WHITECHAPEL editará el disco "Kin"

0
Whitechapel
Foto de Whitechapel por Alex Morgan

Portada y canciones de "Kin", el nuevo álbum del grupo de Deathcore

Los estadounidenses WHITECHAPEL editarán con Metal Blade Records "Kin", su nuevo disco, el 29 de octubre. Nuevamente ha sido producido por Mark Lewis (CANNIBAL CORPSE, THE BLACK DAHLIA MURDER).

Las canciones que componen el álbum son:

1. I Will Find You
2. Lost Boy
3. A Bloodsoaked Symphony
4. Anticure
5. The Ones That Made Us
6. History Is Silent
7. To the Wolves
8. Orphan
9. Without You
10. Without Us
11. Kin

Whitechapel Kin

Vídeo de "Lost Boy"

El videoclip del primer sencillo ha sido dirigido por Miles Skarin:

"Kin", un trabajo diverso de WHITECHAPEL

A estas alturas de la película, el nombre de WHITECHAPEL impone respeto. Ya asentados con uno de los catálogos más envidiables del Metal contemporáneo, en 2019 lanzaron The Valley, mostrando una segura evolución en su sonido y erigiéndose como un verdadero lanzamiento de referencia que establece un nuevo estándar para el género.

"Para mí, fue como si las estrellas se alinearan para que creáramos nuestro disco casi perfecto en lo que respecta a la composición, la interpretación vocal, la mezcla y la masterización, y el trabajo artístico", dice el guitarrista Alex Wade. "Nos gusta considerar nuestros álbumes como capítulos de nuestra carrera, y éste es un capítulo que nunca olvidaré. Creo que realmente solidificó que podemos abrazar un nuevo sonido, y si lo ejecutamos correctamente, entonces la base de fans va a apoyarlo y disfrutarlo".

En 2021, regresa con el sucesor de ese álbum, el poderoso Kin, que es una colección aún más dinámica y diversa, avanzando aún más el sonido de la banda en un nuevo territorio sin perder de vista lo que los llevó a este punto. "Creo que con cada álbum aprendemos lo que funcionó mejor en el anterior e intentamos utilizarlo en nuestra composición. Al principio de la composición, se habló de que el álbum era como 'The Valley' parte II, no se llama así literalmente, sino por cómo suenan y fluyen las canciones. Es un disco de tipo narrativo, como lo fue 'The Valley'", añade el vocalista Phil Bozeman, "musicalmente, sólo queremos crear lo que sentimos en cada momento. Escribimos música con lo que sentimos y no con lo que se espera de nosotros, mientras que líricamente la idea de continuar con la historia de 'The Valley' fue siempre el objetivo".

El comienzo de la composición del disco fue una consecuencia directa de la pandemia de Covid, ya que la banda tenía varias giras preparadas para terminar el ciclo de The Valley, pero, cuando se cancelaron, decidió volver a centrar sus energías y empezar a trabajar en una nueva obra. "Empezamos a componer en mayo y escribimos durante una semana entera, luego nos tomamos unas semanas de descanso para que todo el mundo digiriera el material, se restableciera y obtuviera nuevas ideas y perspectivas sobre las canciones, y luego nos reunimos durante otra semana para continuar el proceso", dice Wade.

Trabajando por primera vez con el batería Alex Rudinger, que ha estado de gira con WHITECHAPEL desde 2019, se trató la composición como un trabajo, de 12 a 7 de la tarde antes de tomar un descanso, y si se encontraban atascados en una canción en particular, pasaban a otra, lo que les ayudó a refrescarse.

La influencia de "The Valley" en "Kin"

Wade también admite que seguir tras The Valley fue inicialmente una tarea desalentadora, algo que pronto superó. "No puedo hablar por todos los miembros de la banda, pero personalmente me sentí un poco intimidado al principio, preguntándome si podríamos invocar ese tipo de magia de nuevo, pero después de escuchar algunas de las demos en las que estábamos trabajando, me sentí más confiado en poder recrear un ambiente similar al de 'The Valley' en el nuevo. Creo que nuestras canciones se componen por capas, y a medida que se van creando y colocando en las canciones, éstas empiezan a cobrar vida y personalidad propias. Así que, con cada capa, tienes más confianza en las canciones y en el impacto que van a tener".

"Kin" aúna Rock y Metal

El resultado es un disco que explora mucho territorio sónico y emocional, y por primera vez, se podría decir que un trabajo de WHITECHAPEL es tanto un álbum de Rock como de Metal, una afirmación con la que Wade está de acuerdo. "Sigue siendo un disco de Metal, no creo que se pueda escuchar ninguna de las canciones en la radio convencional, pero hay elementos del disco que tienen un aire más rockero y abierto. Queríamos que estas canciones respiraran y tuvieran vida y que sonaran más grandes que todo lo que hemos hecho hasta ahora. También hemos explorado más el canto en 'Kin'. No tendría sentido que la mayoría de la base de fans disfrutara de ese sonido y luego se alejara de él".

Esto no quiere decir que la banda haya perdido sus aristas más duras, con el asalto total de Death Metal que arranca tanto en "Lost Boy" como en "To The Wolves", tan brutal y dentado como puede ser el Metal Extremo, y mientras Bozeman explora más su amplia voz de cantante, también se suelta con su característico rugido a lo largo de las once pistas del álbum.

Familia y elementos sobrenaturales

Con Bozeman explorando el trauma de la infancia en The Valley, fue su lanzamiento más oscuro hasta la fecha, pero su sucesor, que continúa la historia contada en ese disco, es aún más oscuro. El título del álbum se refiere a la parentela, que es de lo que trata el álbum, pero el significado más profundo de esto juega con la idea de que la realidad/persona alternativa del vocalista es también su familia.

"Es una representación ficticia de una historia no ficticia. Lo hago desde el punto de vista del 'qué pasaría si'. También lo represento de una manera que transmite un estado de ánimo más profundo y oscuro. Se trata de lo que podría haber sido, si hubiera decidido tomar el camino oscuro. En aras de la narración, también hay elementos sobrenaturales en juego", explica Bozeman.

Aunque cada canción es compleja y requeriría ir línea por línea para desglosar realmente de qué tratan, Bozeman ofrece explicaciones de las tres primeras. La primera canción, "I Will Find You", tiene lugar justo después del último tema de The Valley, "Doom Woods", en el que Bozeman se adentra en su vida tras los sucesos caracterizados en ese álbum. "Sin embargo, estoy siendo seguido por mi realidad alternativa/yo malvado. Es la parte de mí que no puede dejarse ir e irá a cualquier altura para encontrar mi verdadero yo y arrastrarme de nuevo al oscuro pasado del que quiero salir". Luego está "Lost Boy", donde el vocalista y su yo alternativo se encuentran por primera vez. "Intenta convencerme para que entre en su realidad, que es una falsa sensación de seguridad. Sabe que estoy en un momento vulnerable de mi vida, y es el momento perfecto para arrastrarme. Sin embargo, me resisto y el yo alternativo es devuelto al lugar de donde vino".

Esto lleva directamente a "A Bloodsoaked Symphony", en la que su yo alternativo vive las tragedias de su vida en un bucle interminable. Al final, el personaje se suicida para encontrarse en el mismo mundo, pero es oscuro, deprimente y está lleno de pensamientos delirantes. "Mis padres están con él, pero en estado de muerte cerebral, como un cadáver, pero su delirio lo ve como una forma de estar juntos". A lo largo de la canción, revive ciertas partes de nuestra vida pasada, pero con resultados diferentes".

Arte de Jillian Savage

Estas letras y temas inquietantes están acompañados por el arte del álbum diseñado por Jillian Savage - como explica Wade, "El arte fue un concepto desarrollado por Ben Savage y la banda que fue pintado a mano por la esposa de Ben, Jillian Savage. Ben preparó una maqueta de lo que estábamos imaginando digitalmente, luego proyectaron esa imagen en un lienzo, y ella pintó la pieza en un estilo puntillista -punto a punto- en el transcurso de varias semanas. El resultado produjo el ambiente perfecto para la dirección más artística del disco. No sólo la música fue minuciosamente trabajada, sino también el arte".

El seguimiento de Kin se hizo predominantemente en el estudio de la casa del guitarrista Zach Householder, con el productor Mark Lewis produciendo su quinto álbum consecutivo de WHITECHAPEL, creando un ambiente de trabajo muy cómodo. "La creación de discos con él fluye sin esfuerzo, y podemos rastrear las cosas de forma bastante rápida y eficiente en estos días", dice Wade. "Mark tiene un gran oído para darnos tonos de guitarra y batería únicos y complementarios para las canciones que estamos tratando de grabar".

Tras pasar dos semanas buscando el tono adecuado para la guitarra rítmica antes de comenzar, al igual que la composición, la banda trata el seguimiento como un trabajo, dedicando las horas entre las 12 y las 20 horas, de lunes a sábado, que es la forma más productiva de trabajar. Las pistas se enviaron a David Castillo, en los estudios Ghostward de Suecia, en febrero de 2021, para que las mezclara, y Ted Jensen las masterizó en Nashville en marzo, lo que supone un total de diez meses de trabajo en el disco, el más largo de la banda hasta la fecha.

Ahora, al tener otro álbum del que pueden estar tan orgullosos como su predecesor, se encuentran en una buena posición de cara al futuro.

"Veo más crecimiento y un potencial ilimitado", dice Wade. "Creo que hemos encontrado una gran fórmula en 'The Valley', y la hemos utilizado para crear otro disco monumental para nuestra carrera que no puedo esperar a que la gente escuche. Esperamos seguir aumentando nuestra base de fans con este nuevo álbum, y siempre buscamos avanzar en una dirección positiva. Estoy emocionado, a medida que la pandemia disminuye, de que el mundo de las giras vuelva a la vida y de poder interpretar estas enormes canciones que hemos creado de la manera en que fueron concebidas para ser escuchadas: en directo y a todo volumen".

Más información en el Facebook de la banda.

Artículo anteriorNikola Mijic es el nuevo cantante de SERIOUS BLACK
Artículo siguienteNick Hipa confirma su salida de AS I LAY DYING

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí