo radiofónico, para darle rienda suelta a mi creatividad enfocada a una de mis grandes pasiones: la música. A su vez, soy un gran entusiasta del cine en todas sus vertientes, especialmente en la rama dedicada al terror, fantasía y ciencia-ficción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí