Crítica de MOONSPELL – 1755

0
MOONSPELL 1755 Joao Diogo
Leyenda

MOONSPELL vuelve a la palestra musical con “1755”, un digno homenaje a su tierra. Poner sobresaliente a un álbum es complicado. Influyen demasiados factores: la producción, los propios temas con sus letras y melodía, y, sobre todo, y no por ello menos importante, lo que evoca y las sensaciones que transmite. De hecho, creo que nunca he puesto un sobresaliente a ninguno, porque nunca ha llegado a rozar la perfección lo suficiente como para emocionarme. Hasta ahora (por lo que ha acabado entrando en nuestra lista de mejores discos de Metal de 2017).

MOONSPELL se ha sacado un disco impresionante de la manga, y ello en escasamente 2 años y poco desde que sacaron el “Extinct”, yendo ahora un paso más allá al introducir en ese sonido extremo oscuro que les caracteriza toques sinfónicos y tradicionales. Estos elementos hacen que “1755” sea, además de un tributo a Portugal (también está cantado íntegramente en portugués), un disco redondo.

El álbum rememora el terremoto que sufrió Lisboa el día de Todos Los Santos de 1755. Un terremoto que comenzó con un temblor de tierra (se estima que sería de un 9 en la escala de Richter), al que siguió un tsunami, y que acabó con un incendio (provocado por las velas de la gente que se encontraba en las iglesias rezando a sus muertos) que arrasó prácticamente la totalidad de Lisboa. Supuso en su día un renacimiento para la ciudad lusa, dejando atrás la Edad Media para comenzar en la Edad Moderna con un nuevo sistema político y social. Y diréis, ¿por qué digo esto? Pues porque conocer este evento es necesario para entender el disco, el concepto y la transmisión que al oyente se le produce cuando escucha “1755”. Además, incluso la historia del seísmo puede ser equiparable a la banda: de la misma manera que el terremoto supuso una evolución para Lisboa, también este disco supone una evolución para MOONSPELL.

A través de los diferentes cortes que conforman “1755”, MOONSPELL logra no solo describirnos los sucesos, también transmitirnos la devoción religiosa y la mentalidad medieval de la época, el miedo, el terror, la agonía y la decadencia del terremoto, y posteriormente situarnos en los dos puntos de vista: el de la Lisboa que sobrevive y puede recuperarse, y el de los muertos, los ahogados, recibidos por el mar para siempre.

De este modo, el álbum se abre con “En Nome Do Medo”, tema que ya incluyeron en su álbum “Alpha Noir”, pero que esta vez se incorpora al disco como un tema introductorio, siniestro, tocado con violin, más acústico: Un tema que habla precisamente del miedo, que invita a introducirse en la decadencia, rabia y agonía del resto del disco.

Después de esta decadencia nos van mostrando, poco a poco, diferentes aspectos que tuvieron lugar durante el terremoto. Así, en primer lugar, toca la superstición católica y el temor a Dios propio del Medievo en “1755”, que da nombre al disco, y en “In Tremor Dei”, en el que echan mano de uno de los ritmos tradicionales de Portugal, el fado, contando con la colaboración de Paulo Bragança al final del tema.

En segundo lugar, la banda lusa nos muestra el propio terremoto, comenzando con “Desastre”, introducido por un efecto de olas del mar, y seguido por “Abanao”, que recuerda en ocasiones a algunas de las composiciones del “Night Eternal”. Esta fase concluye con “Evento” y “1 De Novembro”, tema en el que Ribeiro muestra al oyente ese grito desgarrador y sufrido de los portugueses aquel día.

En tercer lugar, y por último, nos enseñan las consecuencias del fenómeno sísmico, a través de “Ruinas”, que para mi constituye el mejor corte del disco, y “Todos Os Santos”,  que habla precisamente de la recuperación de Portugal. Este tema supone un himno a la esperanza, con una melodía mucho más épica que el resto de cortes del álbum, y acaba con una versión del clásico “Lanterna Dos Afogados” del grupo musical brasileño OS PARALAMAS DO SUCESSO, un homenaje a los ahogados y caídos en el terremoto.

“1755” es un disco conceptual que incorpora algunos elementos nuevos

Nos encontramos, en definitiva, ante un disco conceptual completo, técnicamente perfecto, lleno de giros instrumentales y matices, con un protagonismo casi absoluto de los coros e instrumentos más sinfónicos y que no pierde, pese a ello, la esencia de la banda en ningún momento: se mantiene ese aire oscuro y gótico de los portugueses. A destacar, sin duda, las guitarras de Amorim y los efectos de Paixao a los teclados.

Tuvimos ocasión de ver hace poco más de un mes la presentación de “1755” en directo en la Sala Caracol y, desde luego, los lusos no defraudaron, apostando por algo arriesgado como es la presentación íntegra del disco ante el público español.

No obstante, si os los perdistéis, no desesperéis: próximamente, en febrero concretamente, los tendremos teloneando a CRADLE OF FILTH por estos lares. Yo que vosotros no me los perdería.


Discográfica: Napalm Records

Reseña Panorama
Nota
9
Compartir
Artículo anteriorCrítica de HAEMORRHAGE – We Are The Gore
Artículo siguienteNergal de BEHEMOTH: “Espero que DECAPITATED contraataque”
Padawan. Con los pies aposentados aquí casi por casualidad, unas veces cámara en mano, otras sobre el teclado, voy dejando testimonio de lo que acontece en cada concierto o en cada disco. Oscura por elección, todo lo que tenga ese tinte es mi debilidad.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here