UGLY KID JOE, el profesionalismo hecho fiesta en Vagos Metal Fest 2023

Concierto de Ugly Kid Joe en Vagos Metal Fest 2023

Crónica de Vagos Metal Fest 2023 (viernes 4 de agosto): UGLY KID JOE, TARA PERDIDA, NERVOSA, GATECREEPER, SEVENTH STORM, GLASYA...

La segunda jornada del Vagos Metal Fest 2023 se presuponía entre el público como la menos potente de las tres jornadas, pero según iban discurriendo las actuaciones, las sensaciones cambiaron radicalmente, con bandas que a priori no pegaban especialmente con la filosofía del festival como UGLY KID JOE o TARA PERDIDA ofreciendo momentos musicales fabulosos y siendo dignos cabezas de cartel para este viernes.

| Crónica del jueves 3 de agosto: SEPULTURA se quita la mortaja en Vagos Metal Fest 2023 |

GLASYA

Metal Sinfónico de Portugal… ¿Por qué no? Aquí hay de todo, como en botica. GLASYA fue la primera banda que pude ver en esta segunda jornada, unos claros herederos de todas las formaciones de la Europa con cantante femenina de corte lírico al frente. Aunque estén a distancia de otras bandas populares del género, su extrañamente corto show no dejó malas sensaciones, aunque tampoco nada reseñable.


Para empezar, los lusos afrontaron su concierto con efectos pirotécnicos y de humo que nadie más utilizó, hasta donde yo sé, en todo el festival. Eso ya denota un esfuerzo por agradar y convencer, añadiendo a la música ese extra que solo unos pocos quieren ofrecer… pero me da la sensación que les pasó factura: al iniciar la segunda ráfaga, durante la cuarta canción, algo se desconectó… adiós al sonido, adiós a la actuación.

Concierto de Glasya en Vagos Metal Fest 2023
Concierto de Glasya en Vagos Metal Fest 2023

La banda paró en seco, se despidió y puso un extraño punto y final a su concierto. No soy un experto en efectos visuales, no soy técnico de escenario y solamente hablo desde la perspectiva de un observador externo, pero es que recientemente vi cómo pasaba algo parecido a OBÚS. Los madrileños se quedaron sin sonido justo antes de empezar su concierto en el festival Galia 2023, al punto que tuvieron que desconectar toda parafernalia de fuegos de artificio para poder empezar, y en esta ocasión, acabar correctamente su actuación.


¿Fue algo similar a lo que le pasó a GLASYA? Podría parecer que sí, pero podría ser que les cortaran el sonido, aunque no me dio la impresión que se estuvieran pasando de la hora. Hasta ese punto de no retorno, los lisboetas estaban ofreciendo un correcto show, en el que el teclista y la violinista pasaban desapercibidos en un segundo plano del escenario, aunque no así en cuanto a presencia por la amplificación, porque curiosamente diría que ha sido el concierto que he visto con mayor volumen ocupado por el teclado en la mezcla. Claramente, quien brilló por encima del resto fue (y no podía ser de otro modo para una banda así) la vocalista Eduarda Soeiro, y ya en menor medida el guitarrista Hugo Esteves.

Eduarda empezó poco entonada, pero mejoró con el paso de los minutos, y además su cuidado look ayudó a llenar el escenario. “From Enemy To Hero”, “Battle For Trust”, “Within The Sandstorm” y “Heaven's Demise”, esta cortada abruptamente, fueron las únicas que sonaron en la aún soleada pero suave tarde de Vagos.


GATECREEPER, de lo mejor en Vagos Metal Fest 2023

Aquí vienen palabras mayores. Habiendo pasado bajo mi radar hacía unos meses y causando poco interés, la cosa cambió radicalmente con un concierto memorable ofrecido en el escenario principal Sublimevilla. Death Metal estadounidense pero de evidente influencia sueca es lo que practica GATECREEPER, y al igual que los daneses BAEST, otra de las formaciones “de moda” en la nueva generación deathmetalera, me resultaba un refrito de tantas cosas ya vistas en el estilo… bueno, bien hecho… pero un refrito. Al final, sorpresa: resultó ser el mejor refrito que he escuchado en mucho tiempo.

Concierto de Gatecreeper en Vagos Metal Fest 2023
Concierto de Gatecreeper en Vagos Metal Fest 2023

Un sonido de sobrecarga eléctrica, chisporroteante y arenoso, salía como un cañón por la amplificación. Con grupos como OBITUARY, BOLT THROWER y toda la saga post NIHILIST como parte de sus influencias, los de Tucson, Arizona, se desenvolvieron sobre el escenario sin peso alguno, a pesar de su juventud, como si fueran un viejo nombre de la escena totalmente mecanizado. Su música, que mantiene un equilibrio perfecto entre la bestialidad y tremendas melodías, fue ejecutada con un acierto envidiable, una soltura innata que llegaba a la agradecida audiencia.

Por si fuera poco, la interacción constante de Chase S. Mason (qué vozarrón, y qué tío más tranquilo) y del bajista Sean Mears pidiendo circle pits a los asistentes calentaban más el ambiente, ya desatado de por si. El orondo y motivado Eric Wagner, un pedazo de guitarrista, y el sonriente Metal Matt a la batería, son los otros dos miembros originales del grupo, que junto a su más reciente incorporación Israel Garza, completan un conjunto realmente sólido. Vaya sonido, puro acero. El grupo demostró en Portugal pasar por un estado de gracia total.


“Sweltering Madness”, “Puncture Wounds” o “Patriarchal Grip” fueron algunas de las piezas que GATECREEPER nos arrojó a la cara. Diría incluso que el quinteto consiguió atrapar momentos de belleza (sí, belleza en el Death Metal) en, por ejemplo, “From The Ashes”, una de las mejores canciones del estilo que he escuchado en los últimos años. Una locura de melodía, sin duda, que les hace ser un tanto especiales respecto a otras bandas de un corte similar como, por ejemplo, ENDSEEKER, por citar a una de tantas.

Defendiendo además las causas como la protección de los batracios de los parajes naturales alrededor de su ciudad, que están siendo maltratados por falsos chamanes del mundo moderno para drogarse, los del desierto de Sonora ofrecieron probablemente el mejor concierto de todo Vagos Metal Fest 2023. Con actuaciones así, dan ganas de arrancar la humeante motosierra del HM-2 y salir con estos jovenzuelos a proteger violentamente su fauna, cual Leatherface. Geniales.

SEVENTH STORM

Otra banda de Portugal tomaba el escenario de la hidromiel, SEVENTH STORM, la banda del ex-MOONSPELL Mike Gaspar. Comparados con formaciones de Metal Progresivo como SYMPHONY X, su propuesta me resultó bastante más sencilla, dejando a un lado cualquier tipo de pretenciosidad. Creo que esta comparación viene, en parte, por el timbre de voz de Marco Resende que puede recordar un tanto a Russell Allen, aunque el que más me venía a la mente era el mítico Apollo Papathanasio o Herbie Langhans. Desde aquí, un mensaje para el pobre Gus G. de FIREWIND, que se ve abocado a la maldición de cambiar de vocalista cada pocos años: Resende es una gran opción llegado el caso. Ahí lo dejo.

Adornando la actuación de SEVENTH STORM, el grupo contó con la colaboración de dos bailarinas en varios momentos del show, que iban cambiando de ropaje para ir dotando de distintos ambientes visuales a la actuación musical. Del grupo, que hasta ahora solamente tiene el disco “Maledictus” a la venta, destacaron sus bonitas melodías de guitarra y voz, pero todo ello dentro de un tono monótono general que no acabó de convencerme.

Sonaron “Pirate's Curse”, “The Reckoning”, “Gods of Babylon”, “Inferno Rising”, “Seventh” o, la mejor y más emotiva con diferencia, “Saudade”. Esta supuso el broche a su actuación y fue interpretada en su versión con la letra en portugués, todo un canto a su patria, una letra de despedida y la mejor muestra de su potencial, siendo la más celebrada de todas sus piezas por parte de sus compatriotas.

Como reflexión final, tanto ellos como GLASYA me dejaron con una idea en la mente, y es que cualquier elemento visual que añadas a la música, ya sean chispas o bailarinas, puede funcionar para destacar entre el resto de bandas… siempre que tus canciones valgan la pena por si mismas, y ahí les queda trabajo que desarrollar.

TARA PERDIDA

Si hay un valor oculto en un festival como el de Vagos Metal Fest, sería claramente la opción de aprender de su historia musical en el espectro del Metal, o en este caso, del Punk Rock y Hardcore Melódico. TARA PERDIDA es, a buen seguro, la banda más popular del género del país, y lo es por derecho propio. Sin haber escuchado prácticamente nada de su material antes de este concierto, puedo decir que estamos ante un grupo con un catálogo de canciones realmente pegadizas.

Aunque no hayan traspasado fronteras para alcanzarnos, probablemente por la barrera idiomática (una barrera salvable, dados los parecidos entre portugués y español) esta formación sería una banda que haría las delicias de seguidores del género en nuestro país. Melodías desenfadadas, a la par que nostálgicas, hacen de TARA PERDIDA un grupo realmente especial. El drama tras la desaparición de su fundador, el vocalista Joao Ribas, que murió en 2014 tras contraer una infección respiratoria, también hace de esta banda algo aún más emocional por la tragedia.

Además de sus himnos como “Baril”, “Batata Frita”, “Jogar De Novo e Arriscar” o “Fizeram-se Amigos”, la banda se mostró realmente simpática. Su desenfado les llevó incluso a invitar al escenario a Luís Salgado, organizador de Vagos Metal Fest y director de la empresa Amazing Events, quien no sin cierta timidez se subió al escenario durante unos segundos para saludar a los asistentes.

La conexión de TARA PERDIDA con el público fue total, ya desde antes de empezar con su vocalista y guitarrista fumándose un cigarro y conversando con el público antes de empezar a tocar. La masa disfrutó tanto de la parte más loca del grupo como de la emotividad de su sonido y letras, cargadas de sabor a recuerdos de juventud. Ahí quedó eso, una banda que no parecía pintar nada en un festival con la tradición de este, pero que se erigió como una de las mejores del evento.

NERVOSA

Menuda sobrada de las brasileñas. Bebiendo de los viejos KREATOR, SEPULTURA y DESTRUCTION, por citar algunos grandes nombres del Thrash con más querencia extrema de los 80 y primeros 90, ofrecieron un concierto voluminoso y salvaje. Solamente hubo espacio para la ternura por los corazones que nos dibujó con sus manos Prika Amaral en agradecimiento por el apoyo mostrado.

La imagen cuidada de la banda, a base en parte de las grandes melenas de la bajista Hel Pyre y de la propia Prika, le costaron un incidente al poco de comenzar su concierto. Enganchada con su pelo al pie de micro durante unos segundos, necesitó de la ayuda de un técnico del escenario para desenredarse y continuar como si nada, ¡y todo ello sin parar de tocar! Menuda capacidad de concentración.

Hubo tiempo para dedicar una canción a las víctimas de abusos físicos y mentales, para criticar el sistema de dinero y poder con “Genocidial Command”… así NERVOSA demostró ser una banda comprometida en sus letras con las causas sociales, no solo en el estudio, si no haciendo hincapié durante sus actuaciones.

“Venomous”, “Guides By Evil”, “Death!” o “Endless Ambition”, single que formará parte del próximo disco (a la venta a finales de septiembre de 2023) fueron otras de las elegidas para esta noche de puñetero Thrash.

Con tanto brasileño, portugués o vocalistas de otras nacionalidades que han adoptado el portugués como lengua de uso corriente, el uso de expresiones malsonantes en el idioma lusitano no paraban de emanar por los altavoces del festival. Los fodanse y, especialmente, los caralhos, estaban a la orden del día.

No iba a ser menos Prika, que despertó las risas de algunos asistentes al insistir en esas expresiones... "¡¡¡Obrigado, caralho!!!". NERVOSA convenció a sus fieles, numerosos entre el público del festival, y se despidió dejando curiosidad por lo que será su nuevo disco.

UGLY KID JOE cerró la jornada del viernes de Vagos Metal Fest 2023

La formación de Hard Rock UGLY KID JOE no levantaba muchas simpatías a priori en Vagos Metal Fest 2023. Ni por grandeza ni por estilo parecía estar a la altura de encabezar una noche del festival, pero hay que quitarse el sombrero ante lo visto y disfrutado delante de los estadounidenses: ha sido una de las bandas más preparadas y sueltas que he visto en mucho tiempo, con músicos muy bien ensayados que están sobre el escenario como el que limpia el jardín de su casa.

Con un bonito telón de fondo, preparado para la gira veraniega presentando el álbum “Rad Wings Of Destiny” (un título en clara referencia al mítico disco de JUDAS PRIEST, banda de la que son grandes seguidores) se desgranaron temas vacilones como “That Ain’t Livin’”, “Neightbor”, “Jesus Rode A Harley” o un precioso recuerdo a los héroes del Rock caídos como “Dead Friends Play”, magnífica composición. También hubo espacio para la versión de “Cat's In The Cradle”, dedicada a la novia del bajista por su cumpleaños.

El show estuvo cargado de todo tipo de detalles para con la gente. Por ejemplo, Whitfield Crane saludando a un chaval de doce años en primera fila acompañado de su padre, porque “está muy bien eso de jugar a videojuegos, no nos parece mal, pero esto es mejor”. Y lo mejor, y más raro… Crane invitando a los fotógrafos del foso, entre los que me encontraba, a subir al escenario por unas escaleras improvisadas en un lateral al final del tercer tema. No entendíamos nada, así que el tío tuvo que insistir hasta que captamos el mensaje... pero una vez subimos, permanecimos allí durante unos minutos, viendo cómo se desenvuelve un grupo grande delante de miles de personas, cómo perciben su propio sonido.

Algo que no cuidan es el tener un aspecto uniforme, cada uno va por libre… Klaus Eichstadt apareció enfundado en una camiseta de Cardie B con el logotipo de EXODUS, su compañero Dave Fortmann con un look hawaiano de lo más veraniego... cada uno iba con unas pintas distintas pero dando exactamente igual, porque para ellos lo único importante es la música y pasarlo bien.

Con un Crane (eternamente enfundado en su gorra) comunicativo y moviéndose por todo el escenario, haciendo gala de una voz muy cuidada, UGLY KID JOE combinó temas recientes con clásicos de su catálogo. De su material más duro pudimos escuchar “No One Survives” o “Bad Seed”, pero la tónica natural del concierto fue el desenfado, como cuando hicieron saltar a la audiencia en “I'm Alright” o el obligado “Everything About You”, última pieza en sonar, un single con mayúsculas que cualquier banda quisiera tener para sacar dinero por derechos de autor.

“Nosotros no hacemos bises, está bien para quien lo haga, pero no es lo nuestro”. Así se presentaba el penúltimo tema fue “Ace Of Spades” en recuerdo a su amigo Lemmy, con quien Crane había participado en directo en varias ocasiones para interpretar “Born To Raise Hell” y hasta para grabar un videoclip de este tema con motivo de la película “Cabezashuecas”. Para el as de espadas UGLY KID JOE contó con otro as bajo la manga... cambio de bajista, y aparece su amigo David Ellefson a interpretar locamente este tema. Engrasados al máximo, los californianos dieron una lección soberbia de Hard Rock.


Fotografías: Carlos Herrero

Más información sobre Vagos Metal Fest en su web oficial.

Artículo anteriorDos espectaculares esculturas rinden homenaje a Eddie de IRON MAIDEN: Powerslave y Trooper
Artículo siguienteMERCENARY plasma "el melódico lado oscuro de la música" en "Anthem For The Anxious"
Empecé a escuchar Heavy Metal en 1995 y con el paso de los años fui ampliando el espectro ahondado en el Metal Extremo, pero nunca olvidando esas raíces. Llegado el momento, sentí que aquello no era suficiente, empezando a involucrarme más en la escena con el periodismo musical desde 2005.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí